12/5/13

Conflictos y tensiones en torno del Estado ampliado en América Latina / Brasil & México entre la crisis orgánica del Estado y el problema de la hegemonía

Lucio Oliver

Estudiamos la situación actual de Brasil y México a partir del análisis de la relación de fuerzas en el Estado ampliado en ambos países tomando en cuenta las tendencias generales que viven los Estados en la región. Se busca generar algunas hipótesis para interpretar el sentido y el alcance de los álgidos conflictos y tensiones en curso que las luchas y los posicionamientos de la sociedad civil (en sentido amplio) plantean a las estructuras de poder y a las fuerzas dominantes de la sociedad política en ambos países, manifiestos en las recientes protestas, luchas ciudadanas, movimientos sociales, posicionamiento de las organizaciones sociales y las expresiones de la opinión pública con respecto de los programas y las políticas de los gobiernos, así como su repercusión en los aparatos de gobierno, los órganos parlamentarios, los partidos, las estructuras de poder y los espacios públicos.

Movimientos sociales en el Estado ampliado / Una lectura desde Gramsci

Jaime Ortega Reyna & Stefan Pimmer

El surgimiento de los nuevos movi­mientos sociales en los años sesenta y ochenta del siglo pasado, y del movimiento altermundista a partir de las cumbres de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Seattle, 1999, y del Grupo de los Ocho (G-8) en Génova, 2001, estimularon un extenso debate en múltiples foros y espacios académicos. Es significativo que, sobre todo en la sociología, los movimientos sociales se impu­sieron como objeto de estudio (Sousa Santos, 2001: 177). De esta manera, los debates llevaron a un enriquecimiento de los instrumentos teórico-metodológicos en cuanto al análisis de los movi­mientos sociales como tales. Sin embargo, este enfoque sociológico desatendió un análisis propia­mente político del fenómeno, principalmente en lo que al Estado se refiere. Creemos que los plantea­mientos de Antonio Gramsci alrededor de su concepto de “Estado ampliado” constituyen un marco teórico adecuado para dicha tarea.

¿Tiene actualidad el debate sobre el Estado ampliado? / Un breve recorrido de Maquiavelo a Gramsci

Miguel González Madrid

El análisis puntual de los acontecimientos registrados en la Italia de entreguerras en torno al ascenso del fascismo, así como el estudio de las dificultades históricas para lograr la unidad italiana y la lúcida percepción de cómo había sido preparada cultural y socialmente la revolución francesa de 1789, fueron tareas llevadas a cabo por Gramsci como un esfuerzo intelectual verdaderamente excepcional y significaron una auténtica revolución teórica sobre las cuestiones del Estado y de la estrategia de transformación social, en cuyo centro, en efecto, se encuentra el concepto de hegemonía. Sin embargo, lo que no siempre se ha reconocido a la hora de discutir los aportes gramscianos es el hecho de que Gramsci reflexionó sobre aquellos acontecimientos históricos que representaban el sustrato de la aceptación social de la dominación, trayendo siempre a colación ideas afines de pensadores que con cierta anticipación habían puesto en tela de juicio el gran mito del Estado reducido a las instituciones gubernamentales administrativas y represivas, o el mito inverso, creado por Benedetto Croce, quien redujo al Estado a puro consenso.

El Estado “ampliado” en el pensamiento gramsciano

Mabel Thwaites Rey
  • “¿Cómo es posible pensar el presente, y un presente bien determinado, con un pensamiento trabajado por problemas de un pasado remoto y superado?" Antonio Gramsci: ‘El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce’
El interés por la obra de Antonio Gramsci tuvo un pico sin precedentes en la década de los setenta. Cantidades de trabajos se escribieron entonces en torno al pensamiento del comunista italiano, que destacaban diferentes aspectos de su compleja producción, pretendiendo darle un sentido integral a las notas dispersas de su período carcelario. 
Mabel Thwaites Rey

Justamente la característica no articulada de sus Cuadernos de la cárcel y el hecho mismo de que su autor no los haya revisado para su publicación ha dado lugar a las más variadas interpretaciones teóricas y políticas de los mismos. Las preguntas acerca de qué hubiera dado a conocer Gramsci, qué hubiera sostenido en definitiva y qué hubiera desechado por provisional o errado son de imposible dilucidación, pero han servido para provocar fuertemente, como acicate intelectual y político, la búsqueda de respuestas a los constantes desafíos de la dominación capitalista.

Le devoir & l’inquiétude / André Tosel ou l’acuité du marxisme

Claude Monet
✆ Crepúsculos en Venecia
Vincent Charbonnier
  • “Songez qu’ailleurs, tant d’hommes n’ont pas plus de son que les pièces de bronze dont on paie leur misère” / Paul Éluard, Le devoir et l’inquiétude
  • “Il est difficile de devenir marxiste. Puis il est difficile de l’être […] Personne ne naît marxiste. Chacun peut le mesurer par sa propre expérience : il n’est pas aisé, dans le monde capitaliste d’apprendre à vivre et à penser contradictoirement à l’ordre établi, quand il repose sur la force d’intérêts si puissants, d’illusions si subtiles et de si vieilles habitudes. La tentation n’en est que plus grande, pour qui s’est dépris de l’ordre ancien, de chercher quelque repos dans les sécurités de l’ordre nouveau, de la théorie qui l’annonce comme de la pratique qu’il l’institue.” / M. Verret, Théorie et politique
Assurément, chaque voix est singulière et l’écriture son lieu le plus commun. Certaines, toutefois, le sont plus que d’autres. Ainsi la voix d’André Tosel est-ellesingulièrement singulière, en particulier dans le marxisme français. Par son écriture tout d’abord. Dense, précise, contractée, «sur-synthétique» parfois, au risque d’irriter tant plusieurs lectures sont parfois requises pour pleinement saisir le sens du propos, il s’agit clairement d’une langue exigeante qui accomplit la pensée. Par l’empan de sa réflexion ensuite dont la variété des thèmes et le nombre des travaux publiés impressionne. Par le caractère authentiquement marxiste de son intervention, indissociablement historique et philosophique, théorique et politique – une intervention nullement restreinte au champ «spécialisé» du marxisme, ni enfermée en sa dimension philosophique.