17/5/13

Martí, Gramsci y los desafíos del siglo XXI

Armando Hart Dávalos

 Italiano
Mortalmente herido por balas españolas, con 41 años, caía José Martí en un lugar conocido por Dos Ríos en el oriente de Cuba, el 19 de mayo de 1895. Al conocer de su muerte en el campo de batalla el poeta nicaragüense Rubén Darío, destacada figura del modernismo exclamó: ¡qué has hecho Maestro! Pero Martí, además de poeta de fina sensibilidad, que figura entre los mejores prosistas de la lengua española era un hombre de acción, organizador de la guerra contra España por la independencia de Cuba y fundador del Partido Revolucionario Cubano para dirigirla.

Hombre profundamente ético, conocedor del valor del ejemplo expresó: “¡La razón, si quiere guiar, tiene que entrar en la caballería! Y morir, para que la respeten los que saben morir.”

La Educación en la teoría de Antonio Gramsci

Rita Ferrari Marchioni

Antonio Gramsci nació en Ales, Cagliari (Cerdeña) el 22 de enero de 1891; entre 1897 y 1903 acudió a la escuela elemental en Ghilarza. En 1903 la situación económica de su familia lo obligó a trabajar durante dos años en la oficina de Catastro de Ghilarza, teniendo que abandonar la escuela, sin embargo, durante ese tiempo estudió personalmente latín. De 1905 a 1908, Gramsci, cursó la escuela media elemental en Santulussurgui, a 15 kilómetros de Ghilgarza. En 1910 se inscribió en el liceo de Cagliari y, en ese mismo año, publicó su primer artículo en el diario de Cagliari, la Unión Sarda.

En 1911 ganó una beca que le permitió inscribirse en la Facultad de Letras de Turín. En 1912 estableció los primeros contactos con el movimiento socialista turinés; para octubre de 1914 intervino en el debate sobre la posición del Partido Socialista Italiano frente a la guerra con un artículo publicado por II Grido del Popolo y denominado “Neutralidad Activa y Operante”.

Gramsci en Cuba

Jorge Luis Acanda González

La recepción de Gramsci en Cuba ha de estudiarse y entenderse como un momento de la recepción del marxismo en este país y lo que es más importante de la interpretación de qué es el socialismo y cómo se construye, y por lo tanto en su vinculación con los derroteros de la revolución cubana en los 40 años de su existencia en el poder.

Es ya un lugar común entre los estudiosos de la historia del marxismo en Cuba destacar tres etapas de su evolución después del triunfo revolucionario. La primera transcurre durante la década del 60 y finaliza hacia 1971; la segunda abarca desde esa fecha hasta mediados de los años 80, y la tercera comienza en esos años y llega hasta hoy. Es preciso hacer una breve caracterización de esas etapas. Lo que al respecto voy a decir aquí no es nuevo, ni nada que no haya sido ya escrito, publicado y debatido en Cuba ampliamente. En especial me voy a apoyar en los enjundiosos artículos publicados sobre este asunto en el número 3 de 1995 de la revista Temas por Fernando Martínez, Aurelio Alonso y Joaquín Santana.