20/6/13

Lenin, Gramsci y la base teórica del pluralismo

  • "La 'conciencia crítica' estaba restringida a un pequeño grupo, hegemónico, si, pero restringido: el aparato de gobierno espiritual se ha quebrado, y hay crisis, pero ésta es también de difusión, lo cual llevará a una nueva 'hegemonía' más segura y estable" / Antonio Gramsci
Biagio de Giovanni

En una página de ‘Que hacer’ se fija una imagen critica del economismo de la que aun puede partir con utilidad un razonamiento sobre los términos de la crisis en curso y las estructuras políticas que es necesario construir para contribuir a superarla, con miras a una forma más alta de sociedad. Escribe Lenin: "El modo como surgieron y se reforzaron las relaciones y la interdependencia entre la critica legal y el economismo ilegal es una cuestión interesante, que merece un articulo aparte. Bastará señalar aquí la incontestable existencia del vinculo que los une. El famoso 'credo' no adquirió tanta y tan merecida celebridad sino porque expresaba abiertamente ese vinculo y ponía de relieve la tendencia política fundamental del 'economismo': los obreros deben conducir una lucha economica (o mas exactamente sindicalista, que abarca también la política específicamente obrera), los intelectuales marxistas deben fundirse con los liberales para la 'lucha' política. La actividad sindicalista 'entre el pueblo' cumplía la primera mitad de la tarea; la critica legal realizaba la segunda mitad". 

Lucha política y ciencia en Karl Marx

Rolando Astarita

En los últimos tiempos, entre la intelectualidad progresista y de izquierda, ha cobrado vuelo un viejo criterio de argumentación, del cual deberían diferenciarse los marxistas. El mismo viene a decir que en la lucha política el criterio para aceptar o rechazar determinado dato o argumento es preguntarse si el mismo es funcional, o no, a la defensa de la posición política a la que se adhiere. O sea, no importa la verdad científica, sino la verdad “de partido”. Hace poco, un intelectual, partidario del gobierno K, me lo explicaba: cuando le presentan un hecho, o un argumento, se pregunta sobre su “sentido o direccionalidad general” en relación al gobierno. Esto es, se interroga sobre si el argumento, o la difusión del dato, perjudican o fortalecen al gobierno, y en base a esto, lo acepta, o lo rechaza y hasta combate.