30/6/13

Capitalismo, movilizaciones, programa | En la visión de Marx, el salario no está reducido al nivel de subsistencia fisiológica

Rolando Astarita

A raíz de las recientes y grandes manifestaciones en Brasil y Chile, y un poco antes, en Turquía, muchos comentaristas destacaron que ocurren en países que han experimentado un crecimiento relativamente importante en los últimos años, o incluso décadas. Por ejemplo, en Brasil, desde 1992 el producto bruto interno por habitante más que se duplicó, unas 30 millones de personas salieron de la situación de pobreza absoluta, y mejoraron los índices en educación y salud (el Índice de Desarrollo Humano aumentó un 24% desde 1990 a 2013). Sin embargo, millones salieron a las calles reclamando por salud, educación y transporte, contra la represión policial y la corrupción. En esta nota argumento que la teoría de Marx provee un marco adecuado para entender la dinámica de estas movilizaciones, relacionada con la dialéctica “desarrollo capitalista – polarización social”. De aquí se desprenden cuestiones referidas a programas y perspectivas de estas movilizaciones.

L'americanismo? Non è da avversare / Estratto della relazione al convegno su Antonio Gramsci

  • I principi fordisti con la loro ‘economia programmatica’, non erano così distanti dalle idee sovietiche. Pubblichiamo un estratto della relazione che il filosofo terrà al convegno su «Gramsci, pensatore unitario contemporaneo», presso Palazzo Marini, Sala della Mercede, Roma)
Domenico Losurdo

Come spiegare l'attenzione intensa che a partire in ogni caso dal 1929, come dimostra una lettera a Tania del 25 marzo di quell'anno, Gramsci riserva all'«americanismo» e al «fordismo»? Il giudizio a tratti positivo espresso a tale proposito dai Quaderni del carcere dimostrerebbe il crescente distacco del rivoluzionario in carcere dal movimento comunista? Al di là del desiderio di accomodamento al clima ideologico oggi dominante che ispira tale interpretazione, a viziarla è un equivoco di fondo.

Antonio Gramsci & Jürgen Habermas | Hegemonía o diálogo

Francisco Nixon

Hace unos meses hablaba de Gramsci y Habermas al final de un artículo colectivo […]. La mención era muy oscura por razones de brevedad y porque no respondía directamente a la polémica que había originado el artículo, sino que más bien era una respuesta a los recientes intentos de analizar la música desde un punto de vista político. Gramsci fue un marxista italiano que inventó el concepto de “hegemonía cultural” para explicar contradicciones (según la ortodoxia marxista) tales como que el proletariado europeo combatiera entre sí en la Primera Guerra Mundial, o que las masas populares no apoyaran los procesos revolucionarios.

El concepto de política en los Cuadernos de la Cárcel

Carlos Nelson Coutinho

Entre los marxistas de su tiempo, Gramsci probablemente fue el único que utilizó de forma positiva el término ciencias políticas o ciencias de la política. Mientras que el los Cuadernos el término sociología siempre aparece con una connotación marcadamente negativa (es conocida la aversión gramsciana a la “sociología marxista” propuesta por Bujárin y su crítica al formalismo y al empirismo de la de la sociología “burguesa”). La expresión ciencia política, por el contrario, tiene en sus apuntes una indiscutible acepción positiva. No es difícil notar que uno de los motivos de los Cuadernos, quizá el más comprometido, es precisamente la elaboración  de una “ciencia de la política” adecuada a la filosofía de la praxis, o sea al marxismo.

Nota sobre el martiano Gramsci y el gramsciano Martí

Guillermo Castro Herrera

En sus notas sobre Maquiavelo como primer teórico de la política moderna, Gramsci hace una reflexión del mayor interés sobre los vínculos entre la socialidad y la eficacia histórica de los partidos políticos. [1] Así, tras preguntarse en qué consiste la elaboración de la historia de un partido político, señala lo siguiente:
G. Castro Herrera
¿Será la mera narración de la vida interna de una organización política? ¿Cómo nace, los primeros grupos que lo constituyen, las polémicas ideológicas a través de las cuales se forma su programa y su concepción del mundo y de la vida? En ese caso se trataría de la historia de grupos restringidos de intelectuales y a veces de la biografía política de un individuo aislado. El marco del cuadro, por lo tanto, tendrá que ser más amplio y global. Deberá hacerse la historia de una determinada masa de hombres que habrá seguido a los promotores, los habrá apoyado con su confianza, con su lealtad, con su disciplina, o los habrá criticado “realistamente” dispersándose o permaneciendo pasivos frente a algunas iniciativas.

Sociología y ciencia política

Antonio Gramsci

El éxito de la sociología está en relación con la decadencia del concepto de ciencia política y de arte político que tiene lugar en el siglo XIX (con más exactitud en la segunda mitad, con el éxito de las doctrinas evolucionistas y positivistas). Lo que hay de realmente importante en la sociología no es otra cosa que ciencia política. "Política" deviene sinónimo de política parlamentaria o de pandillas personales. Existe la convicción de que con las constituciones y los parlamentos se inició una época de "evolución natural" y que la sociedad encontró sus fundamentos definitivos porque eran racionales. He aquí porque la sociedad puede ser estudiada por el método de las ciencias naturales. Empobrecimiento del concepto de Estado que se deriva de esta manera de ver.

29/6/13

Pensar las ciencias sociales desde Gramsci & Bourdieu / Dos propuestas que se encuentran

Teatro Escolar
✆ Lado Tevdoradze
Pablo di Napoli
  • “El problema de qué es la "ciencia" misma debe ser planteado. ¿La ciencia no es ella misma "actividad política" y pensamiento político, en cuanto que transforma a los hombres, los hace distintos de lo que eran antes?” Gramsci, Maquiavelo. Sociología y ciencia política, Tomo V, pág. 186-187
El presente trabajo se propone tejer algunos puentes entre las obras de Antonio Gramsci y Pierre Bourdieu a partir de la concepción de ciencia que ambos plantean. Aquí no se pretende realizar un análisis acabado de sus obras ni hacer una contraposición estricta de las mismas, sino de establecer puntos de encuentro entre sus propuestas teórico-epistemológicas y el desarrollo de social.

Subjetividad social y objetividad científica / Apuntes sobre la Epistemología Política de Antonio Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Stefania Morgante
Miguel Candioti

La “filosofía de la praxis” de Antonio Gramsci se caracteriza, por un lado, por sus críticas a lo que él denomina el “materialismo metafísico” propio del positivismo y del sentido común (tradicionalmente influido por la religión), y por otro, por una concepción no dogmática de la ciencia y sus condiciones de posibilidad en el terreno de las superestructuras de una sociedad desgarrada en grupos con intereses antagónicos.

En su ataque contra el “materialismo metafísico” Gramsci confunde el objetivismo de las posturas deterministas con el “materialismo” sin más, lo cual trae como consecuencia que su justo antiobjetivismo acaba por volverse un subjetivismo histórico, esto es, en una forma de idealismo. Sin embargo, esta perspectiva lo lleva a pensar la objetividad científica desde un punto de vista no arbitrario, al considerarla como el resultado de la construcción histórica de una subjetividad universal. Así, pues, la objetividad científica es sobre todo una conquista político-cultural.

Epistemología y ética en las Ciencias Sociales / A propósito de Antonio Gramsci

Ángel Ruiz Zúñiga

El tema de una teoría de verdad para las ciencias sociales incide sobre una de las problemáticas más difíciles en la epistemología: ¿qué se puede saber sobre la sociedad y la historia? y ¿cuáles son los criterios para determinar cuándo una teoría social es verdadera o cuándo es falsa? han sido interrogantes bastantes veces vinculados a tomas de posición filosóficas o ideológicas. Que esto haya sucedido nos debería poner en guardia acerca de la naturaleza especial del conocimiento social.

Notas sobre Gramsci y las Ciencias Sociales

Renato Ortiz
Traducción del portugués por Ada Solari

PDF
No es mi intención elaborar, en este breve texto, una interpretación abarcadora y exhaustiva de la obra de Gramsci. Varios autores ya lo han hecho, y creo, además, que mi contribución en ese ámbito sería de poca utilidad. Mi punto de partida es otro y lo construyo a partir de una pregunta: ¿qué puede extraer, hoy, un científico social de la lectura de su obra? Se trata, por tanto, de un ángulo unilateral e interesado, que deja de lado un análisis riguroso de los conceptos y privilegia la relación del autor con el universo de las ciencias sociales. Creo que cuestiones tales como "¿Fue Gramsci un sociólogo" o "¿Fue un científico político?", llevan a formular un conjunto de problemas falsos, pues, como marxista y militante, sus intereses trascendían las fronteras entre las disciplinas y tenían como referencia directa el campo de la práctica política.

Notas breves sobre la idea de Ciencia en Gramsci

Cristina Díez Fernández

En estas breves notas lo único que se pretende es apuntar la importancia de la Idea de Ciencia en el pensamiento del autor italiano. Mucho se ha hablado de la centralidad  que el concepto de filosofía de la praxis tiene en su obra, pero pocas veces se tiene en cuenta que  la forma en que Gramsci ha llegado a él es a partir del de ciencia. Así, difícilmente podrían comprenderse el uno sin el otro. A propósito de esto, cabe destacar que uno de los problemas que más le preocupó fue el de la relación entre ciencia y filosofía.  Ambas son consideradas por él como dos superestructuras que se manifiestan en función del proceso histórico del que forman parte. Y en tanto que superestructuras deben ser estudiadas con los mismos métodos que se utilizan para analizar las ideas religiosas  o los movimientos políticos.

Una de las cuestiones centrales en torno al concepto de ciencia es si esta tiene autoridad para certificar la existencia objetiva  de la realidad externa.  Gramsci señala que esta labor no le pertenece, la ciencia no puede dar pruebas de la objetividad de lo real, porque esa objetividad  es una determinada concepción del mundo y no un dato científico.

28/6/13

El trabajo científico de Marx y su noción de Ciencia

  • “Peut on éviter de se laisser preñare a des jeux stériles en parlant de  Marx et de ses enseignemenís?  Autrement dit, peut on parler  raisonnablement, en respectant les regles élémentaires de la logique et la vérité palpable des faits? Bref, une marxologie scientifique est elle  possible quand on se trouve en face des exhibitions fantaisistes de toute une corporation —universitaires y compris— d'intellectuels?”  Maximilien Rubel
Manuel Sacristán

Manuel Sacristán
En el mejor sentido de la palabra resulta oportuno ocuparse de Marx, ahora que ya este autor va siendo abandonado por la solicitud fantasiosa de que fue objeto durante los dos últimos decenios. En este último período de moda marxista, centrado en torno a 1968, dominaron el horizonte unos espejismos particularmente engañosos a propósito del asunto que hoy consideramos, el trabajo científico de Marx. Eso contribuye a explicar el que, desde hace aproximadamente dos años, la discusión sobre la calidad científica del trabajo de Marx, o su falta de calidad científica, se sitúe bastante en el centro del cuadro de la crisis que están atravesando los movimientos políticos explícitamente marxistas y varias corrientes de pensamiento de esa misma tradición.

Pensamiento cotidiano y ciencia en Marx / Apuntes

Amadeo Vigorelli
Traducción del italiano por Ana María Palos
  • […] El hombre se apropia su ser omnilateral de un modo omnilateral y, por tanto, como hombre total. Cada una de sus relaciones humanas con el mundo, la vista, el oído, el olfato, el gusto, la sensibilidad, el pensamiento, la intuición, la percepción, la voluntad, la actividad, el amor, en una palabra, todos los órganos de su individualidad, como órganos que son directamente en su forma órganos comunes, representan, en su comportamiento objetivo o en su comportamiento hacia el objeto, la apropiación de éste; la apropiación de la realidad humana, su comportamiento hacia el objeto, es la confirmación de la realidad humana; es, por tanto, algo tan múltiple como múltiples son las determinaciones esenciales y las actividades humanas; actuación humana y padecer humano, ya que el padecer, humanamente concebido, es un autodisfrute del hombre. La propiedad privada nos ha vuelto tan estúpidos y unilaterales que sólo consideramos que un objeto es nuestro cuando lo tenemos […] Todos los sentidos físicos y espirituales han sido sustituidos, pues, por la simple enajenación de todos estos sentidos, por el sentido de la tenencia.” / Karl Marx
PDF
Amadeo Vigorelli
La vida cotidiana como primer nivel de una investigación sobre las necesidades proletarias. Aquí primero está como fundante, tanto desde un punto de vista teórico como político. A tales conclusiones provisionales nos condujo la crítica de un cierto obrerismo, y de aquí debe recomenzar el análisis. (Cf. A. Vigorelli, “Noi, i soggetti e il ‘politico’. A proposito di ‘bisogni e teoria’”, aut aut, n. 155-56, 1976). Indicar la vida cotidiana como lugar de investigación no implica sólo el obvio reconocimiento de las modificaciones históricas acaecidas en este terreno, sino el cambiado papel estructural asumido en el seno de la función de reproducción social global. Significa simultáneamente aceptar la hipótesis marxiana de una transformación subjetiva de la tendencia a la expropiación de la vida cotidiana, que se da como límite más allá del cual la miseria no figura ya como tal, sino como riqueza de necesidades, o sea en su significado tendencialmente comunista. (Cf. K. Marx, Escritos económicos varios, México, 1971, p. 89.)

Marxismo y ciencia

Phil Gasper

English  
Los marxistas tienen más de una razón para interesarse en la ciencia. Desde un punto de vista sencillamente práctico, es muy difícil ser un activista político sin referirse a las distintas formas en que la ciencia y la tecnología tienen un impacto en la sociedad moderna -desde el desarrollo de las computadoras, al recalentamiento global, al uso de argumentos biológicos deterministas para defender el statu quo. Por lo tanto sólo desde esta perspectiva, hay obviamente buenas razones para tener al menos una comprensión de la ciencia y de las formas en que es usada y mal usada. Pero la ciencia no sólo es importante para los marxistas -el marxismo es importante para la ciencia.

Phil Gasper
El marxismo intenta ofrecer un marco abarcativo para comprender la sociedad humana y más allá de cualquier otra cosa que pueda ser, la ciencia es obviamente un producto de la sociedad humana. Los marxistas rechazan así la visión de que la ciencia puede ser comprendida adecuadamente haciendo abstracción de las circunstancias sociales e históricas en las cuales se desarrolla. Al mismo tiempo, sin embargo, los marxistas (al menos aquellos que genuinamente intentan continuar la tradición iniciada por Karl Marx y Friedrich Engels) rechazan la actual posición de moda de que la ciencia es meramente una construcción social, simplemente un punto de vista entre muchos, que carece de cualquier validez objetiva.

Karl Marx sobre la esclavitud, la raza y la clase

Karl Marx 'negro' ✆ A.d.
Dyne Suh
Traducción del inglés por Beatriz Morales Bastos

Esclavitud racializada  

English
Contrariamente a las justificaciones racistas pseudocientíficas de la esclavitud que prevalecieron durante todo el siglo XIX, Karl Marx entendió que el estatuto del esclavo era más una condición marcada externamente que una predisposición existente internamente. En el periodo del auge de la antropología y de la etnología, Marx iba muy por delante de su tiempo al afirmar que el estatuto de esclavo no era un fenómeno natural proscrito biológicamente por la raza de una persona. Marx puso mucho cuidado en desentrañar cómo se diferenciaba la esclavitud racializada de la esclavitud asalariada, cómo se llegaba a producir y por qué su racialización era otra forma de tipos similares de armas utilizadas contra la unificación de la clase obrera.

27/6/13

Gramsci e la nonviolenza

Alberto L'Abate

PDF
Una premessa / Parlare attualmente di Gramsci e di socialismo sembra andare del tutto controcorrente, dato il crollo dei paesi cosiddetti socialisti, e quella che è stata definita “la fine della storia”[1], e cioè la presunta vittoria del sistema capitalista a livello mondiale. Ma questo pone un problema importante al quale si può riallacciare il pensiero e la figura di Gramsci. E’ fallito il socialismo come modello di società, oppure sono fallite le due strade finora intraprese per raggiungerlo, e cioè, da una parte, la rivoluzione armata, violenta, utilizzata in Russia da Lenin, ed il riformismo, utilizzato invece nei paesi occidentali?

26/6/13

Gramsci e os desafios de uma política democrática de esquerda

Marco Aurélio Nogueira

No final dos anos 40, quando começaram a ser publicados, os Cadernos do cárcerede Gramsci já tinham se tornado um mito no interior da esquerda italiana: jamais haviam sido lidos mas eram usados como referência para quase todas as operações políticas que se faziam no sentido de atualizar teórica e partidariamente o movimento comunista. Gramsci era apresentado como um antecipador da renovação que se fazia cada vez mais indispensável, dirigente histórico e intelectual refinado que, nas prisões fascistas, percebera os limites teóricos e práticos da III Internacional, a complexificação e a potencialidade do capitalismo, bem como o novo caráter não insurrecional da revolução.

Havia algum arbítrio e certa instrumentalização naquela operação, explicados em boa parte pela necessidade que tinha a direção comunista (e particularmente Palmiro Togliatti, seu principal integrante) de fornecer uma tradição às classes subalternas italianas e de ligálas ao nome de grandes intelectuais antifascistas.

Sociedade Civil em Gramsci / Venturas e desventuras de um conceito

Sonia Regina de Mendonça

A Guisa de Introdução / Sem duvida alguma, como o aponta Bianchi, é evidente a existência de uma leitura hegemônica dos escritos de Gramsci, segundo a qual o filosofo e militante italiano é representado como um teórico das superestruturas, um profeta da sociedade civil “organizada” e um defensor da “conquista de espaços” na democracia (Bianchi, 2008, p. 173) Todos igualmente sabemos que o cerne desta leitura da obra de Gramsci repousa na apropriação realizada por Norberto Bobbio – de forma, aliás, bastante reducionista– do conceito de Estado do marxista sardo, onde este é tomado em um sentido “mais orgânico e ampliado”. Segundo esta apropriação a unicidade entre sociedade politica e sociedade civil, entre ditadura e hegemonia e demais díades gramscianas, é completamente rompida, erigindo-se, em seu original lugar, um suposto antagonismo entre os termos.

El artista suizo Thomas Hirschhorn construye un monumento a Gramsci en Nueva York

Thomas Hirschhorn en plena acción de trabajo en el monumento 
a Gramsci / Forest Houses, Bronx   William S. Smith.


En una mañana de verano húmedo en el patio de un complejo de viviendas del Bronx del Sur, el artista Thomas Hirschhorn se tomó un descanso de cubrir un sillón mullido con cinta de embalaje para explicar su actual proyecto a un residente local escéptico. "Hay razones prácticas, estéticas y filosóficas para hacer esto", dijo Hirschhorn. 
www.artinamericamagazine.com

Processate Gramsci! / L’imperativo punitivo potrebbe essere 'impedire l’utilizzo delle sue idee', delegittimarle

Antonio Gramsci ✆ Renzo Galeotti
Gianni Fresu

Ci risiamo, sulle ceneri di Gramsci si consuma l’ennesimo processo alla storia del partito comunista italiano. La bibliografia tesa a presentare un Gramsci tormentato e proteso verso un approdo liberale, al limite socialdemocratico, è ampia e, sebbene di scadentissimo valore scientifico, molto apprezzata. A questa si aggiungono altre tesi strampalate, sempre di taglio scandalistico e mai fondate sullo straccio di una fonte attendibile, particolarmente ambite dalle “grandi” testate giornalistiche italiane e dai programmi televisivi di divulgazione storica. Per sommi capi le richiamo: 1) Togliatti spietato carceriere di Gramsci; 2) le sorelle Schucht e Piero Sraffa (cioè moglie cognata e amico strettissimo di Gramsci) agenti del KGB assoldati da Stalin per sorvegliarlo; 3) Mussolini e le carceri fasciste che difendono, anzi salvano, Gramsci dal suo stesso partito; 4) la conversione cattolica in punto di morte dell’intellettuale sardo (attendiamo con trepida attesa le prossime rivelazioni sul Gramsci devoto di padre Pio).

25/6/13

Gramsci e as lutas políticas

Pedro Carrano
                 
“Gramsci coloca que se a hegemonia é um dos elementos-chave para a luta política, para a de classes, ou seja, a classe que quer se tornar dirigente precisa alcançar hegemonia. Então, ela tem diferentes batalhas a serem travadas que não se limitam à esfera econômica, mas que se ampliam para a esfera política. Nesse sentido, existe uma batalha cultural a ser travada”, afirma Cristina Bezerra, professora da Universidade Federal de Juiz de Fora e especialista na obra do revolucionário italiano Antonio Gramsci (1891-1937).

Cristina, no processo de pós-graduação, foi orientada por Carlos Nelson Coutinho, um dos principais responsáveis pela introdução do pensamento de Gramsci no Brasil. Professora do curso de especialização em Economia e Desenvolvimento Agrário, uma parceria entre a Escola Nacional Florestan Fernandes e a Universidade Federal do Espírito Santo, Cristina abordou, em entrevista ao Brasil de Fato, alguns aspectos do pensamento de Gramsci que ajudam a entender o momento atual da luta de classes: a batalha no campo da cultura e das ideias, a necessidade do partido político, e a produção dos intelectuais próprios da classe trabalhadora.

Hegemonías, sujetos y revolución pasiva

Javier Balsa

Más allá de su historia previa, el concepto de hegemonía se encuentra ineludiblemente ligado a las teorizaciones de Antonio Gramsci. De hecho, fue durante la segunda posguerra cuando, a través de un trabajo de exégesis de su obra (en especial de sus Cuadernos de la Cárcel), se avanzó en la teorización de la hegemonía, convirtiéndose en una piedra angular de la teoría marxista de la política y la ideología, al tiempo que un concepto sumamente utilizado por diversas corrientes de las ciencias sociales. Paradógicamente, algunas de las más agudas observaciones acerca de la obra gramsciana acabaron tomando una distancia crítica con respecto a sus posiciones. Así por ejemplo, la minuciosa lectura de los Cuadernos que emprendiera Perry Anderson (1978) terminó en cierta desvalorización de la utilidad del concepto de hegemonía para dar cuenta de la dominación en las sociedades capitalistas desarrolladas.

23/6/13

Atividade editoral como atividade educativa / Reflexões de Antonio Gramsci sobre as ‘revistas tipo’

Rosemary Dore

I. As "revistas tipo" no programa de estudos esboçado no cárcere

Nosso interesse sobre as reflexões de Gramsci a respeito das "revistas tipo" e sua relação com o problema da cultura nasceu dos estudos que realizamos sobre sua proposta para a escola, entendida como organização da sociedade civil essencialmente ligada à conquista da hegemonia (cf. DORE SOARES, 2000; 2005).

Um esboço da relação de uma biografia de Gramsci com sua obra

Rodrigo Duarte Fernandes dos Passos
  • De que modo a biografia do comunista italiano Antonio Gramsci (1891-1937) evidencia pontos normalmente ignorados em sua obra? Responder a essa pergunta é a justificativa da leitura de “A Vida de Antonio Gramsci”, de Giuseppe Fiori, obra sobre a qual se pretende fazer uma breve resenha no presente texto.
Uma trajetória sofrida e solitária, pontos que incidem, de algum modo, na sua obra também. Nasceu em Ghilarza, aldeia da ilha italiana da Sardenha. Sua origem não necesariamente humilde, mas cuja trajetória assim se configurou em face, inicialmente, da injusta prisão e pena cumprida pelo pai por alguns anos num contexto de intrigas políticas. Tal experiência levou a inúmeros sacrifícios por parte da mãe e dos irmãos para a manutenção da família. Após a expiação, seu pai conseguiu apenas uma recolocação modesta, ponto que explica em parte as contínuas dificuldades.

El concepto de ‘sociedad civil’ / Breve historia de su elaboración teórica

David Pavón Cuéllar & José Manuel Sabucedo Cameselle

Por más que se le conjure y se le invoque en la actualidad, el concepto de “sociedad civil” suele permanecer bastante oscuro en lo que designa, significa e implica. Para disipar tal oscuridad, es preciso esclarecer la teoría que lo ha impregnado en su origen y a lo largo de su desarrollo. Con este objeto, se ofrece una breve historia de su elaboración teórica. Tras el naturalismo de Aristóteles, se revisa el convencionalismo liberal de Hobbes, Locke y Ferguson, para terminar con las teorías alternativas de Kant, Fichte, Hegel, Marx y Gramsci.

22/6/13

Revisando Gramsci / Las tácticas concretas deben ajustarse a las relaciones de fuerzas en cada país y momento

Luisa Franz

La estrategia revolucionaria clásica del siglo XX dio lugar a una suerte de cosificación del pensamiento por la cual las leyes objetivas determinan la acción de los hombres, y las clases sociales, por fuera de sus voluntades. Pensando históricamente, ello se formó con la consolidación de los movimientos obreros (socialista y comunista), los cuales tomaron parte de la ideología científica oficial, desplazando los elementos dialécticos de la acción revolucionaria a un segundo lugar. Este tipo de mecanicismo puede sostenerse en base a la relación entre marxismo y ciencia burguesa oficial, pero deja de lado la relación entre pensamiento y revolución. Es necesario decir que la concepción determinista no es originaria de Marx sino de la sociología no marxista (Comte, Durkheim). Nuestra lectura de Marx, necesaria para los acontecimientos actuales, se enfrenta al mecanicismo mostrando que el principio de contradicción es más adecuado para la tesis revolucionaria que el principio de legalidad objetiva necesaria. Ambos principios sostienen diversas maneras de ver la totalidad, una de manera inherentemente contradictoria, la otra de manera cosificada, reproductiva y funcional. Solo la primera es inherentemente “crítica y revolucionaria”.

El fin de la revolución pasiva en Brasil / La movilización muestra la realidad contradictoria y las miserias ocultas

> Gramsci llamaba revolución pasiva al proceso de modernización impulsado desde arriba, que recoge sólo parcialmente las demandas de los de abajo y con ello logra garantizar su pasividad, su silencio, más que su complicidad
> El concepto gramsciano de transformismo, que es el desplazamiento de grupos dirigentes progresistas del movimiento popular hacia posiciones conservadoras, se produjo libremente en Brasil 


Massimo Modonesi

La experiencia brasileña de los últimos 10 años de gobiernos progresistas (dos de Lula y el actual de Dilma) ha sido caracterizada por lo que Gramsci llamaba revolución pasiva: un proceso de modernización impulsado desde arriba, que recoge sólo parcialmente las demandas de los de abajo y con ello logra garantizar su pasividad, su silencio, más que su complicidad.


21/6/13

La idea de legitimidad en el marxismo contemporáneo / György Lukács & Antonio Gramsci

Sergio Raúl Castaño

El artículo analiza las teorías de la legitimidad política de Lukács y Gramsci y establece una breve comparación entre ambas. En “Legalidad e ilegalidad”, Lukács critica (Desde el punto de vista de una interpretación hegeliana de Marx) la legalidad del Estado burgués, así como algunas posiciones adoptadas por los socialistas a este respecto.

Sergio Raúl Castaño
Una evaluación adecuada del proceso histórico determina que la acción revolucionaria es legítima por principio, con una  legitimidad que hace lícito cualquier acto revolucionario destinado a la conquista del poder. Sin embargo, el elemento fundamental de la lucha revolucionaria consiste en la conciencia de clase, i.e. la conciencia de su misión por parte del proletariado. Por su parte, la obra de Antonio Gramsci propone un cambio en la  teoría marxista de la relación entre estructura y superestructura.

Antonio Gramsci y la Filosofía de la Praxis

Néstor Kohan

¿Por qué Gramsci hoy?

Néstor Kohan
El mundo se unificó. Con la emergencia de la revolución comunicacional en el orden tecnológico y la mundialización del capital en el terreno mercantil el espacio y el tiempo se han comprimido en una nueva totalidad que todo lo abarca a escala global.  A pesar de que en el discurso de las ciencias sociales y la filosofía de los últimos veinte años -el "giro lingüístico"- han predominado los fragmentos, los quiebres, las fracturas y las diferencias, a partir de las transformaciones del capitalismo tardío de fin de siglo emerge una nueva cultura mundial. Por sobre las supuestas "diferencias" y "el respeto al Otro" vivimos en realidad una nivelación y una estandarización culturales sin precedentes que acompaña el debilitamiento de los Estados-naciones más frágiles. Incluida la Argentina.

20/6/13

Lenin, Gramsci y la base teórica del pluralismo

  • "La 'conciencia crítica' estaba restringida a un pequeño grupo, hegemónico, si, pero restringido: el aparato de gobierno espiritual se ha quebrado, y hay crisis, pero ésta es también de difusión, lo cual llevará a una nueva 'hegemonía' más segura y estable" / Antonio Gramsci
Biagio de Giovanni

En una página de ‘Que hacer’ se fija una imagen critica del economismo de la que aun puede partir con utilidad un razonamiento sobre los términos de la crisis en curso y las estructuras políticas que es necesario construir para contribuir a superarla, con miras a una forma más alta de sociedad. Escribe Lenin: "El modo como surgieron y se reforzaron las relaciones y la interdependencia entre la critica legal y el economismo ilegal es una cuestión interesante, que merece un articulo aparte. Bastará señalar aquí la incontestable existencia del vinculo que los une. El famoso 'credo' no adquirió tanta y tan merecida celebridad sino porque expresaba abiertamente ese vinculo y ponía de relieve la tendencia política fundamental del 'economismo': los obreros deben conducir una lucha economica (o mas exactamente sindicalista, que abarca también la política específicamente obrera), los intelectuales marxistas deben fundirse con los liberales para la 'lucha' política. La actividad sindicalista 'entre el pueblo' cumplía la primera mitad de la tarea; la critica legal realizaba la segunda mitad". 

Lucha política y ciencia en Karl Marx

Rolando Astarita

En los últimos tiempos, entre la intelectualidad progresista y de izquierda, ha cobrado vuelo un viejo criterio de argumentación, del cual deberían diferenciarse los marxistas. El mismo viene a decir que en la lucha política el criterio para aceptar o rechazar determinado dato o argumento es preguntarse si el mismo es funcional, o no, a la defensa de la posición política a la que se adhiere. O sea, no importa la verdad científica, sino la verdad “de partido”. Hace poco, un intelectual, partidario del gobierno K, me lo explicaba: cuando le presentan un hecho, o un argumento, se pregunta sobre su “sentido o direccionalidad general” en relación al gobierno. Esto es, se interroga sobre si el argumento, o la difusión del dato, perjudican o fortalecen al gobierno, y en base a esto, lo acepta, o lo rechaza y hasta combate.

19/6/13

Gramsci / ¿Basta que una revolución haya sido hecha por proletarios para que se trate de una revolución proletaria?

Igor García

Cuando las noticias sobre la Revolución bolchevique se comenzaron a difundir en el mundo, Antonio Gramsci se preguntó: “¿Basta que una revolución haya sido hecha por proletarios para que se trate de una revolución proletaria?” Este intelectual italiano empezó su lucha revolucionaria como periodista, como una manera de responder a las injusticias vividas en carne propia durante su juventud. Al conocer el proceso encabezado por Vladimir Ilich Lenin en Rusia, se plegó al mismo, alimentando esperanzas de ver, por primera vez en la historia, una transformación social liderada por proletarios con una concepción distinta a las que se habían dado hasta ese momento.

17/6/13

Lenin, el imperialismo y la mundialización

  • “… la crisis detonada en el 2007 y sus consecuencias de crisis políticas generalizadas, con los picos de las revoluciones árabes, ponen de nuevo al orden del día la necesidad de volver a Marx, pero no al Marx como si fuera un pensador individual ajeno a la lucha de clases y la organización, sino al marxismo revolucionario, del que Lenin y el leninismo es una de sus patas imprescindibles.”
Roberto Laxe

Decía Trotsky que el marxismo es una herramienta que de tanto afilarla, se puede mellar; y esto es lo que le esta sucediendo; de tanto “adecuarlo”, está perdiendo su filo revolucionario, dejando de ser la ciencia de la revolución y una guía para la acción. Lo están transformando en un simple método para explicar el mundo, ya desde el punto de vista filosófico, económico o social, pero no para servir a su objetivo central, la transformación socialista de la sociedad.

Tras la caída del Muro de Berlín y el “descubrimiento” de que tras él no había socialismo, sino unos estados que aún no siendo capitalistas, habían sufrido un profunda degeneración, se produjo un triple movimiento en la intelectualidad y las organizaciones que se reivindicaban del marxismo, unas, la mayoría, lo abandonaron formalmente y se disolvieron como el PC Italiano, otros, lo mantuvieron formalmente, mas en realidad asumieron las tesis del keynesianismo, y los terceros, intentando librarlo de la degeneración stalinista que lo había convertido en un catecismo, rompieron el nexo de unión entre Marx y el presente, el leninismo.