28/6/13

El trabajo científico de Marx y su noción de Ciencia

  • “Peut on éviter de se laisser preñare a des jeux stériles en parlant de  Marx et de ses enseignemenís?  Autrement dit, peut on parler  raisonnablement, en respectant les regles élémentaires de la logique et la vérité palpable des faits? Bref, une marxologie scientifique est elle  possible quand on se trouve en face des exhibitions fantaisistes de toute une corporation —universitaires y compris— d'intellectuels?”  Maximilien Rubel
Manuel Sacristán

Manuel Sacristán
En el mejor sentido de la palabra resulta oportuno ocuparse de Marx, ahora que ya este autor va siendo abandonado por la solicitud fantasiosa de que fue objeto durante los dos últimos decenios. En este último período de moda marxista, centrado en torno a 1968, dominaron el horizonte unos espejismos particularmente engañosos a propósito del asunto que hoy consideramos, el trabajo científico de Marx. Eso contribuye a explicar el que, desde hace aproximadamente dos años, la discusión sobre la calidad científica del trabajo de Marx, o su falta de calidad científica, se sitúe bastante en el centro del cuadro de la crisis que están atravesando los movimientos políticos explícitamente marxistas y varias corrientes de pensamiento de esa misma tradición.

Pensamiento cotidiano y ciencia en Marx / Apuntes

Amadeo Vigorelli
Traducción del italiano por Ana María Palos
  • […] El hombre se apropia su ser omnilateral de un modo omnilateral y, por tanto, como hombre total. Cada una de sus relaciones humanas con el mundo, la vista, el oído, el olfato, el gusto, la sensibilidad, el pensamiento, la intuición, la percepción, la voluntad, la actividad, el amor, en una palabra, todos los órganos de su individualidad, como órganos que son directamente en su forma órganos comunes, representan, en su comportamiento objetivo o en su comportamiento hacia el objeto, la apropiación de éste; la apropiación de la realidad humana, su comportamiento hacia el objeto, es la confirmación de la realidad humana; es, por tanto, algo tan múltiple como múltiples son las determinaciones esenciales y las actividades humanas; actuación humana y padecer humano, ya que el padecer, humanamente concebido, es un autodisfrute del hombre. La propiedad privada nos ha vuelto tan estúpidos y unilaterales que sólo consideramos que un objeto es nuestro cuando lo tenemos […] Todos los sentidos físicos y espirituales han sido sustituidos, pues, por la simple enajenación de todos estos sentidos, por el sentido de la tenencia.” / Karl Marx
PDF
Amadeo Vigorelli
La vida cotidiana como primer nivel de una investigación sobre las necesidades proletarias. Aquí primero está como fundante, tanto desde un punto de vista teórico como político. A tales conclusiones provisionales nos condujo la crítica de un cierto obrerismo, y de aquí debe recomenzar el análisis. (Cf. A. Vigorelli, “Noi, i soggetti e il ‘politico’. A proposito di ‘bisogni e teoria’”, aut aut, n. 155-56, 1976). Indicar la vida cotidiana como lugar de investigación no implica sólo el obvio reconocimiento de las modificaciones históricas acaecidas en este terreno, sino el cambiado papel estructural asumido en el seno de la función de reproducción social global. Significa simultáneamente aceptar la hipótesis marxiana de una transformación subjetiva de la tendencia a la expropiación de la vida cotidiana, que se da como límite más allá del cual la miseria no figura ya como tal, sino como riqueza de necesidades, o sea en su significado tendencialmente comunista. (Cf. K. Marx, Escritos económicos varios, México, 1971, p. 89.)

Marxismo y ciencia

Phil Gasper

English  
Los marxistas tienen más de una razón para interesarse en la ciencia. Desde un punto de vista sencillamente práctico, es muy difícil ser un activista político sin referirse a las distintas formas en que la ciencia y la tecnología tienen un impacto en la sociedad moderna -desde el desarrollo de las computadoras, al recalentamiento global, al uso de argumentos biológicos deterministas para defender el statu quo. Por lo tanto sólo desde esta perspectiva, hay obviamente buenas razones para tener al menos una comprensión de la ciencia y de las formas en que es usada y mal usada. Pero la ciencia no sólo es importante para los marxistas -el marxismo es importante para la ciencia.

Phil Gasper
El marxismo intenta ofrecer un marco abarcativo para comprender la sociedad humana y más allá de cualquier otra cosa que pueda ser, la ciencia es obviamente un producto de la sociedad humana. Los marxistas rechazan así la visión de que la ciencia puede ser comprendida adecuadamente haciendo abstracción de las circunstancias sociales e históricas en las cuales se desarrolla. Al mismo tiempo, sin embargo, los marxistas (al menos aquellos que genuinamente intentan continuar la tradición iniciada por Karl Marx y Friedrich Engels) rechazan la actual posición de moda de que la ciencia es meramente una construcción social, simplemente un punto de vista entre muchos, que carece de cualquier validez objetiva.

Karl Marx sobre la esclavitud, la raza y la clase

Karl Marx 'negro' ✆ A.d.
Dyne Suh
Traducción del inglés por Beatriz Morales Bastos

Esclavitud racializada  

English
Contrariamente a las justificaciones racistas pseudocientíficas de la esclavitud que prevalecieron durante todo el siglo XIX, Karl Marx entendió que el estatuto del esclavo era más una condición marcada externamente que una predisposición existente internamente. En el periodo del auge de la antropología y de la etnología, Marx iba muy por delante de su tiempo al afirmar que el estatuto de esclavo no era un fenómeno natural proscrito biológicamente por la raza de una persona. Marx puso mucho cuidado en desentrañar cómo se diferenciaba la esclavitud racializada de la esclavitud asalariada, cómo se llegaba a producir y por qué su racialización era otra forma de tipos similares de armas utilizadas contra la unificación de la clase obrera.