25/3/13

La revolución permanente contra el Estado / El problema de la transición al comunismo en el pensamiento político de Lenin

Hernán Ouviña & Martín Cortés
  • “La lucha del proletariado no es sencillamente una lucha contra la burguesía por el Poder del Estado, sino también una lucha contra el Poder del Estado mismo”: Antón Pannekoek
A propósito de ‘El Estado y la revolución’, Roque Dalton supo decir que -entre otros motivos- fue escrito para combatir a los que gustan tanto de las citas y las sentencias que terminan por defenderlas de la revolución. Por las paradojas de la historia, el propio Lenin padeció aquello que con insistencia no dejó de denunciar a lo largo de sus textos, como en el Prologo del citado libro: “En vida de los grandes revolucionarios, las clases opresoras les someten a constantes persecuciones, acogen sus doctrinas con la rabia más salvaje, con el odio más furioso, con la campaña más desenfrenada de mentiras
y calumnias. Después de su muerte, se intenta convertirlos en santos inofensivos, canonizarlos, por decirlo así; rodear sus nombres de una cierta aureola de gloria para ‘consolar’ y engañar a las clases oprimidas, castrando el contenido de su doctrina revolucionaria, mellando su filo revolucionario, envileciéndola”.

Hoy en día, su pensamiento ha sido reducido, o bien a una serie de verdades reveladas que en conjunto delimitan la fidelidad doctrinaria con respecto al llamado marxismo-leninismo, o a un cúmulo de antiquísimas ideas que describen aspiraciones utópicas y preanuncian horrores totalitarios vividos durante el siglo pasado. En ambos casos, su legado se desvirtúa y amputa. No obstante, quizás la más grande y trágica ironía estribe en que -tal como apuntó Mel Rothenberg- la fuerza propulsora de E&R, emancipatoria y anti-estatal, terminó siendo utilizada para sustentar políticas reformistas en Occidente, y para justificar regímenes altamente represivos y anti-democráticos en el Este.

A sabiendas de todas estas lecturas, en el presente artículo intentaremos revisar críticamente algunos núcleos eclipsados del pensamiento leninista, en particular en torno a la problemática estatal. Sin ánimo dogmático pero tampoco inquisitorio, nos centraremos en un abordaje de E&R “a contrapelo”, interpretándolo como una teoría de la transición al comunismo que en esencia implica una revolución permanente contra el Estado como tal. El motor dialéctico de esta no es otro que “el movimiento real que anula y supera el estado de cosas existentes”.