25/2/13

El capitalismo en el atolladero

Michel Husson

Es evidente que la crisis capitalista no ha terminado. Cinco años después de que estallase, este texto es un resumen actualizado de trabajos anteriores que adopta tres perspectivas. La primera parte ofrece una visión general de las principales tendencias del capitalismo después del gran giro liberal de los años 1980. La segunda utiliza ese marco interpretativo para definir las coordenadas de la crisis actual. Finalmente, la última parte aborda específicamente las características concretas de la crisis en Europa.

Proponemos para ello utilizar un método que podría calificarse de "espectrográfico". Se trata de caracterizar las fases del capitalismo a partir de una serie de indicadores y permite identificar tres tendencias principales:
- una crisis de regulación del capitalismo;
- el desequilibrio de la economía global;
- la contradicción entre el modelo energético y el desafío climático.

Una crisis de regulación

Hablar de crisis de regulación es una forma de entenderse que no implica defender la teoría de la regulación y menos aún sus implicaciones “armonicistas”. La idea de fondo es que el capitalismo periódicamente redefine el modo concreto en el que opera, que debe responder a una serie de contradicciones a las que se enfrenta permanentemente, pero que "gestiona" de manera diferente. El capitalismo tiene una historia: sus mecanismos subyacentes son inmutables, pero la manera en la que opera difiere de un período a otro, y también de un país a otro. Este enfoque identifica dos grandes fases en la historia reciente del capitalismo: la "edad de oro" del capitalismo "fordista", desde la Segunda Guerra Mundial a la recesión general de la década de 1970, y el capitalismo "neoliberal" que le sucedió, después de un período de transición, que entró en una crisis abierta en 2008.