12/3/13

Tres miradas sobre una muerte

Osvaldo Drozd

En este momento de desafío tras la muerte del presidente Hugo Chávez, Estados Unidos reafirma su apoyo al pueblo venezolano y su interés en desarrollar una relación constructiva con el Gobierno venezolano”, afirmó el martes a través de un comunicado el presidente norteamericano Barack Obama, agregando luego que “mientras Venezuela comienza un nuevo capítulo en su historia, Estados Unidos sigue comprometido a políticas que promuevan los principios democráticos, el estado de derecho y el respeto por los derechos humanos”.

Cómo se debieran leer estas líneas desarrolladas por el mandatario de los EE.UU. Tal vez por lo que no dicen: no hay ningún elogio al fallecido presidente, sino más bien críticas solapadas expresadas a través de sintagmas como “relación constructiva”, “principios democráticos”, etc.
Mucho menos de esperar es alguna señal autocrítica por parte de Obama, en relación con acciones que su país realizó contra la soberanía de los países latinoamericanos. Estados Unidos nunca se equivoca, es la omnipotencia misma, y es por esto que a Las venas abiertas de América Latina, el presidente norteño nunca lo debe haber abierto, a pesar del gesto amistoso que Chávez le hiciera en Puerto España.

Tal vez haya que dejar que hablen otros políticos estadounidenses para saber qué quiso decir Obama. El senador demócrata Bob Menéndez expresó que Chávez “ha dejado un vacío político que esperamos sea cubierto pacíficamente y a través de un proceso democrático y constitucional”, agregando luego que “con elecciones justas y libres Venezuela puede comenzar a restaurar su democracia y garantizar el respeto por los derechos civiles, políticos y humanos de su pueblo”: Menéndez, de nacionalidad cubano-estadounidense, ocupa la presidencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y en su declaración es mucho más explícito que Obama, además de ser ambos del Partido Demócrata.

En tanto que un republicano como Ed Royce, quien a su vez es presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, aseguró que la muerte de Chávez “hace mella en la alianza de líderes izquierdistas anti-Estados Unidos en América del Sur” y que “ya era hora de librarnos de este dictador”. Royce prosiguió diciendo que “Venezuela tuvo una fuerte tradición democrática y era cercano a Estados Unidos” y que ahora “la muerte de Chávez abre el escenario para elecciones nuevas”, agregando que ahora son posibles nuevas relaciones entre su país y Venezuela. Le faltó decir “relaciones constructivas”. Mientras Venezuela está abriendo un nuevo capítulo, Estados Unidos sigue comprometido con lo de siempre.

La respuesta estadounidense no debiera sorprender a nadie, sino confirmar lo que ya se sabe. Por este motivo es interesante resaltar los pronunciamientos de los líderes de las nuevas potencias emergentes.

Según informa hoy la agencia rusa Ria Novosti, el presidente Vladímir Putin, además de presentar condolencias al vicepresidente Nicolás Maduro y al pueblo venezolano, calificó a Hugo Chávez como líder eminente y amigo fiel de Rusia. “Fue un hombre fuerte y fuera de lo común que miraba al futuro y siempre se fijaba los objetivos más ambiciosos a alcanzar”, dijo Putin, enfatizando que “el valor y la energía vital inherentes a los venezolanos” les permitirán superar la prueba y “continuar la causa noble de edificación de la República Bolivariana de Venezuela fuerte, independiente y próspera”. Putin, además, elogió las cualidades personales del mandatario bolivariano, que hicieron posible “sentar unas bases sólidas para la cooperación ruso-venezolana, impulsar los contactos políticos y poner en marcha importantes proyectos económicos y humanitarios”.

Por su parte, según informa la agencia estatal china Xinhua, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del gigante asiático, Hua Chunying, expresó que el presidente Hu Jintao y el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping, han comunicado respectivamente sus condolencias al presidente interino de Venezuela, Nicolás Maduro.

Según el portavoz, el presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Wu Bangguo, también envió un mensaje a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, dándole el pésame.

“El presidente Chávez fue un líder excepcional para su país y un buen amigo del pueblo chino”, dijo Hua, agregando que Chávez contribuyó significativamente a la promoción de las relaciones amistosas y cooperativas entre China y Venezuela, asegurando que el PCCh, el gobierno y el pueblo chino aprecian la tradicional amistad que une a las dos naciones, señalando también que China está dispuesta a trabajar con Venezuela para seguir profundizando la asociación estratégica bilateral basada en el desarrollo común, en beneficio de ambos pueblos.
MIRADAS AL SUR