30/6/13

Antonio Gramsci & Jürgen Habermas | Hegemonía o diálogo

Francisco Nixon

Hace unos meses hablaba de Gramsci y Habermas al final de un artículo colectivo […]. La mención era muy oscura por razones de brevedad y porque no respondía directamente a la polémica que había originado el artículo, sino que más bien era una respuesta a los recientes intentos de analizar la música desde un punto de vista político. Gramsci fue un marxista italiano que inventó el concepto de “hegemonía cultural” para explicar contradicciones (según la ortodoxia marxista) tales como que el proletariado europeo combatiera entre sí en la Primera Guerra Mundial, o que las masas populares no apoyaran los procesos revolucionarios.

Según él, eso era debido a que no sólo era suficiente atacar las estructuras económicas de explotación para derribar las (súper)estructuras del estado, sino que esas (súper)estructuras ejercían una hegemonía ideológica que aseguraban el consentimiento de los explotados, por lo que era necesario acabar con ellas para liberar las mentes de obreros y campesinos. Es decir, la superestructura ideológica no es un mero reflejo de la estructura económica, sino que goza de cierta autonomía.

Habermas es un filósofo marxista alemán que se plantea el problema de cómo encontrar un principio de racionalidad compartido entre las diferentes culturas que pueda servir para organizar la convivencia. Por ejemplo, en el caso del velo islámico, ¿existen unos valores de referencia comunes a cristianos, ateos y musulmanes que permitan dar normas aceptables por todos? Según Habermas, esos valores comunes surgen con el diálogo (debate público).

Lo que yo quería decir en ese artículo es que, frente a Gramsci, yo estoy de acuerdo con Marx: la conciencia es un reflejo de lo económico (lo que falla en el análisis de Marx, es que el Estado no es una creación de determinada clase social para someter a las otras, sino que las clases sociales surgen dentro del Estado y son creadas por éste, que es quien reparte y garantiza los derechos de propiedad). Y cualquier análisis simbólico que no incluya elementos de análisis económico, está cojo.

Y frente a Habermas, que el diálogo no es el medio para solucionar los conflictos sino todo lo contrario: es el origen de los conflictos. El diálogo siempre acaba en bronca.

 Los conflictos son conflictos de intereses y no tienen solución. Mejor dicho, los conflictos se solucionan cuando una parte somete a la otra. La paz es la Pax Romana.

Título original: ‘Gramsci y Habermas’