25/3/14

Peter D. Thomas y la filosofía del marxismo

Juan Dal Maso  |  Los Galos de Asterix estamos leyendo, de forma cooperativa junto con El violentooficio, el libro de Peter D. Thomas The Gramscian Moment - Philosophy, Hegemony and Marxism, con el propósito de realizar diversos comentarios críticos de la propuesta teórico-política del autor (estamos preparando un artículo para el próximo número de la revista Ideas de Izquierda, más centrado en las cuestiones de hegemonía y partido). Según cuentan nuestros amigos europeos, el libro ha generado un fuerte debate entre los intelectuales y la izquierda, que ha vuelto la mirada hacia el pensamiento de Gramsci.

Primera cuestión: el provincianismo es un mal que aqueja a la teoría (o a los teóricos). Esto se expresa en el desconocimiento de los desarrollos teóricos que son convergentes pero no tomados en cuenta. En esta especie de "cadena de provincianismos" se perpetúa el estancamiento del marxismo como "marxismo

22/3/14

La expresión lingüística de la palabra escrita y hablada y las otras artes

  • Una obra de arte es tanto más popular "artísticamente" cuanto más su contenido moral, cultural y sentimental corresponden a la moralidad, la cultura, y los sentimientos nacionales, entendiendo estos elementos no como algo estático, sino como una actividad en continuo movimiento
Antonio Gramsci  |  En algún lado señala [el político, crítico e historiador de la literatura italiana Francesco] De Sanctis * que antes de escribir un ensayo o hacer una lección sobre un canto del Dante, por ejemplo, leía varias veces y en alta voz el canto, lo estudiaba de memoria, etc. Esto se recuerda para sostener la observación de que el elemento artístico de una obra no puede ser, exceptuadas raras ocasiones (y se verá cuáles), gustado en la primera lectura, frecuentemente ni aún por grandes especialistas como De Sanctis. La primera lectura abre sólo la posibilidad de introducirse en el mundo cultural y sentimental del escritor, aunque esto no siempre es así, especialmente en lo que respecta a los escritores no contemporáneos cuyo mundo cultural es distinto del actual: la poesía que un caníbal escribe sobre el placer de un banquete de carne humana puede ser concebida como bella, y adoptarse ante la misma, para gustarla artísticamente sin prejuicios "extraestéticos", un cierto punto de vista

21/3/14

Gramsci y el fascismo

Antonio Puig Solé  |  No voy a relatar la bibliografía de Gramsci sobre el fascismo. Sólo recordar que contamos con una esplendida selección de artículos en forma de libro. [Sobre el fascismo | Prólogo y selección de Enzo Santarelli] Ante todo, tengo interés en dejar claro que esto es sólo una aproximación precipitada dada la urgencia de tomar en serio el peligro de una amenaza fascista a nivel mundial. Escribo basándome en viejos recuerdos y a menudo de manera intuitiva y preocupado, sobre todo, por lo que acaba de ocurrir en Kiev.

Al desempolvar los escritos de Gramsci, siempre es reconfortante ver cómo basa su análisis en la situación económica y la lucha de clases. Esto no quiere decir que tenga una posición determinista: da al ámbito político una cierta autonomía, señalando las divergencias e irregularidades

18/3/14

Un corazón gramsciano

Fernando Broncano  |  He ido observando desde hace años, con la distancia que se le supone a un filósofo, cómo ha ido transformándose en España la mayoría que pudiéramos llamar de izquierdas (los nombres y el trabajo cansan) en una mayoría de derechas (o conservadora, o como sea). Es un proceso tan fascinante como simétrico. Las varias fracciones políticas conservadoras de la transición, formadas básicamente por funcionarios del régimen franquista, divididos en varias familias ideológicas, sin mucho contacto con la sociedad, han logrado en unas décadas formar un partido de varios cientos de miles de militantes, entusiastas y organizados. Se entrelaza la parte política con un sinfín de redes sociales y de organizaciones, muchas o la mayoría de origen religioso, que se asientan en la sociedad civil y crean una trama de relaciones y comunidades que permite pensar en un bloque hegemónico, tal como lo pensó con cuidado Gramsci. No es casual porque en buena medida ha sido construido con criterios gramscianos. Está por estudiar el origen ideológico de las nuevas formas

17/3/14

Perspectiva actual de las aportaciones de Gramsci a la metodología de las Ciencias Sociales

Antonio Gramsci ✆ Kapocta 
José María Laso Prieto  [1974]  |  No obstante los años transcurridos desde su fallecimiento en 1937, el interés suscitado por la obra teórica de Gramsci lejos de aminorar tiende a incrementarse. A esta revalorización de su pensamiento, que contrasta con el eclipse casi total de otros autores que fueron sus contemporáneos –pero cuya popularidad coyuntural no ha resistido la perspectiva histórica– no es ajeno el hecho de que el filósofo italiano se esforzó siempre por investigar con rigor los más diversos fenómenos sociales. Si bien esa preocupación por alcanzar una precisa seguridad científica, se manifestó en Gramsci desde sus mas precoces escritos juveniles en la última fase de su vida cuando pudo desarrollarse plenamente.
          
Como señala Jean Marc Piotte en su tesis doctoral –dirigida por Lucien Goldmannn– sobre el pensamiento de Gramsci,
«Su producción intelectual se dividió en dos grandes periodos: antes y después de su detención. De 1914 a 1926, su actividad intelectual está orientada directamente a los acontecimientos políticos en que participa. Recurre entonces a la forma periodística para comentar la coyuntura política y emitir orientaciones. Se pueden encontrar ya en

Gramsci y la Sociedad | De la crítica de la sociología marxista a la ciencia de la política

Antonio Gramsci ✆ Piero Ciuffo
Fabio Frosini  |  En los Cuadernos de la cárcel la crítica de la sociología conduce a la elaboración de una “ciencia de la política”. En este ensayo se muestra cómo esa crítica —que nace como intervención política en el contexto del comunismo de la Tercera Internacional— se entrelaza con los nudos cruciales de la reflexión de Gramsci, como la relación entre teoría y política (y el estatus de la teoría) y entre filosofía e ideología, y los conceptos de necesidad histórica, ley y ciencia. Se muestra cómo el resultado de la investigación consiste, para Gramsci, no tanto en el rechazo de la idea de una legalidad social, sino en la redefinición de la “ley” social e histórica en términos de “regularidad”, noción en la cual se sintetizan voluntad política y necesidad económica.

                                                   a Nicola Badaloni, in memoriam

Cuestiones de método

En este escrito quiero examinar algunos aspectos del legado manuscrito de Antonio Gramsci. Como es de sobra conocido, tras su encarcelamiento (8 noviembre 1926) con una condena a 20 años, 4 meses y 5 días de prisión (4 de junio de 1928) por los delitos de conspiración, instigación al cambio violento de la Constitución

16/3/14

La presse comme appareil d'hégémonie selon Gramsci

André Tosel  |  On doit à deux penseurs marxistes des années 1930 des conceptions critiques concernant la communication et les médias modernes. Il s'agit de Walter Benjamin et d'Antonio Gramsci. La pensée du premier a fait date avec l'essai L 'œuvre d'art à l'âge de sa reproductibilité technique (1 936) qui a ouvert en quelque sorte la critique de la culture développée par Max Horkheimer et Theodor W. Adorno, les pères de l'École de Francfort. On connaît moins en France l'apport en la matière d'Antonio Gramsci, fondateur du parti communiste italien et l'un des tout premiers philosophes marxistes du XXe siècle, aujourd'hui tombé dans l'oubli.

Théoricien de l'hégémonie et des appareils d'hégémonie à l'âge de la révolution passive qui menace de résorber la rupture révolutionnaire de 1917, Gramsci est capable à la fois d'élaborer une refonte du marxisme,

9/3/14

Tragedia y verdad en Antonio Gramsci

Francisco Fernández Buey ✆  A.d.
Francisco Fernández Buey  |  Hace algunos años que Antonio Gramsci se convirtió en el pensador italiano más repetidamente citado en las publicaciones mundiales de humanidades y ciencias sociales. Sin duda, esto se debe al gran interés que han despertado en muchos países dos colecciones de escritos suyos: los treinta y tres cuadernos que redactó durante el largo período carcelario al que fue condenado por el fascismo mussoliniano y el más de medio millar de cartas que, desde aquellas prisiones, envió a familiares y amigos entre 1926 y 1937.

Antes de ser detenido y encarcelado, entre el comienzo de la primera guerra mundial y 1926, Antonio Gramsci había desarrollado una intensa actividad  como crítico de la cultura y hombre político revolucionario en Turín, Moscú, Viena y Roma.  Testimonio de aquella vida de febril dedicación a la política alternativa, a la causa del comunismo (en una Europa que se debatía entre la guerra y la revolución), son los seis

3/3/14

Gramsci, el fascismo y el Compromiso Histórico | El Partido Comunista Italiano

Ignacio Walker |  Nuestro interés por el estudio del Partido Comunista Italiano (PCI) proviene del hecho de que su evolución en la dirección de un compromiso formal con la democracia política, avalado por una práctica consistente en el mismo sentido, tiene lugar desde el interior de la tradición comunista. El PCI no pertenece, histórica y culturalmente, al socialismo “revisionista” asociado a Bernstein, Kautsky y Jaurès, sino al socialismo revolucionario asociado a Lenin y la Revolución Bolchevique: sus antecedentes no están ligados a la Internacional Socialista sino a la Internacional Comunista; su herencia intelectual proviene de Antonio Gramsci, un teórico de la revolución y no de la reforma.

Pese a todo ello, queremos sugerir en las líneas que siguen que la evolución más reciente del PCI, especialmente en el período de posguerra, no escapa al