4/7/13

El legado gramsciano

Joâo Quartim de Moraes

La celebridad intelectual de Gramsci es póstuma. Contrariamente a Marx, Engels, Kautsky, Lenin y a otros grandes teóricos del socialismo que publicaron, si no todos, los más importantes y conocidos de sus escritos; la intensa actividad periodística desarrollada entre 1914 y 1926 por el joven ardo, que se volvió en los años veinte el principal dirigente del recién fundado Partido Comunista Italiano, no le valió el reconocimiento por la envergadura teórica y originalidad intelectual de su pensamiento. No porque amigos y próximos colaboradores ignorasen o subestimasen el alcance de la producción escrita del fundador de Ordine Nuovo. Al contrario, después de la muerte de Gramsci, el 27 de abril de 1937 en una clínica de Roma donde Mussolini lo dejara debilitar dos años sin ningún tratamiento médico para su grave enfermedad circulatoria, Piero Sraffa (ya radicado en Cambridge, donde se volvería mundialmente conocido por sus escritos de teoría económica), recibió dos cartas; en una de ellas Palmiro Togliatti le solicitó que anotase por escrito “todo lo que Gramsci le había comunicado, a propósito de la utilización de sus escritos publicados e inéditos y de las cartas de la prisión”.