30/9/13

“Cierto negro brasileño leproso” | Un sueño político-filosófico de Spinoza - VI

  • “La Esclavitud es una institución de Derecho de Gentes por la cual uno está sometido, contra la Naturaleza, al dominio ajeno” | Florentino, Institutionum, IX inst. D. 1.5.4.1., circa 180 aC.
  • “La exclusión implícita de un individuo es lo ilegal, lo que no debe ocurrir, pues entonces lo excluido no se da como conciencia real ni mi acción lo considera como tal conciencia.” | Hegel, Jenaer Systementwürfe, 1805
Baruch Spinoza ✆ Alexandre Beanes
 Nicolás González Varela  |  Para los pensadores iluministas del siglo XVII la Esclavitud en abstracto aparecía como la metáfora central de las fuerzas que degradaban al Espíritu humano, connotaba todo lo negativo de las relaciones de Poder y de la intersubjetividad. Mientras tanto, formando parte de la dimensión tácita de la Ideología del primer Liberalismo, la economía esclavista de las colonias que funcionaba sin descanso generando el exceso de riqueza de estas maravillosas repúblicas comerciales, “abundancia de bienes” y el doux commerce, permaneció en la oscuridad. Esto se consolidó con la propia experiencia material de las primeras revoluciones burguesas en municipios y ciudades-estado desde el Renacimiento. De esta conjunción se debe la posterior asociación ideológica entre Liberalismo y Dominación, que haría posible y plenamente operativa la figura de la exclusión en la mayoría del pensamiento filosófico y político de la Modernidad. Tanto el simultáneo descubrimiento de América como la posibilidad de la explotación forzada de los negros africanos crearon una epistemología de la diferencia, una ontología de la discontinuidad con respecto a la tradición humanista clásica, que permitía fundamentar ideológicamente el contrato colonial y el esclavista. 

Pareto e Gramsci | Itinerários de uma ciência política italiana

Vilfredo Pareto
✆ Graziano Origa
Alvaro Bianchi e Luciana Aliaga  |  Antonio Gramsci e Vilfredo Pareto, a despeito de pertencerem a diferentes campos de interpretação social, fazem parte de uma tradição maquiavelista dos estudos políticos, responsável por notáveis continuidades temáticas e afinidades nas formu­lações gerais de conceitos políticos. Esta convergência dá-se principalmente em torno de dois temas que serão analisados neste artigo: a metodologia da ciência política e a distinção entre governantes e governados. Pareto reivindica uma ciência livre de ideais fictícios, assente na observação empírica e his­tórica. Gramsci, por outro lado, entendia que uma ciência da política só poderia ser concebida a partir da perceção de que toda a teoria social estaria inserida no campo das relações de forças sociais implícitas na dialética entre estrutura e superestrutura. 

Os esforços de Gaetano Mosca e Vilfredo Pareto no final do século xix com vista à constituição de um conhecimento sobre a política que se distinguisse da atividade política culminaram na constituição da ciência política na Itália em finais desse século. Frequentemente, a publicação por Mosca dos Elementi di Scienza

27/9/13

Apuntes sobre la Teoría del Estado en Gramsci

Carolina Weidenmeyer  |  Gramsci sigue la trayectoria de Lenin a la hora de confrontar con la concepción mecanicista de que la crisis del capitalismo conduce al socialismo, por lo que deduce que la conquista de la hegemonía se convierte en pieza clave y en preocupación fundamental. Otro elemento que caracteriza toda la elaboración teórica en Gramsci es cómo superar esquematismos y cómo concretar la teoría marxista a las situaciones específicas. Todo ello supone un esfuerzo por desarrollar en toda su creatividad el marxismo, y Gramsci también lo aprendió del propio Lenin y de la experiencia histórica de los bolcheviques.

Partimos de que una sociedad clasista se basa en relaciones sociales basadas en la explotación. Entendemos que la supresión de este tipo de sociedad sólo se producirá en la medida que la clase explotada, como sujeto revolucionario, protagonice, como agente determinante, el proceso de cambio, pueda ejercer de nueva clase dominante que derrote

Las costumbres y las leyes

Antonio Gramsci  |  Es una opinión muy difundida, o mejor es una opinión considerada realista e inteligente, aquella según la cual las leyes deben estar precedidas por las costumbres, que la ley es eficaz sólo en cuanto sanciona las costumbres. Esta opinión va contra la verdadera historia del desarrollo del derecho, que demandó siempre una lucha para afirmarse y que en realidad es una lucha por la creación de una nueva costumbre.

En la opinión citada existe un residuo muy evidente de moralismo extraño a la política. Se supone que el derecho es la expresión integral de la sociedad, lo cual es falso. Expresiones más auténticas de la sociedad son en cambio aquellas reglas prácticas de conducta que los juristas llaman "jurídicamente indiferentes" y cuyo ámbito cambia con el andar de los tiempos y con la extensión de la intervención estatal en la vida de los ciudadanos. El derecho no expresa toda la

25/9/13

Gramsci | La educación como política

Hugo Enrique Sáez  |  En este trabajo se sostiene la tesis de que Gramsci modificó la teoría marxista del Estado en el sentido de darle una mayor importancia a los elementos de consenso (pasivo y activo). Desde esa perspectiva se elabora un nuevo  concepto de la educación que rebasa el ámbito de la escuela y resalta la  función pedagógica del Estado por medio de los intelectuales orgánicos, dimensión a la que tanto Marx como Lenin adjudicaron una nula importancia. La principal consecuencia de esta posición radica en el hecho de que la crisis económica no es insuperable para el capitalismo. Por último, se enfatiza el carácter visionario de Gramsci para entender los mecanismos de la globalización para instaurar un Estado de excepción.

24/9/13

El lugar de las superestructuras y los intelectuales en la filosofía política de Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Simona Ranias 
Ángel Ruiz  |  Se trata de establecer una comparación metodológica entre las ideas de Gramsci sobre las superestructuras y los intelectuales, y la teoría marxista clásica. Se afirma que Gramsci se separa en su análisis, en buena medida, del cuerpo doctrinal marxista, aunque, en última instancia, no deja de asumir las premisas ideológicas centrales de la misma. Esta tensión se plantea como una característica permanente del pensamiento gramsciano. Se compara también las nociones de ideología usadas por Gramsci y Marx.

Se suele llamar a Gramsci el teórico de las superestructuras. Vamos a analizar en este pequeño trabajo la realidad de semejante aserto, que de primera entrada pone de manifiesto muchas cosas. Primero, alguna división en la ontología social de la que “superestructuras” corresponde a una parte. En esa medida: que existe alguna noción de lo que eso puede significar. Tercero, que la atención dedicada por Gramsci al asunto es tanta que lo hace un signo de

Introducción al estudio de la filosofía | Cuaderno 11

Antonio Gramsci ✆ Nino Tedeschi 
Antonio Gramsci  |  Conviene destruir el prejuicio, muy difundido, de que la filosofía es algo muy difícil por el hecho de ser la actividad intelectual propia de una determinada categoría de científicos especializados o de filósofos profesionales y sistemáticos. Conviene, por tanto, demostrar de entrada que todos los hombres son «filósofos», definiendo los límites y los caracteres de esa «filosofía espontánea», propia de «todo el mundo», a saber, de la filosofía contenida: 1) en el lenguaje mismo, que es un conjunto de nociones y de conceptos determinados, y no sólo de palabras gramaticalmente vacías de contenido, 2) en el sentido común y en el buen sentido; 3) en la religión popular y también, por consiguiente, en todo el sistema de creencias, supersticiones, opiniones, maneras de ver y de actuar que asoman en eso que generalmente se llama «folklore».

Una vez demostrado que todos son filósofos, aunque sea a su manera, inconscientemente, por el hecho de que aún era la más elemental manifestación de una actividad intelectual cualquiera, el «lenguaje», está contenida una determinada

23/9/13

Giulio Douhet e Antonio Gramsci

  • A proposito di Fabio Vander ‘Caporetto e il Novecento. Offensivismo e "guerra di posizione" nel pensiero strategico e politico  | Italia contemporanea’, n. 268-269, dicembre 2012, pp. 472-496
Imagen: Gen. Giulio Douhet
Il saggio contiene una rilettura della battaglia di Caporetto, da un punto di vista originale: quello delle novità strategiche emerse in quell’episodio fondamentale della prima guerra mondiale. Centrale nell’articolo è la figura di Giulio Douhet, che denunciò in occasione di Caporetto proprio il fallimento della strategia offensivista di Cadorna e l’affermarsi invece della "guerra di posizione" come modalità prevalente della guerra novecentesca. La tesi che ormai la guerra era "totale" - non riguardava cioè più solo la "tecnica" militare, ma coinvolgeva integralmente, dal punto di vista materiale e morale, tutte le parti in lotta - è qui ricostruita nel dibattito italiano. Da una parte Douhet, che declinò in termini totalitari, aderendo al fascismo, il motivo dell’indistinto politico-militare; dall’altra Gramsci, che con i concetti di "guerra di posizione" e "cadornismo politico" cercò di trarre dalle novità della prima guerra mondiale, conseguenze politiche capitali, segnatamente in ordine a una "rivoluzione" che non fosse più quella "di movimento" dell’Ottobre bolscevico.

21/9/13

Notas sobre el lugar de la política en la fundamentación del materialismo histórico

  • Hoy se sabe que Gramsci no utilizó la fórmula labrioliana “filosofía de la praxis” para disimular frente a la censura carcelaria sus referencias al materialismo histórico, sino más bien para subrayar su interpretación de éste como una teoría no sólo de la historia y de la economía, sino también de la política
Antonio Gramsci ✆ Eddie Scorner
Miguel Candioti  |  Hay que destruir el prejuicio muy difundido de que la política es a la vez algo extremadamente difícil y algo despreciable por el hecho de que es la actividad propia de una determinada categoría de especialistas o de políticos profesionales que generalmente son individuos desleales y corruptos. Por lo tanto, hay que demostrar en primer lugar que todos los seres humanos son “políticos”, definiendo los límites y las características de esta “política espontánea”, propia de “todo el mundo”, esto es de la política que está contenida en lo que todos hacemos diariamente en nuestra vida social. Y después de haber demostrado que todos los individuos son políticos puesto que participan de hecho en la política, aunque sea a su manera, inconscientemente, porque incluso sus mínimas formas de interacción práctica cotidiana  contribuyen a la construcción de una determinada forma de sociedad frente a otras posibles, esto es, integran las relaciones de fuerza entre grupos sociales con intereses

19/9/13

Ejercicios de Hegemonía | Lecturas de la Argentina contemporánea a la luz del pensamiento de Antonio Gramsci

Pensar y ejercitar a partir del concepto Hegemonía, recogiendo los escritos originales del propio Gramsci, implica hoy en día caminar a contrapelo. Especialmente luego de tantas versiones ambiguas y dietéticas que han circulado durante los últimos tiempos, y que se han caracterizado por cierta obstinación de la intelectualidad contemporánea por negar la propia historia en tanto sinónimo de profunda lucha antisistema, es decir, aquello que implica el debate en torno a la filosofía de la praxis. Por otro lado, pero fuertemente encadenado a lo recién señalado, el concepto Hegemonía nos obliga a cuestionarnos acerca de esa convivencia con una sensación de relativa desorientación frente a las derrotas y fracasos del llamado “socialismo real” y la imposición temporaria, y nunca exenta de crisis, de las ideas individualistas extremas ligadas al neoliberalismo y de aquellas otras complementarias y apáticamente conservadoras provenientes del pensamiento posmoderno del fin de la historia. El pensamiento de Antonio

17/9/13

Subjetividad y relaciones Sociales | Una aproximación a la norpatagonia desde el pensamiento de Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Cefir
Alan Canzutti  |  La presente ponencia se enmarca el trabajo realizado en el grupo de investigación titulado “Barrios en perspectiva histórica y cultural. Subjetividad, mundo del trabajo y religiosidad, Bariloche en el siglo XX” que contiene diversas problemáticas en su interior, dentro del cual uno de los objetivos es repensar la interrelación entre los procesos de construcción de la subjetividad y el mundo del trabajo con el fin de encontrar herramientas teóricas para repensar la región de la norpatagonia Argentina. En este sentido mi objetivo específico es analizar desde una perspectiva filosófica los procesos de construcción de la individualidad y la subjetividad a partir del pensamiento de Antonio Gramsci en el período de los Cuadernos de la Cárcel.

La pregunta inicial que creo que debe abrir esta ponencia no es particularmente teórica sino que es más bien biográfica. ¿De cuál Gramsci estamos hablando? Del pensador político de los cuadernos o del hombre, marido, hermano, padre de las

16/9/13

Gramsci | La tradición crítica y el estudio social de la Educación

  • “La relación pedagógica no puede quedar limitada a las relaciones específicamente ‘escolares’ mediante las cuales nuevas generaciones entran en contacto con las anteriores, de las que extraen experiencias y valores históricos superiores. Estas relaciones existen en todo el complejo social, en los individuos entre sí, entre intelectuales y no intelectuales, gobernantes y gobernados, núcleos selectos y sus seguidores, dirigentes y dirigidos, entre vanguardias y cuerpos del ejército. Toda relación de hegemonía contiene una relación pedagógica” | Antonio Gramsci
Daniel Suárez  |  En este artículo comento algunos de los aportes de la producción teórica gramsciana que considero sugerentes para el estudio sociológico de la escuela. Mi interés, sin embargo, se centra en revisarlos con el objeto de plantear dos cuestiones relacionadas entre sí. En principio, me preocupa mostrar la vigencia y las potencialidades de algunas de las

14/9/13

Sobre las Nueve lecciones y el marxismo de José Aricó

Juan Dal Maso  |  La publicación de las 'Nueve lecciones sobre economía y política en el marxismo' de José Aricó nos permitió conocer de forma más sistemática la visión de los principales problemas del marxismo que logró elaborar el referente de los gramscianos argentinos en un momento particular: el del exilio mexicano, que también fuera el contexto en el cual Juan Carlos Portantiero escribió ‘Los usos de Gramsci’. Pero mientras en Los usos de Gramsci lo central pasa por la cuestión estratégica, en las Nueve lecciones Aricó desarrolla una relación más comprensiva que parte de la definición del marxismo como teoría de la revolución social, abarca una lectura de algunos de sus principales problemas teóricos, esboza una historia crítica del marxismo como movimiento político y social y busca indagar en las causas de las derrotas sufridas por el movimiento comunista. En este contexto, tiene un peso especial en la argumentación de Aricó, la crítica del

13/9/13

Gramsci vs. Mussolini y la criminalización de la lucha social

Antonio Gramsci ✆ Renzo Galeotti
Blas Brítez  |  El 16 de mayo de 1925, Antonio Gramsci ocupaba un escaño en el Parlamento Italiano. Desde que había fracasado el intento de conformar un "antiparlamento", luego del asesinato del socialdemócrata Mateotti a mano de los fascistas, el PCI volvió al Congreso para utilizarlo como foro de propaganda. En ese contexto, el fascismo había presentado un proyecto de ley que pretendía prohibir las sociedades secretas (la masonería, específicamente, según ellos), con la particularidad de que dicha ley 'perseguía', en realidad, prohibir las organizaciones no secretas y eminentemente sociales, entre ellas el Partido Comunista de Italia. En un momento dado de la candente discusión en el foro parlamentario, Gramsci tomó la palabra y dijo:
-En realidad, el aparato policíaco del Estado está ya tratando al Partido Comunista como una organización secreta.

La independencia de Gramsci

  • Revestida ideológicamente de neutralidad, esta nueva hegemonía la capitaliza políticamente, hasta ahora, una derecha apoyada en el progresismo liberal catalanista
  • Hoy, es un hecho que Gramsci se ha independizado de la izquierda donde creció. Otros sacan provecho de su noción de hegemonía. Ya está bien, no deja de ser un triunfo. Pero él solo no volverá a casa. Si la izquierda quiere recuperar a Gramsci, y la hegemonía cultural, deberá ir a buscar a la calle. Con independencia de la independencia.

Marc Andreu  |  Desde el punto de vista del análisis de los movimientos sociales, no hay duda de que la Vía Catalana por la Independencia, incluso ya antes de las 17:14 horas del 11 de septiembre de 2013, ha sido un gran éxito. Por lo que significa de capacidad de organización y movilización de cientos de miles de personas en todo el país y, simbólicamente, en ciudades de todo el mundo.

10/9/13

Sincerità (o spontaneità) e disciplina

Antonio Gramsci
La sincerità (o spontaneità) è sempre un pregio e un valore? È un pregio e un valore se disciplinata. Sincerità (e spontaneità) significa massimo di individualismo, ma anche nel senso di idiosincrasia (originalità in questa caso è uguale a idiotismo). L’individuo è originale storicamente quando dà il massimo di risalto e di vita alla «socialità», senza cui egli sarebbe un «idiota» (nel senso etimologico, che però non si allontana dal senso volgare e comune). C’è dell’originalità, della personalità, della sincerità un significato romantico, e questo significato è giustificato storicamente in quanto nacque in opposizione a un certo conformismo essenzialmente «gesuitico»: cioè un conformismo artificioso, fittizio, creato superficialmente per gli interessi di un piccolo gruppo o cricca, non di una avanguardia.

Hegemonía | Concepto clave para pensar la Política

Mirta Giacaglia  |  En medio de una época donde la incertidumbre, la inseguridad y la violencia crecen, la teoría de la hegemonía, elaborada por Gramsci y reformulada por Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, constituye un punto nodal para pensar la política. Hoy, el derrumbe del “realmente no socialismo” (al decir de Ulrich Beck) ha profundizado el desarrollo de un pensamiento crítico acerca de los fundamentos teóricos del marxismo y la búsqueda de nuevas vías que puedan conducir a la emergencia de sociedades más justas y solidarias. La expansión de la lógica implícita en el concepto de hegemonía aporta nuevas herramientas teóricas para pensar las actuales luchas sociales en su especificidad y esbozar un proyecto político que articule socialismo y democracia dentro del campo del posmarxismo.
 

Alfabetizar: Leer y entender la realidad | Gramsci: La alfabetización es una práctica social y un concepto

Oscar A. Fernández  |  El tema de la alfabetización ha sido una preocupación de historiadores como Gramsci, los miembros de la Escuela de Birmingham y de pedagogos como Paulo Freire

En ‘La alfabetización y la pedagogía de la habilitación política’, Gramsci (Cultura e lotta di classe., pág. 189) considera la alfabetización una práctica social y un concepto, por un lado configura el conocimiento y el poder, y por el otro la lucha política y cultural, es decir la alfabetización para Gramsci es un argumento de doble filo: por una parte logra la habilitación individual y grupal y por la otra las relaciones de opresión y dominación. Se puede aprender para aceptar el sistema de dominación, o para liberarse de la opresión y tomar la decisión de ser libre, para ser libre. No ser libre para ser esclavo de un sistema expoliador.

9/9/13

Gramsci: Una perspectiva ineludible

Irene Mogliani & Ramiro de Altube  |  En los cuadernos que escribe en la cárcel, a partir de 1929, Gramsci dedica varios apartados a la temática de los intelectuales; tema que hoy llama nuestra atención. Las líneas vertebrales de estos cuadernos podrían sintetizarse en: la teoría de la hegemonía y la filosofía de la praxis; dimensión filosófica y dimensión política, encontradas por y en su historicidad. [1]

Para poder pensar a los intelectuales, Gramsci plantea la necesidad de un criterio que no se encuentre en sus prácticas intrínsecas; ubica al fenómeno de lo ideológico en el "conjunto del sistema de relaciones en el cual dichas actividades (y, por tanto, los grupos que las personifican) se encuentran en el complejo general de las relaciones sociales" [2] .  Para entender lo que esto supone, nos aproximaremos a las ideas de Gramsci a través de los conceptos de

Poderes y hegemonías | Gramsci en el debate actual latinoamericano

Isabel Rauber  |  El modo de articulación política sociocultural que impone, reafirma y recrea el tipo de poder dominante fue definido por Gramsci como hegemonía, concepto que hoy cobra peculiar significación práctica en el proceso de confrontación de los oprimidos con el poder dominante, en el que se desarrolla también las construcciones de poder propio (hegemonía popular) desde abajo. Esta mirada entiende que el poder condensa las relaciones sociales de fuerzas (políticas, económicas, culturales, ideológicas), articulándolas –de modo subordinado y jerárquico- en función de una clase o sector de clase, que se constituye en bloque dominante-hegemónico. (1)

Gramsci articula dominación y hegemonía. La dominación se expresa en formas manifiestamente políticas implementadas específicamente desde el aparato estatal. Dichas formas no excluyen la coerción y represión,

4/9/13

El autor de los Quaderni en el Bronx | Gramsci: ‘La realidad existe independientemente del individuo pensante’

Salvador López Arnal  [Especial para Gramscimanía]  “Gramsci pasa el verano en el Bronx”. Así titulaba Andrea Aguilar [AA] su crónica del pasado lunes en el global-imperial [1]. “El artista Thomas Hirschhorn resucita al revolucionario italiano con una instalación en Nueva York” era el subtítulo. Un pelín peor expresado: el revolucionario sardo no puede haber resucitado, ni siquiera en EEUU, porque nunca ha muerto, nunca han conseguido que sea un “perro muerto”.
Monumento a Gramsci situado en Forest Houses, un conjunto de viviendas públicas
 en el barrio de Morrisania, del popular distrito del Bronx, en Nueva York 

Las Forest Houses, señala AA, ocupan 15 edificios de 14 pisos de altura; 1.300 apartamentos destinados a vivienda social. Un área de cerca de 7 km2 en el corazón del Bronx. “El complejo fue levantado a mediados de los cincuenta”, unas dos décadas después de la muerte de Gramsci. “El artista suizo Thomas Hirschhorn [TH] se propuso conectar estos dos dispares puntos y decidió plantar un monumento en honor al pensador marxista entre estas casas del Bronx.”

3/9/13

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey - 6 [Del XXVI al XXX]

Francisco Fernández-Buey
✆ Allan MacDonald 
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía |  Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro. En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey - 5 [Del XXI al XXV]

Francisco Fernández Buey
✆ Juan Pavel 
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía

Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro.

En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey - 4 [Del XVI al XX]

Francisco Fernández Buey
✆ Juan Pavel
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía

Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro.

En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey -3 [Del XI al XV]

Francisco Fernández Buey
✆ Juan Pavel 
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía

Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro.

En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey - 2 [Del VI al X]

Francisco Fernández Buey
✆ Juan Pavel
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía

Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro.

En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

El Marx 'sin ismos' de Francisco Fernández Buey - 1 [Del I al V]

Francisco Fernández Buey
✆ Juan Pavel 
Salvador López Arnal  | Especial para Gramscimanía

Lenin y su obra (Dopesa, 1977) fue el primer libro publicado por Francisco Fernández Buey [1]. Vinieron luego Ensayos sobre Gramsci (Editorial Materiales, 1978) y Contribución a la crítica del marxismo cientificista. (Edicions de la Universitat de Barcelona, 1984). Su Marx (sin ismos) (Los Libros del Viejo Topo, 1998) fue su décimo primer libro.

En 1983, FFB publicó sus primeros artículos como marxólogo, sus primeros trabajos directamente relacionados con la obra de Marx: “Las opiniones de Karl Marx sobre arte y literatura”, Mientras Tanto, Nº 13, abril de 1983; “La obra de Karl Marx y las ciencias sociales”, El Norte de Castilla, abril 1983 y “Nuestro Marx” [2]. Nos detenemos en este último trabajo porque en él están muchas de las claves de su lectura –libre, no usual y nada talmúdica- de la obra del revolucionario de Tréveris.

2/9/13

Gramsci pasa el verano en el Bronx, Nueva York

  • El artista Thomas Hirschhorn resucita al revolucionario italiano con una instalación en Nueva York
Andrea Aguilar  |  Las Forest Houses ocupan 15 edificios de 14 pisos de altura con más de 1300 apartamentos destinados a vivienda social, en un área de cerca de 7 kilómetros cuadrados en el corazón del Bronx. El complejo fue levantado a mediados de los cincuenta, dos décadas después de que el pensador italiano Antonio Gramsci, encarcelado desde 1926, muriese a los 46 años en Roma. El artista suizo Thomas Hirschhorn se propuso conectar estos dos dispares puntos y decidió plantar un monumento en honor al pensador marxista entre estas casas del Bronx.

Ayudado por un grupo de vecinos planeó y levantó una precaria estructura de madera con pasarelas, terrazas y varias habitaciones en uno de los parques que comunican las  Forest Houses. Una pancarta de tela clama contra la indiferencia y apenas unos metros más allá un grupo de