11/2/14

Murió Stuart Hall, un gramsciano promotor de los Estudios Culturales

Foto: Stuart Hall 
A los 82 años muere Stuart Hall. Poco conocido en nuestro país, Hall es sin embargo uno de los autores de referencia de los Estudios Culturales. Nacido en Kingston (Jamaica), confesaba que nunca se sintió como un jamaicano cualquiera, pues pertenecía a una familia de clase media y mulata (su padre fue el primer negro en ocupar un cargo en la United Fruit Company). Esta posición privilegiada se trastocó cuando emigró en 1951 con una beca al Reino Unido y se convirtió en “un inmigrante más”. Hall pronto abandonó su tesis sobre Henry James, más interesado por los debates políticos en una época marcada por la entrada de los tanques soviéticos en Hungría. Formaba parte de los círculos de la corriente que más tarde se conocería como Nueva Izquierda, críticos con la URSS pero también con el laborismo. Fruto de estos debates fue la influyente New Left Review, que creó Hall con el historiador E.P. Thompson y el sociólogo Raymond Williams, entre otros.

Una de las cuestiones que más interesaba a los pensadores de la Nueva Izquierda era precisamente la cultura, que comprendían como algo que no estaba separado de la
política, sino que era precisamente una cuestión de poder político. Así, mientras trabajaba como profesor de instituto en el barrio londinense de Brixton y como editor en la New Left, Hall escribió junto con Paddy Whannel The Popular Arts (1964), en el que analizaban las relaciones entre alta y baja cultura. Esta obra motivó que Richard Hoggart, creador del Centre for Contemporary Cultural Studies (CCCS) de Birmingham, le invitase a incorporarse como profesor. Ahí, bajo el liderazgo de Hall (que fue director del centro de 1968 a 1979) los estudios culturales despegaron. Con las herramientas analíticas del marxismo, especialmente influidos por la Escuela de Frankfurt o pensadores como Antonio Gramsci, se dedicaron a estudiar fenómenos a los que hasta entonces la academia no había prestado atención: la cultura de la clase obrera, los nuevos movimientos sociales, el multiculturalismo, la inmigración o las subculturas. Sus análisis prestaban especial atención a las relaciones de poder y a los cruces entre clase, raza y género, huyendo de interpretaciones deterministas. Hall, por ejemplo, planteó en su famoso artículo “Codificar y decodificar” que los consumidores no eran pasivos, sino que las audiencias realizaban una interpretación activa de los contenidos de los medios.
 http://www.gramscimania.info.ve/