18/12/13

Gramsci y la cuestión meridional

Mario García Bonafe  |  J. Schumpeter en su ensayo Ciencia e Ideología escribe que los prejuicios ideológicos de ciertos autores no constituyen ninguna limitación científica. En efecto, ni la “inocuidad del prejuicio ideológico” de Adam Smith, ni la condición de “burgués radical” de Marx, ni la visión de un “capitalismo decadente” en Keynes alteran el valor científico de sus análisis (1). En el caso de Antonio Gramsci el prejuicio ideológico es su condición de sardo, su visión del problema nacional, y es nuestro propósito demostrar a lo largo de estas páginas, que precisamente en tanto en cuanto Gramsci era miembro de una comunidad oprimida planteó científicamente los problemas que se derivaban del desarrollo desigual que caracteriza al capitalismo italiano; y si ello fue así, es porque a diferencia de los meridionalistas que le precedieron, Gramsci pertenecía a esa constelación de pensadores, que como diría Schumpeter, se caracteriza porque “son inmunes a los prejuicios ideológicos y