9/4/13

La vida (en España) después de Gramsci

Antonio Miguel Carmona

Muchos aliados de clase, quienes no son propiamente clase trabajadora, muestran un interés desconocido a la hora de dar lecciones de izquierdismo a las organizaciones propiamente de clase, los partidos obreros o los sindicatos. Nos encontramos entonces en un punto en el que los socialistas pierden su discurso a favor de un sumatorio de propuestas de diferentes organizaciones y movimientos que convierten al partido socialista en un partido radical demócrata.

Entre los treinta y dos Cuadernos de cárcel, Antonio Gramsci elaboró unos postulados que se convierten en la actualidad en una puerta abierta a la salida de la crisis política de la izquierda europea. Así, el filósofo de Ales defiende que sólo con la clase trabajadora nucleada en la organización del partido, no podría obtenerse la hegemonía social.