7/5/13

Notas introductorias sobre Gramsci

José Benjamín Rodríguez-Iturbe
  • "Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos de todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza"  / Antonio Gramsci, encabezamiento de 'L’Ordine Nuovo'
El trabajo pretende servir como introducción al estudio del pensamiento de Antonio Gramsci. La complejidad de su vida y la realidad histórica en la cual Gramsci piensa y actúa, hacen del marxismo gramsciano una línea de pensamiento político particular, distinta del marxismo-leninismo. De los marxismos, el gramsciano es hoy el de mayor influencia en el mundo occidental. Las reflexiones sobre la hegemonía, la sociedad política y la sociedad civil aparecen en Gramsci como resultado de su concepción del trabajo político como trabajo cultural.

Antonio Gramsci nació en Ales, Cerdeña, el 22 de enero de 1891. Fue el cuarto hijo del matrimonio entre Francesco Gramsci y Guseppina Marcias. Francesco, el padre, era originario de Gaeta, y llegó a comenzar los estudios de derecho, que no pudo culminar. Giuseppina, la madre, tenía escasa instrucción elemental. Antes que Antonio (22 de enero de 1891; bautizado en la Iglesia católica el día 29) habían nacido sus hermanos Gennaro (1884), Grazietta (1887) y Emma (1889). La familia se mudó a Sórgono (Nuoro). Allí la familia aumentó, pues vinieron al mundo Marco (1893), Teresina (1895) y Carlo (1897).

En Sórgono, a los tres años, sufrió una caída que le produjo una deformación en la columna vertebral y le afectó el crecimiento. Nunca tuvo una altura superior a metro y medio. El accidente no solo lo dejó deforme, sino que fue el prólogo de la enfermedad que, en definitiva, lo llevaría a la tumba teniendo sólo 46 años. En efecto, ya siendo adulto, se hizo evidente en él la enfermedad conocida como morbo de Pott o Paraplejia de Pott. El morbo de Pott es una forma de tuberculosis caracterizada por la localización de las microbacterias en las vértebras de la columna. La enfermedad comienza en una vértebra y se expande a otras, reduciendo la distancia entre ellas. El morbo de Pott, además de doloroso, produce artritis, paraplejia y otras deficiencias neurológicas. Además del accidente de infancia, y las consecuencias de deformidad que le produjo, las estrechas condiciones de vida en las cuales transcurrieron tanto su infancia como su juventud, fueron el condicionamiento de esa dura enfermedad. Hay que recordar que cuando Gramsci contrajo la enfermedad, la tuberculosis era, entonces, incurable.

>> Texto completo / PDF