31/1/13

Apuntes sobre la subalternidad / En el Grupo de Estudios Subalternos hay una gran influencia de la obra gramsciana

Nuestra intención aquí es rastrear cuánto de los postulados y preguntas difíciles del Said de Orientalismo hay, y se continúan, en las producciones críticas de algunos representantes del grupo de los Estudios Subalternos.

Gayatri Spivak Chakravorty
Hablamos de Gayatri Spivak Chakravorty y Dipesh Chakrabarty oportuna y respectivamente. En este sentido es que tentaremos una genealogía y no en otro. En relación a ‘Orientalismo’ James Clifford refirió que sus ambivalencias metodológicas y las características de la experiencia global del momento/contexto en que fue escrito (1978) generaron en Said preguntas difíciles y
que el resultado de ellas fue esta obra que nos convoca. Y realmente así fue.

Dipesh Chakrabarty
Tanto es así que tal obra originó, entre tantas otras consecuencias sobre el conocimiento, una corriente de estudios: Los Estudios Poscoloniales. Nuestra hipótesis es que Orientalismo, también, pudo haber generado la formación del Grupo de los Estudios Subalternos Indios, porque encuentro que muchas de las preocupaciones, preguntas y planteos de Said están patentes en los escritos de este Colectivo. Asimismo, creemos que estos representantes fueron un poco más allá de los planteos saidianos. Porque Said reconoció y demostró que el discurso Occidental de poder generaba una situación de dominación anclada en prejuicios sobre el Oriente que iterativamente confirmados desde cada una de las diferentes disciplinas y áreas del saber dieciochesco y decimonónico no hacían más que consolidar otro inferiorizado: el oriental orientalizado. Pero, el Colectivo de los Estudios Subalternos amplió el margen y demostró que hay más inferiorizados en el mundo.

Los Estudios Subalternos, desde entonces, hablarán de sujetos históricos subalternizados. Asimismo tanto Spivak como Chakrabarty pondrán en la escena del problema ya no sólo a los agentes del Imperio generadores de un discurso otrificador y represivo -identificados muy bien por Said- sino también a los intelectuales que pretenden criticar esos discursos pero que, quizás, sin querer, quizás queriendo, terminan siendo cómplices de ellos. Entonces, Said con su Orientalismo pone en evidencia toda esta lógica de la construcción del conocimiento sobre Otros y cómo esta lógica va acompañada del colonialismo y el imperialismo como sustentos base para operar sobre las colonias y los sujetos coloniales otrificados. Mientras los Estudios Subalternos van un poco más allá de esto sosteniendo que aún descubriendo este discurso y a sus agentes resta descubrir, auto-diagnosticar y evaluar cuánto contribuimos nosotros mismos a mantenerlo y cómo podemos hacer para desactivar esos canales de contribución, o, al menos, resistirlos.