17/8/13

Un poco de Gramsci | Un grupo social puede y debe ser dirigente desde antes de conquistar el poder

Adamito Smith  |  Gramsci atribuye un papel central a la relación infraestructura (fuerzas de producción y relaciones sociales de producción) con la superestructura ("ideología": creencias de una sociedad), a partir del concepto de "bloque hegemónico". Según él, el poder de las clases dominantes sobre el proletariado, no está dado simplemente por el control de los aparatos represivos del Estado, pues si así lo fuera dicho poder sería relativamente fácil de derrocar (bastaría oponerle una fuerza armada equivalente o superior que trabajara para el proletariado); dicho poder está dado fundamentalmente por la "hegemonía" cultural que las clases dominantes logran ejercer sobre las clases sometidas, a través del control del sistema educativo, de las instituciones religiosas y de los medios de comunicación.

Actualidad de Maquiavelo | Gramsci: La idea del maquiavelismo no es más que una invención diabólica

    Nicolás de Maquiavello
    ✆ Juan Delfini
  • Gramsci cree que Maquiavelo escribía pensando no en el gobierno por una persona, sino en un gobierno de masas, esto es, dotado de instituciones democráticas
Gumersindo Ruiz  |  En 1513, hace exactamente quinientos años, Nicolás Maquiavelo da a luz un pequeño tratado que enseña cómo mantener el poder, y para ello aconseja mentir, engañar, y utilizar prácticas brutales para inspirar respeto, identificando la política con lo que es realista y posible, no con un concepto ideal, moral, de la vida social. No es extraño que Leo Strauss le llamara "maestro del diablo". Entre los libros que se publican coincidiendo con el aniversario de El Príncipe, destaca el de Philip Bobbitt, titulado ‘Adornos de corte y palacio: Maquiavelo y el mundo que creó’, ya que difícilmente podemos encontrar una interpretación más favorable de la obra de Maquiavelo, al que presenta como un hábil introductor del Estado moderno de derecho, constitucional, liberal, cuya continuidad depende de instituciones fuertes y del buen gobierno, más que de la voluntad de un príncipe ya sea manipulador o virtuoso.