9/3/14

Tragedia y verdad en Antonio Gramsci

Francisco Fernández Buey ✆  A.d.
Francisco Fernández Buey  |  Hace algunos años que Antonio Gramsci se convirtió en el pensador italiano más repetidamente citado en las publicaciones mundiales de humanidades y ciencias sociales. Sin duda, esto se debe al gran interés que han despertado en muchos países dos colecciones de escritos suyos: los treinta y tres cuadernos que redactó durante el largo período carcelario al que fue condenado por el fascismo mussoliniano y el más de medio millar de cartas que, desde aquellas prisiones, envió a familiares y amigos entre 1926 y 1937.

Antes de ser detenido y encarcelado, entre el comienzo de la primera guerra mundial y 1926, Antonio Gramsci había desarrollado una intensa actividad  como crítico de la cultura y hombre político revolucionario en Turín, Moscú, Viena y Roma.  Testimonio de aquella vida de febril dedicación a la política alternativa, a la causa del comunismo (en una Europa que se debatía entre la guerra y la revolución), son los seis
volúmenes en que han sido agrupados los escritos gramscianos de esa época. En 1921, cuando se fundó el partido comunista de Italia, Antonio Gramsci era conocido como teórico de la experiencia sociopolítica alternativa más interesante del siglo XX en la península, la experiencia de los consejos de fábrica turineses que habían llegado a ocupar por algún tiempo las instalaciones de la empresa FIAT.

Entre 1919 y 1922 Gramsci escribió un considerable número de piezas políticas notables en los periódicos socialistas y comunistas de la época., en La Città Futura, en Avanti, en Il grido del popolo y sobre todo en L’Ordine Nuovo, semanario del que fue animador y director. En L’Ordine Nuovo semanal Gramsci hizo un periodismo político nuevo: informado, culto, polémico y veraz a la vez; un periodismo político que fue apreciado, no solo en los medios socialistas, sino también entre liberales y libertarios de Turín. La fama de L’Ordine Nuovo llegó a España, donde Joaquín Maurín escribía ya sobre Gramsci por aquellos años.

Aquel Gramsci joven, muy espontáneo en la consideración de la actividad política, acusado de bergsoniano, de soreliano y de voluntarista por los propios compañeros de entonces, idealista en lo moral, duro crítico de los sindicatos existentes (a los que consideraba parte de la cultura establecida bajo el capitalismo) fue uno de los redescubrimientos del movimiento juvenil antiautoritario europeo a finales de la década de los sesenta. Y se comprende. Pues algunos de los escritos gramscianos de aquellos años tienen la fuerza político-moral y la calidad literaria de las mejores cosas del joven Lukács o del joven Korsch, por mencionar a dos de los más apreciados teóricos marxistas de los años de entreguerras, tantas veces mencionados también por los jóvenes del 68.

 >> Texto completo | PDF: 14 pp.


http://www.uca.edu.sv/revistarealidad/
Realidad es la revista de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Centroamericana de San Salvador (UCA). Fundada en 1994 por el economista Francisco Javier Ibisate, Realidad es una de las revistas académicas más sólidas del área centroamericana. Los autores que contribuyen en la publicación son intelectuales de Latinoamérica y Europa, que abordan temas de actualidad desde la perspectiva de las diferentes disciplinas sociales y humanísticas: globalización, migraciones, teoría crítica, la teología en diálogo con otras áreas del conocimiento, pensamiento filosófico contemporáneo, la crisis económica, ideas estéticas y estudios culturales, entre otros.