19/11/13

¿Por qué leer a Gramsci?

Jorge Luis Acanda González  |  En las líneas finales del anterior capítulo califico como “imprescindible” a la tarea de apropiarnos de la herencia teórica gramsciana. Con razón cualquiera podría cuestionarse esta afirmación. ¿Por qué habría de ser imprescindible para nosotros los cubanos, ubicados en un contexto epocal y geográfico diferente al de Gramsci, dedicarnos al estudio de su obra? Mi tesis es que, a pesar de ello, su pensamiento estuvo dirigido hacia un conjunto de temas medularmente vinculados con las problemáticas actuales que enfrenta nuestra nación y nuestra revolución. Gramsci fue un teórico y un político marxista. Una doble condición que no debemos olvidar.

Nació en Cerdeña en 1891, y murió en 1937, en la cárcel a la que había sido confinado tras ser condenado a 20 años de encierro por un tribunal fascista en 1926, en un proceso en el que el fiscal, con la brutalidad típica de los fascistas, había advertido de la necesidad de “evitar que ese cerebro siga