13/4/14

Antonio Gramsci y la revolución como transformación ideológico-intelectual de la Sociedad Civil

Eduardo Moncada  |  El 27 de abril de 1937 es sindicada como la fecha de muerte de Gramsci, pero también marca el día en que se da inicio al desafío de interpretar una herencia teórica altamente compleja. Este artículo tiene como propósito recuperar y presentar parte de esa gran herencia, enfatizando -principalmente- en su teoría de la revolución, donde el estudio de la complejidad del Estado y sociedad civil occidental, así como el concepto de Hegemonía y el rol de los intelectuales orgánicos, tienen una importancia gravitante.

1. Consideraciones Preliminares

El periodista y político comunista italiano Antonio Gramsci es uno de los intelectuales más importantes del siglo XX. Trabaja de manera amplia

Gramsci, lector de Maquiavelo

Nicolás de Maquiavello
✆ Eulogia Merle
Juan Carlos Portantiero  |  “El carácter fundamental de El Príncipe no consiste en ser un tratado sistemático, sino un libro viviente en el que la ideología política y la ciencia política se funden en la forma dramática del mito...” (Gramsci, 1975: p. 1555). Así comienzan las Noterelle sulla politica del Machiavelli que Antonio Gramsci redacta en la cárcel entre 1932 y 1934 y que constituyen el grueso de sus reflexiones sobre Maquiavelo. Tiempo atrás, en marzo de 1927, poco después de su encarcelamiento por la dictadura mussoliniana, Gramsci detallaba en una carta su voluntad de encarar una serie de estudios für ewig, “para siempre”, que pudieran absorber y centralizar su vida intelectual ante el desgaste moral que proponía la larga condena pedida por los fiscales fascistas. Ese plan, que nutrirá los treinta y tres cuadernos que redactará en prisión, incluía un estudio sobre la función cosmopolita de los intelectuales italianos del cual el análisis de la figura de Maquiavelo constituiría un capítulo central. Gramsci leerá a Maquiavelo con ojos de político, no de académico; con la mirada de quien es el fundador de un partido que asume para sí tareas de transformación revolucionaria de la sociedad y que quiere ser protagonista de la fundación de un nuevo Estado. Por eso el Maquiavelo