30/6/13

El concepto de política en los Cuadernos de la Cárcel

Carlos Nelson Coutinho

Entre los marxistas de su tiempo, Gramsci probablemente fue el único que utilizó de forma positiva el término ciencias políticas o ciencias de la política. Mientras que el los Cuadernos el término sociología siempre aparece con una connotación marcadamente negativa (es conocida la aversión gramsciana a la “sociología marxista” propuesta por Bujárin y su crítica al formalismo y al empirismo de la de la sociología “burguesa”). La expresión ciencia política, por el contrario, tiene en sus apuntes una indiscutible acepción positiva. No es difícil notar que uno de los motivos de los Cuadernos, quizá el más comprometido, es precisamente la elaboración  de una “ciencia de la política” adecuada a la filosofía de la praxis, o sea al marxismo.


Una de las tareas de los intérpretes de Gramsci es, por tanto, tratar de comprender los motivos y las consecuencias de dicho empleo positivo del término ciencia política, más aún cuando se sabe que Gramsci –como marxista– se coloca más allá de la falsa división académica del trabajo intelectual que ya existía en su época, por el contrario adoptando en sus investigaciones el “punto de vista de la totalidad”, precisamente aquella apreciación metodológica que según el joven Lukács distingue radicalmente al marxismo de la llamada “ciencia burguesa”.

Creo que esta valoración positiva del término ciencia política deriva sobre todo del bien conocido y declarado antieconomicismo de Gramsci que lo lleva a repudiar aquellas lecturas del marxismo propias no solo de la época de la Segunda Internacional, sino también, y quizá sobre todo, las del llamado “marxismo soviético” que tan bien estuvo representado por Bujárin, uno de los principales adversarios polémicos de los Cuadernos.