1/3/13

Gramsci con Bourdieu / Hegemonía, consumo y nuevas formas de organización popular

Pierre Bourdieu ✆ Miguel Loureiro
Néstor García Canclini

No vamos a hacer una confrontación académica entre dos autores, sino un análisis interrelacionado de dos paradigmas capitales en la investigación actual sobre la cultura. Estos autores representan modos diferentes de observar la interacción ideológica entre las clases sociales. La orientación gramsciana se caracteriza por estudiar los procesos culturales en tanto están constituidos por la contraposición entre acciones hegemónicas y subalternas. Bourdieu, por su parte, es quien más ha desarrollado un modelo según el cual la cultura de las distintas clases se configuraría por la apropiación diferencial de un capital simbólico común, por las maneras en que el consumo las incorpora a la reproducción social .

Nos interesa, más que la posible complementación entre las obras de ambos autores, imaginar y discutir la aproximación entre sus estilos de análisis.
No sólo como contribuiría la problemática privilegiada por uno a enriquecer la elaborada por el otro, sino en qué sentido el acercamiento reelaboraría ambas problemáticas, el campo conceptual en que ellas coexisten en la realidad (y se ignoran en la bibliografía). También nos preguntaremos qué consecuencias tienen una y otra concepción de los procesos culturales en el debate presente sobre la crisis de hegemonía de los partidos y la construcción de nuevas formas de organización popular y de práctica política.

Se necesitaba una obra tan lacónica como la de Gramsci para hacerle decir tantas cosas. Como teórico de la superestructura, sirvió para desembarazares del economicismo leninista. Su dedicación a la cultura popular dio esperanzas de que la escasa elaboración marxista sobre la ideología, que de Marx a Althusser se restringió casi siempre a la ideología dominante, ahora sí pudiera explicar las culturas subalternas. Ante la crisis del althusserismo, de su positivismo estructuralista y su concepción funcionalista sobre los aparatos ideológicos, redescubrimos la fecundidad política y científica del concepto "aparatos de hegemonía". Hubo quienes encontraron en él al teórico clave para todo: el superador de Lenin, el intérprete de la crisis del capitalismo y de la revolución en Occidente, la reformulación de la teoría del Estado y del partido, el estratega de las coyunturas. ¿Puede una obra tan fragmentaria suministrar visiones completas y satisfactorias sobre fenómenos tan diversos?

¿O será Gramsci, más que el autor de algunos miles de páginas, a veces brillantes, a veces rudimentarias, un lugar imaginario donde situamos la fantasía de que el marxismo vuelva a funcionar como el surtidor de recetas omnicomprensivas?

Si fuera así, la pregunta básica ya no sería - como en tanta bibliografía reciente –¿cuál es el verdadero Gramsci? Pese a la pertinencia de esta cuestión para la historia del marxismo, más allá de la utilidad que tuvieron los esfuerzos hermenéuticos de Buci Glucksmann y Portantiero, entre otros, pareciera llegado el momento de hablar, no de "los usos de Gramsci" sino de sus límites. Por ejemplo, de lo que la expansión entusiasta del gramscismo ha impedido pensar. De cómo en ciertas universidades latinoamericanas el uso simplificador o excluyente de dos o tres esquemas desgajados del universo gramsciano redujo la complejidad desconocida del campo cultural. ¿Cuántos libros y tesis se han escrito suponiendo que explicar procesos sociales consiste en ver qué hechos se dejan encolumnar en una lista de "hegemónicos" y otra de "subalternos"?

Néstor García Canclini
Néstor García Canclini es un filósofo, sociólogo y crítico de arte argentino. Doctorado en Filosofía en las Universidades de La Plata y de París. 
Autor de numerosas publicaciones, entre otras: "Cortázar, Una Antropología Poética"; "Las Culturas Populares en el Capitalismo" (Premio Casa de las Américas 1981). Actualmente es profesor de la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México.