7/6/13

Bienvenido, Karl Marx

  • "[...]  la bienvenida a Marx no puede ni por asomo volver a la lectura de Das Kapital como texto sagrado, y ni siquiera como ejercicio fundamental de un pensamiento crítico y científico que cree agotar con su lectura la búsqueda del conocimiento necesario para comprender y cambiar el mundo actual."
Pablo González Casanova

Ni la teoría general de sistemas, ni el análisis de sistemas, ni la cibernética y los sistemas de control dejan de encontrarse con un pensamiento histórico y político. Pero quienes más han utilizado la teoría general de sistemas, paradójicamente, han sido los neoconservadores, es decir, los neoliberales.

La nueva lógica de los sistemas rara vez y sólo recientemente, ha sido aceptada por quienes cultivan la dialéctica que descubrió Carlos Marx con el propósito de estudiar científicamente las relaciones de explotación de unos hombres por otros y las luchas a que dan lugar.

Los sistemas auto-regulados, adaptables y “creadores” han tenido un enorme impacto en las mega-empresas y en los complejos militares-empresariales que regulan la economía, la sociedad, la política, la cultura, la información, la conciencia y el Estado.

Sobre el discurso de El Capital

  • El presente trabajo fue presentado en el Segundo Encuentro Internacional de la Escuela de Cuadros, sobre el tema central: ¿Para qué sirve El Capital?, celebrado en Mayo 2013, Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), Caracas
Chris Gilbert

El Capital: Crítica de la economía política es una obra de Karl Marx escrita a mediados del siglo XIX que expone el modo de producción capitalista –o la lógica de la forma social capital, si se prefiere. Como es bien conocido, lo explica como un modo de producción basado en la producción de plusvalor, que es la diferencia entre el valor mercantil de la fuerza de trabajo y el valor que ésta puede producir en un tiempo dado: diferencia apropiada por la clase capitalista. Esta forma histórica (la forma del capital) domina tanto el proceso de producción como la sociedad y la vida: las organiza y controla de manera generalmente creciente.

A menudo se dice que El Capital es una obra compleja, y en verdad lo es. Su complejidad deriva del hecho que es una obra científica, y la ciencia sólo existe cuando hay un problema cuya solución no es inmediata.