18/2/16

Educación, Filosofía y Revolución: Una visión sustentada en Gramsci

José Eduardo Hermoso   |   La virtud del pensar que posee el ser humano lo vuelve eminentemente peligroso a las formas de dominación del hombre sobre el hombre, ya que, toda tesis de dominación tiene una antítesis de emancipación, por tanto, la revolución conlleva 3 elementos necesarios para su praxis y su desarrollo, ellos son: la educación, la filosofía y el ser revolucionario, pero, ¿Qué papel juega el hombre revolucionario en la educación y la filosofía?, para Antonio Gramsci “...hay que comenzar demostrando que todos los hombres son “filósofos” definiendo los límites y las características de esta « filosofía espontanea »”, así podemos iniciar definiendo al revolucionario como el hombre que destaca su crítica y pensamiento sobre la vida del ser y por el cual hace de su propia vida la praxis de su pensamiento, que sobrelleva inevitablemente a formularse una filosofía de vida revolucionaria; esto destaca sobre el pensamiento y actuar de un colectivo que siente e identifica similitudes socio-cognitivas; por otra parte, la educación debe ser el camino de emancipación, ya que el desarrollo del pensamiento pasa inevitablemente por la madurez de un pensamiento crítico de las situaciones de dominación.