6/6/14

Gramsci sonríe

Sebastián Alzamora  |  "Lo viejo no acaba de morir, y lo nuevo no acaba de nacer". Son palabras famosas del pensador italiano de izquierdas Antonio Gramsci, escritas como reflexión de la experiencia de la revolución bolchevique en Rusia: Gramsci impugnaba la llamada "dictadura del proletariado" postulada por el marxismo, y proponía una "teoría del consenso". Es decir, Gramsci creía que las fuerzas obreras debían hacer una ocupación de los ámbitos de poder, sólo con la condición de que se sometieran a una verificación democrática de su legitimidad a través de las urnas. Esto reportó a Gramsci, fama de heterodoxo, que le valió el desprecio de sus supuestos correligionarios, mientras moría en la cárcel. Pero el tiempo le ha dado la razón, y su posicionamiento vale tanto para conflictos como el de Can Vies como en procesos de Estado como los que estos días estamos viviendo los súbditos (que no ciudadanos, todavía) españoles,