2/6/13

Contrahegemonías y emancipaciones / Apuntes para un inicio de debate

Raúl Ornelas
  • “El límite de la emancipación política se manifiesta inmediatamente en el hecho de que el Estado pueda liberarse de un límite sin que el hombre se libere realmente de él, en que el Estado pueda ser un Estado Libre sin que el hombre sea un hombre libre. El Estado político acabado es, por su esencia, la vida genérica del hombre por oposición a su vida material... Allí en donde el Estado político ha alcanzado su verdadero desarrollo, lleva el hombre, no sólo en el pensamiento, en la conciencia, sino en la realidad, en la vida, una doble vida, una celestial y otra terrenal, la vida en la comunidad política, en la que se considera como ser colectivo, y la vida en la sociedad civil, en la que actúa como particular; considera a los otros hombres como medios, se degrada a sí mismo como medio y se convierte en juguete de poderes extraños” / Karl Marx
La historia no perdonará ninguna certeza: es con esa disposición que proponemos abordar la discusión acerca de contrahegemonías y emancipaciones. Pocas ideas están tan arraigadas en el pensamiento crítico como la certeza respecto a los modos que deberá adoptar la transformación social. Por ello, resulta muy difícil entablar cualquier debate en ese terreno, puesto que las posturas en liza se plantean como irreductibles o al menos como mutuamente excluyentes.

Del ‘Nac&Pop’ a la restauración (leyendo desde Gramsci al kirchnerismo)

Fernando Rosso

Existe más o menos un acuerdo generalizado de que en el 2001 hubo, en términos gramscianos, una "crisis orgánica". Una crisis catastrófica de la economía, combinada con una crisis social y política. El fracaso de la "gran empresa" de la convertibilidad que nos llevaría al moderno primer mundo y por la cual hubo que sacrificar hasta las joyas de la abuela, devino en una crisis de representación y una movilización de masas que se convirtieron en  "jornadas revolucionarias".

Immaginare l’Europa nel mondo postcoloniale / Gramsci e i sud del pianeta

Roberto Ciccarelli

Sulle due sponde dell’Atlantico, Antonio Gramsci non ha mai cessato di colloquiare con antropologi, filosofi e storici. Nelle Americhe, come in Europa, a seguito delle opere di Edward Said e di Stuart Hall, di Gayatri Spivak e di Dipesh Chakrabarty, il pensatore italiano è oggi riconosciuto come il nume tutelare degli studi post-coloniali e di quelli subalterni, le discipline che da almeno un ventennio popolano i dibattiti nelle aule universitarie e che lentamente conoscono in Italia una certa diffusione grazie all’intelligenza culturale, tra gli altri, di Sandro Mezzadra e Iain Chambers.

Gramsci, América Latina y la Argentina / Reflexiones

Las reflexiones de Antonio Gramsci cruzaron todo el marco social, filosófico y político de su tiempo. Entre sus notas de cárcel sobre Maquiavelo y el Estado Moderno, se encuentra un apunte sobre América Latina. Es interesante entender el momento histórico en donde Gramsci escribe estos artículos. Gramsci interroga:

“¿Es latina la América central y meridional?”

En relación a la pregunta sobre la latinidad está la pregunta que interroga sobre la identidad. ¿Qué es Latinoamérica? ¿El Quebec es parte de Latinoamérica? ¿Y Haití? Si Latinoamérica se considera como la región colonizada por países de raíz latina en territorio americano, es obvio que los países colonizados por España, Portugal, Francia e Italia son parte de ese conglomerado llamado “Latinoamérica”. Como sostiene Gramsci, según el país nominado se designará “Hispanoamérica”, “Ibero América” y “Latinoamérica”.