10/11/15

Gramsci y la crisis griega

Herwig Lerouge   |   Aunque hoy en día, la UE busca reducir Grecia a la condición de neocolonia, la lucha del pueblo griego ha hecho avanzar la resistencia social en Europa. Pero si esta lucha es esperanzadora, la relativa debilidad de la solidaridad de otros pueblos de la Unión nos preocupa. Una razón es, sin duda, la feroz campaña desatada por los poderosos para tratar de aislar al pueblo griego en esta batalla.

Diciendo "no" dos veces a la política ciega de estrangulamiento deseada por la UE, el FMI y el Banco Central Europeo, los griegos han obligado a los líderes de la UE a romper ellos mismos con la ilusión de una Europa social y democrática: su naturaleza no democrática, que impone la ley del más fuerte, y el neoliberalismo, que desprecia cualquier control democrático, son ahora más visibles que nunca, algo que hasta ahora sólo los militantes y activistas conocedores denunciaban como la esencia misma de la UE establecida en el Tratado de Lisboa.