10/10/15

Trotsky & Gramsci. En torno a la revolución en las democracias capitalistas – [I, II, III & IV]

►  Es conocida la vieja afirmación de los cientistas sociales socialdemócratas y de algunos marxistas permeados por el estalinismo de que León Trotsky logró elaborar una teoría de la revolución para el oriente europeo, pero de inútil aplicación para pensar el triunfo de la revolución en occidente.
Antonio Gramsci ✆ Ludilo Zezanje 

Vicente  Mellado   |   El consenso existente en las aulas universitarias es que habría sido Antonio Gramsci el marxista que elaboró una teoría política para superar la sociedad y el Estado capitalista en occidente. Para esta región, la estrategia de la revolución socialista sería la conquista de la hegemonía de las clases subalternas mediante una “guerra de posiciones” (teniendo presente el hecho de que, como sostuvo Perry Anderson, el concepto de hegemonía adquirió varias definiciones). Esta estrategia seria la correcta para aquellas sociedades con instituciones civiles fuertes y diversos canales de mediación entre las clases dominantes y las clases subalternas.
Leon Trotsky ✆ Arton 
 En cambio, Trotsky solamente pudo elaborar una teoría política aplicable a sociedades carentes de “fortalezas civiles” y donde el Estado lo era todo. La revolución en la Europa oriental sería el resultado de un golpe frontal directo al Estado mediante una “guerra de movimientos”.

El acuerdo de los cientistas sociales neomarxistas, posmarxistas y marxistas posestalinistas respecto a la propuesta de Trotsky es que la teoría de la revolución permanente sería el reflejo de la estrategia de la guerra de movimiento. Afirmándose en citas de Gramsci, Christine Buci-Glucksmann afirmó que Trotsky “sigue siendo el teórico político del ataque frontal, en un periodo en el cual ese ataque sólo ocasiona la derrota”. Para otros intelectuales, como el filósofo polaco posestalinista Leszek Kolakowski, Trotsky no sólo construyó una teoría errada para la conquista del poder en occidente, sino que no habría aportado nada al marxismo.