18/11/14

Apuntes sobre Dirigentes y dirigidos | Para leer los ‘Cuadernos de la Cárcel’ de Antonio Gramsci

Gabriel de la Luz Rodríguez   |   En las ciencias sociales contemporáneas y en la teoría crítica posiblemente no exista una figura tan citada pero tan poco estudiada de forma sistemática como Antonio Gramsci. Esto se debe como nos explica Manuel S. Almeida puntillosamente a la tardanza con la cual se fue publicando la totalidad del trabajo gramsciano, la aparente fragmentación de sus escritos y el monopolio que sobre Gramsci tuvo por tanto tiempo el Partido Comunista Italiano. Lentamente pero de forma consistente el pensamiento de Antonio Gramsci fue percolando en los estudios sociales desde fines de la década de los setenta y principios de los años ochenta del siglo pasado. En gran medida esto se debió al influjo que ciertas capas de intelectuales asociados a la última cepa de la nueva izquierda europea y latinoamericana tuvo sobre la academia y el mundo editorial. En América Latina, diversos estudiosos de países como Argentina, México y Brasil jugaron un papel fundamental en dicha diseminación. En España, los filósofos Manuel Sacristán y Francisco Fernández Buey hicieron lo propio.