23/4/15

Gramsci, superestructura, teoría política y democracia

Ismael Ledesma Mateos   |   En la construcción de la teoría política del siglo XX un autor crucial es Antonio Gramsci (1891-1937), fundador del Partido Comunista Italiano y víctima de la represión política del régimen fascista de Mussolini, encarcelado en un momento determinante en la historia de Italia y de Europa. La teoría política gramsciana representa una innovación determinante en la teoría política contemporánea, pues realiza profundas reflexiones acerca de “la construcción del partido”, poniendo énfasis en el concepto de hegemonía y sus relaciones con el partido revolucionario, el Estado y la sociedad civil, que encontramos en Los cuadernos de la cárcel, escritos durante su reclusión, a partir de 1929.

El pensamiento de Gramsci es congruente con la idea de que en vez de hablar de una teoría política marxista, debemos hablar de una teoría marxista de la política. Además, en su pensamiento existe un conocimiento e influencia de Maquiavelo, de Marx y de Lenin. Pero para Gramsci, que ya conocía la experiencia soviética, con sus excesos y errores, la manera de plantear la acción política comunista tiene que ser diferente, remontando el énfasis en lo económico para prestar especial atención en la “superestructura” de la sociedad.