18/10/13

Actualidad de la revolución y apuesta política de la “izquierda independiente”

    Foto: Aldo Casas
  • La burguesía quiso y pudo afirmarse como clase dominante desplegándose también como clase dirigente, aprendió a utilizar la coerción y el consenso, con un Estado que además de reservarse el monopolio y el uso de la violencia represiva, se dotó de medios para educar y “moralizar” a las clases subalternas. Pero esto sólo lo advirtió Antonio Gramsci
Aldo Casas  |  Hace ya algunos años Omar Acha llamó la atención sobre el “subdesarrollo del pensamiento político marxista” advirtiendo también que una las consecuencias (y no la menor) de ello resultó ser que, cuando Kautsky y Lenin “situaron la estrategia socialista en el terreno político”, lo hicieron de un modo de tal que instituyeron una visión vertical de la política revolucionaria [...] Al depositar la claridad marxista en el partido, naturalmente con importantes diferencias entre ambos, sentaron las bases de una expropiación de la voluntad política de la clase obrera. Instalaron la noción de un credo marxista que no debía ser “revisado”. (Acha, 2008: 137-138).

Los días de la cárcel de Antonio Gramsci

‘Gramsci, los días de la cárcel’ [Antonio Gramsci. I giorni del carcere] es un riguroso drama biográfico que realiza un recorrido por el complejo devenir personal e ideológico de este líder y teórico político italiano. El filme se detiene concretamente en los años que Gramsci estuvo recluido en prisión a causa de su praxis política y en la intensa actividad teórica que desarrolló hasta su muerte en abril de 1937. Nacido en 1891 en Cerdeña, Gramsci se adhirió en 1913 al Partido Socialista y acogió con entusiasmo la Revolución Bolchevique de 1917. Tras colaborar en el movimiento de ocupación de fábricas y en los consejos obreros de Turín, fundó junto con otros el Partido Comunista italiano en 1921 y fue miembro de su comité central.