5/7/13

Gramsci | De la lectura macropolítica a la micropolítica

Alan Canzutti

Para iniciar esta breve ponencia se considera necesario aclarar que no es el resultado, la conclusión de una investigación, sino que por el contrario es el inicio, y como tal supone ciertos márgenes de amplitud, que con el correr de las lecturas, se podrían ir acotando y focalizando en aspectos particulares, delimitando con mayor precisión el objeto de estudio. En este sentido, el presente trabajo pretende ser sólo el inicio una aplicación distinta del pensamiento gramsciano. El motivo principal de dicha aplicación estaría orientado a incorporar a las lecturas tradicionales de este autor una perspectiva distinta y a la cual se le completará con nuevos componentes teóricos producto del avance de las interpretaciones sobre la realidad contemporánea y sobre todo, actualizando algunos elementos teóricos a partir de los cambios que se han producido en el sistema capitalista actual.

En este sentido, creo que Gramsci puede realizar aportes únicos a la compresión de la realidad que nos toca vivir, pero que en virtud de las mutaciones sistémicas, son insuficientes, es decir, necesitan ser completados. A la luz de estos lineamientos, propongo en esta breve ponencia indagar sobre la posibilidad de pensar desde un marco teórico gramsciano una micropolítica. La justificación de la importancia del tratamiento de dicha problemática se puede hallar en la necesidad de dotar de mejores elementos teóricos a la práctica política. Argumentos que pueden encontrarse en el mismo pensamiento gramsciano.

Se considera pues conveniente iniciar el intento de incorporación de conceptos analizando las posibilidades teóricas de realizar la innovación y de esta forma se trabajarán una serie de conceptualizaciones desde la perspectiva gramsciana con el fi n de analizarlas desde una configuración interna y teniendo en consideración que dichas presentaciones serán introducidas de forma sintética debido al poco espacio del que se dispone.

En principio es necesario presentar la noción gramsciana de filosofía que es el punto de partida autoreferencial porque permite justificar la práctica específica del filósofo en tanto principal responsable de los entrecruzamientos teóricos y prácticos. Dice Gramsci “La Filosofía de una época, no es la filosofía de tal o cual filósofo, de tal o cual grupo de intelectuales, de tal o cual sector de las masas populares: es la combinación de todos estos elementos, que culmina en una determinada dirección y en la cual esa culminación se torna norma de acción colectiva, esto es deviene “historia” concreta y completa (integral)”. Por lo tanto, no se trata de una visión positivista de la fi losofía, sino más bien de poder indagar sobre el trasfondo social del pensamiento y a partir de él incorporar aquellos conceptos y prácticas innovadoras con respecto a la realidad. La filosofía es teórica y práctica.