28/4/13

La acumulación primitiva en el marxismo / ¿Separación histórica o transhistórica de los medios de producción?

Paul Zarembka
Traducción del inglés por Isabel Harland de Benito & Claudia Composto

English/PDF  
La edición de septiembre de 2001 de la revista The Commoner está dedicada al tema de “los cercamientos”, esto es, el proceso de separación de los trabajadores de cualquier medio de producción para así convertirlos en trabajadores asalariados libres para los fines de la explotación capitalista. Este proceso no constituye un desarrollo natural, sino el resultado de violentos enfrentamientos.

Es un proceso que no sólo ha ocurrido en el pasado, sino que continúa hasta hoy en día. La conciencia de estas condiciones permanece ausente en muchas discusiones sobre el desarrollo social, incluso entre algunas que pretenden ser marxistas y reconocer la importancia de la lucha de clases.


Por lo tanto, The Commoner ha de ser elogiado por hacer hincapié en la vigencia permanente de este problema. No obstante, esta colección de artículos también incluye un error teórico básico, que radica en la presentación de la “acumulación originaria” como un concepto aplicable a todas las etapas del desarrollo capitalista, y no ya solo como el proceso de transición inicial del modo de producción feudal al capitalista. En este trabajo, revisaremos el uso de la categoría de “acumulación originaria” que se hace en la mentada colección de artículos, y lo compararemos con los propios enunciados de Marx, muy claros al respecto. En este sentido, sugerimos que la “acumulación de capital” propiamente dicha, sin la necesidad del adjetivo “primitiva”, incluye la fuerza y la violencia para lograr los objetivos capitalistas de separación entre productores y medios de producción. No hace falta recurrir a la palabra “primitiva” para reconocer este hecho. Las reflexiones de Rosa Luxemburgo son consistentes con nuestra perspectiva. Lenin, al definir la acumulación de capital como reproducción en escala ampliada, fue en parte responsable de dicha distorsión, pero siguiendo cierta ambiguedad presente en el propio Marx, problema que Luxemburgo abordó (cf. Zarembka, 2000). En lo que respecta a este artículo, utilizaremos el término “histórico” para referirnos específicamente a la transición originaria del feudalismo al capitalismo, y el de “transhistórico” cuando queramos remitimos tanto a esa transición como a los procesos que tienen lugar dentro del modo de producción capitalista propiamente dicho (y no a otros modos de producción).
THE COMMONER 
REVISTA THEOMAI  tomado de: 

>> Texto completo / PDF