15/12/14

Gramsci, la reconstrucción del Partido Comunista de España y la Hegemonía de la clase obrera

Javier Parra   |   Cada vez que escuchamos hablar de “hegemonía” nos viene a la cabeza Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano, y uno de los más brillantes  dirigentes y teóricos comunistas de la historia, que no solo fue perseguido y encarcelado prácticamente hasta su muerte por el fascismo italiano, sino pisoteado por quienes, desde la presunta izquierda, han manipulado, mutilado y amputado su obra para justificar la destrucción de las organizaciones de clase. Nunca ha sido más citado Gramsci como cuando se ha tratado de justificar la disolución de los Partidos Comunistas, empezando por el PCI, allá por 1991.  Un insulto a la memoria del propio Gramsci, una mente prodigiosa como reconocería incluso el régimen de Mussolini, después de que lo detuvieran y lo condenasen a una larga pena de cárcel afirmando que “había que impedir que ese cerebro funcionase durante veinte años”. Mussolini trató de impedir a aquel cerebro funcionar, otros se han ocupado de manipular y pisotear su pensamiento. 

Gramsci y la sociedad intercultural

En 1994, el historiador británico Eric J. Hobsbawn constató que los estudios sobre Antonio Gramsci no sólo no habían disminuido pese a la hegemonía política que el neoliberalismo consiguió apuntalar tras la caída del Muro de Berlín, sino que su figura estaba siendo objeto de renovada atención por parte de investigadores de todo el mundo. Desde entonces, la bibliografía sobre este gran pensador marxista no ha dejado de crecer en número y calidad, consolidándole como "clásico" de la cultura. El presente libro, Gramsci y la sociedad intercultural , del cual son editores Giaime Pala, Antonino Firenze & Jordi Mir García, se inserta en esta nueva ola de estudios gramscianos, y ofrece una serie de contribuciones de estudiosos, algunos de los cuales de reconocido prestigio internacional, centrados sobre todo en el interés que los Cuadernos de la Cárcel de Gramsci han suscitado entre investigadores (historiadores, sociólogos, politólogos, filósofos, antropólogos y teóricos de la literatura) dedicados a los estudios culturales y a los denominados estudios subalternos, señaladamente a partir de la difusión de los principales textos de Edward Said y Stuart Hall.