28/4/13

Estética de la mercancía, subcultura y cultura de masas / Un croquis teórico

Wolfgang Fritz Haug

El salto mortal, que cada mercancía debe hacer, es la realización de su valor, llamado en lenguaje común, su venta. Marx analiza en El Capital el problema de la realización del valor:
“Las mercancías deben realizarse como valores antes de que puedan hacerlo como valores de uso. Por otra parte, deben probarse como valores de uso antes de que puedan realizarse como valores.”
El problema no podría ser formulado de forma más precisa. Es entonces más que sorprendente que Marx no investigara su solución práctica. Es como si hubiese "olvidado" el problema después de formularlo. En cualquier caso, en el contexto de El Capital desplaza el problema a otra contradicción, cuya forma de movimiento es el dinero.

Investiguemos esta contradicción que Marx "olvidó" un poco más de cerca, con el objeto de comprender su "forma de movimiento" (Marx: Bewegungsform). Uno puede realizar el valor de uso de una Mercancía extraña sólo después de haber realizado su valor para su propietario. De modo que no puede ser la satisfacción real de las necesidades individuales, es decir, no es el valor de uso lo que causa la compra. Sin embargo, la compra continúa constantemente. ¿Por qué? Obviamente, porque el comprador se promete a sí mismo la satisfacción de una necesidad a través del bien. Él no hace esto en el vacío sino sobre la base de la "significación-objeto" que la mercancía le presenta. Llamamos a esta parte del proceso la promesa objetiva del valor de uso, a la otra la promesa subjetiva del valor de uso. Lo que motiva la decisión de comprar no es el valor de uso sino la promesa del valor de uso. Un individuo con dinero se convierte en comprador cuando se promete el valor de uso sobre la base de la promesa objetiva del valor de uso del bien.

El modo en que existe la promesa del valor de uso es el modo estético en el sentido más amplio. "En el sentido más amplio" significa, entre otras cosas, que comprende todos los modos impersonales de la presentación del valor de uso y el modo personal de su presentación de la parte de los vendedores – pero también la recepción estética de la parte del comprador potencial. Llamaremos a este complejo reino de fenómenos y relaciones funcionales que se desarrolla para solucionar el problema cualitativo de realización4 de valor, el reino de la estética de la mercancía.