31/12/13

Gramsci y el progresismo actual

Alejo Fernández Pérez  |  En el desarrollo del progresismo actual se puede afirmar que más importantes que las ideas de Marx o Lenin son las Gramsci, el hombre que más ha influido en la increencia de nuestra sociedad. En numerosas ocasiones he llamado la atención sobre la dependencia total del progresismo respecto de las ideas de Gramsci, posiblemente, el pensador que más ha influido en el mundo del marxismo desde los año 20.

En Catholic.net encontramos notables estudios de Lucrecia Rego y otros sobre Gramsci. Inmersos en un mundo “progresista” es indispensable conocer sus raices para entender al mundo actual. Intentaremos resumirlos y comentarlos en el breve espacio de un artículo. En el desarrollo del progresismo actual se puede afirmar que más importantes

28/12/13

Gramsci e Togliatti | Una storia preconcetta

Nerio Naldi  |  La tesi principale del nuovo volume di Mauro Canali Il tradimento. Gramsci, Togliatti e la verità negata (Marsilio, Venezia, 2013) è che Togliatti tradì Gramsci. Lo tradì politicamente, a partire dall’ottobre del 1926, quando si oppose alla sua intenzione di presentare un documento che era favorevole alla parte maggioritaria del Partito comunista sovietico, ma al tempo stesso critico di alcuni tratti della sua politica; lo tradì accettando i dettami di Stalin negli anni che seguirono; lo tradì intervenendo con pesanti censure e manipolazioni nella pubblicazione dei suoi scritti dopo la fine della guerra. Lo tradì criminalmente, a partire dal febbraio del 1928, sabotando molteplici tentativi di ottenerne la liberazione.
La tesi non è nuova e la presenza di zone d’ombra nella storia del Partito comunista italiano e nei rapporti fra questo e Gramsci e in particolare nei rapporti fra Gramsci e Togliatti è riconosciuta da tempo. Ma Canali presenta nuovi documenti e riletture di fonti già note

Storia e storie | A proposito delle divergenze fra Gramsci e Togliatti

Antonio Di Meo  |  1. Oramai si va affermando un nuovo genere letterario: il noir di tipo storico. Il massimo esempio di esso, a livello mondiale, è Il codice da Vinci di Dan Brown. In Italia, come di consuetudine, la fantasia degli autori è ristretta a pochi argomenti, così come le tirature. Uno di questi è certamente la vicenda della coppia Antonio Gramsci – Palmiro Togliatti, ovvero del Pci delle origini. Rispetto a Dan Brown, però, negli autori italiani di questo genere si avverte chiaramente una certa inclinazione di tipo apparentemente realistico, associata a una forma di livore, spesso aggressivo, diversamente modulato, inspiegabile sia si tratti di fantasia, sia – ancor di più – si presenti l’opera come una ricerca storica documentata. Naturalmente le variazioni sul tema sono numerose. Una di queste è contenuta nel recente libro di Mauro Canali enfaticamente (e si capirà il perché) intitolato Il tradimento. Gramsci, Togliatti e la verità negata. Ancora? dirà qualcuno: ancora, purtroppo ! Siccome il libro è presentato dall’autore come un libro di storia, cercherò di esaminarlo come se lo fosse. Premetto, però, che non essendo uno storico

27/12/13

Thompson y Hobsbawm frente a los dilemas del marxismo historiográfico: concepción de la historia, estrategia teórica y propuesta política

  • Una reflexión sobre la apropiación del marxismo en general y de la influencia de Gramsci en particular
Foto: E. P. Thompson & Eric Hobsbawm 
Francisco Erice Sebares  |   El artículo analiza en términos comparativos la obra de los dos más conocidos historiadores marxistas británicos, Eric J. Hobsbawm y Edward P. Thompson. Partiendo de su postura respectiva ante los grandes dilemas y algunos problemas centrales de la interpretación histórica (determinación estructural-human agency, historia desde abajo-historia desde arriba, papel de las clases o la cultura), el trabajo reflexiona sobre su distinta apropiación del marxismo en general y de la influencia de Gramsci en particular. También se adentra en sus discrepancias en torno a la implantación política de la Historia, desde el realismo radical que se auto-atribuye Hobsbawm al utopismo romántico que se ha achacado a Thompson. Admitiendo la pertinencia relativa de estas polarizaciones, reflejo

25/12/13

El escritor Italo Svevo fue “descubierto” por James Joyce

Antonio Gramsci  |  Italo Svevo fue revelado a los literatos italianos por James Joyce, que lo había conocido personalmente en Trieste (cabe recordar, sin embargo, que Italo Svevo había escrito alguna vez en “Crítica Sociale”, hacia 1900). Conmemorando a Svevo, “Fiera Letteraria” sostiene que antes de esta revelación había existido ya un “descubrimiento” italiano: “Éstos días, una parte de la prensa italiana ha repetido el error del descubrimiento francés” (es decir, debido a Crémieux; pero Joyce era quien había hablado a éste de Svevo: “Fiera Letteraria” juega, pues, con el equívoco); parece que incluso los periódicos más importantes ignoren lo que se dijo e hizo en el debido momento. Debe decirse, pues, una vez más, que los primeros informados de la obra de Svevo fueron los italianos cultos; el escritor de Trieste tuvo en Italia el primer y legítimo reconocimiento gracias a Eugenio Montale, quien habló de él en las revistas “Esame” y “Quindicinale”. No queremos negar con esto a los extranjeros lo que en justicia les corresponde; pero nos parece que ninguna sombra debe

23/12/13

Democracia, mito y religión | El Maquiavelo de Gramsci entre Georges Sorel & Luigi Russo

Fabio Frosini  |  1. En el § 1 del Cuaderno 13 Gramsci nota que « El Príncipe de Maquiavelo podría ser estudiado como una ejemplificación histórica del “mito” soreliano»1, y añade:
En todo el libro Maquiavelo trata de cómo debe ser el Príncipe para conducir a un pueblo a la fundación del nuevo Estado, y el tratamiento se conduce con rigor lógico, con desapego científico: en las conclusiones, Maquiavelo mismo se hace pueblo, se confunde con el pueblo, pero no con un pueblo «genéricamente» entendido, sino con el pueblo al que Maquiavelo ha convencido con su tratado precedente, del que él se vuelve y se siente conciencia y expresión, se siente mismidad [medesimezza]:  parece que todo el trabajo «lógico» no es más que una autoreflexión del pueblo, un razonamiento interno, que se hace en la conciencia popular y. que tiene su conclusión en un grito apasionado,

Egemonia e controegemonia in Gramsci

  • “Tuttavia questa concezione “verbale” non è senza conseguenze: essa riannoda a un gruppo sociale determinato, influisce nella condotta morale, nell’indirizzo della volontà, in modo più o meno energico, che può giungere fino a un punto in cui la contraddittorietà della coscienza non permette nessuna azione, nessuna decisione, nessuna scelta e produce uno stato di passività morale e politica. La comprensione critica di se stessi avviene quindi attraverso una lotta di “egemonie” politiche, di direzioni contrastanti, prima nel campo dell’etica, poi della politica, per giungere a una elaborazione superiore della propria concezione del reale. La coscienza di essere parte di una determinata forza egemonica (cioè la coscienza politica) è la prima fase per una ulteriore e progressiva autocoscienza in cui teoria e pratica finalmente si unificano.” | Antonio Gramsci
Giuseppe Prestipino  |  Il termine controegemonia o una sua variante non si trovano nei Quaderni gramsciani. Possiamo trovarvi il concetto, là dove Gramsci ragiona sul possibile conflitto tra l’egemonia di coloro che detengono il potere e la capacità egemonica, attuale o virtuale, di gruppi subalterni non più passivi e disgregati: «La comprensione critica di se stessi avviene quindi attraverso una lotta di “egemonie” politiche, di direzioni contrastanti, prima nel campo dell’etica, poi della politica, per giungere a una elaborazione superiore della propria concezione del reale. La coscienza di essere parte di una determinata forza egemonica (cioè la coscienza politica) è la prima fase per una ulteriore e progressiva autocoscienza in cui teoria e pratica finalmente si unificano. Anche l’unità di teoria e pratica non è quindi un dato di fatto meccanico, ma un divenire storico, che ha la

18/12/13

Gramsci y la cuestión meridional

Mario García Bonafe  |  J. Schumpeter en su ensayo Ciencia e Ideología escribe que los prejuicios ideológicos de ciertos autores no constituyen ninguna limitación científica. En efecto, ni la “inocuidad del prejuicio ideológico” de Adam Smith, ni la condición de “burgués radical” de Marx, ni la visión de un “capitalismo decadente” en Keynes alteran el valor científico de sus análisis (1). En el caso de Antonio Gramsci el prejuicio ideológico es su condición de sardo, su visión del problema nacional, y es nuestro propósito demostrar a lo largo de estas páginas, que precisamente en tanto en cuanto Gramsci era miembro de una comunidad oprimida planteó científicamente los problemas que se derivaban del desarrollo desigual que caracteriza al capitalismo italiano; y si ello fue así, es porque a diferencia de los meridionalistas que le precedieron, Gramsci pertenecía a esa constelación de pensadores, que como diría Schumpeter, se caracteriza porque “son inmunes a los prejuicios ideológicos y

16/12/13

Pueblo en Gramsci

  • Este artículo es un fragmento de una investigación mayor que tuvo por resultado la Tesis Doctoral titulada: “El pueblo cordobés a principios de siglo XXI: entre el Capitalismo, el Poder y la Resistencia”
Sergio Job  |  Siguiendo a Hobsbawm se entiende aquí que “la historia y el estudio del mundo de las clases subalternas se han convertido en uno de los sectores de la historiografía en más rápido crecimiento y expansión […] Hoy sería muy difícil, sino imposible, discutir de problemas de cultura popular sin aproximarnos mayormente a Gramsci, o sin hacer un uso más explícito de sus ideas, tal como, según Burke, lo han hecho E. P. Thompson y Raymond Williams” (1987:23). 

Si bien Gramsci, a lo largo de sus desarrollos teóricos, no hace mucha referencia al concepto pueblo en particular, sí es un autor que “cabe

15/12/13

Gramsci et le politique

  • Cet article a été initialement publié dans la revue format papier ContreTemps n°18, avec pour sous-titre « De l’État comme "événement métaphysique" à l’hégémonie comme "fait philosophique" ». Peter Thomas est maître de conférences en sciences politiques à l'Université de Londres (Brunel). Il est l'auteur de l'un des principaux ouvrages de référence du renouveau des études sur Gramsci dans la théorie sociale contemporaine, ‘The Gramscian Moment’
Antonio Gramsci ✆ Gabriele Cancedda
Peter Thomas  |  L’une des formes de la prise en compte dans le champ de la philosophie politique des vagues de protestation contre le « nouvel ordre mondial » des années 1990, en particulier des divers mouvements politiques et sociaux du nouveau millénaire, a été le regain d’intérêt pour la nature « du » politique dans sa relation à « la » politique. Même – et en particulier - dans leurs hésitations, leurs faiblesses et leurs défaites, ces mouvements ont été à l’origine du débat sur les paramètres nécessaires à la définition aujourd’hui d’un projet politique de gauche réaliste. Ces discussions ont alors rouvert, au moins pour un courant « minoritaire » significatif, la question de

13/12/13

La capacidad de comprensión de los trabajadores y el trato intelectual serio que hay que darles

Antonio Gramsci  |  L’Humanité, órgano oficial del Partido socialista francés, en su número del 27 de diciembre pasado, cita en sus puntos esenciales la propuesta para la constitución de los Consejos de fábrica votada en el Congreso cameral de Turín por 38.000 obreros organizados, y la comenta de modo muy favorable.

En esa propuesta, y en el hecho de que en toda Italia ya se haya planteado la cuestión de los Consejos y se espere una solución por parte de las masas, L’Humanité ve un signo de la madurez política del proletariado italiano que, mientras la institución parlamentaria se va progresivamente descomponiendo, inicia los primeros experimentos para la creación de los órganos gracias a los cuales los trabajadores podrán asumir la dirección de la sociedad que la gestión burguesa ha llevado a la ruina, discute la extensión de sus atribuciones, y trata de determinar con exactitud su tarea y las relaciones con los organismos existentes.

10/12/13

Gramsci | Sobre las estadísticas y la acción política

La aplicación de las leyes estadísticas a la ciencia y al arte políticos puede tener consecuencias muy graves en la medida en que sirve para construir perspectivas y programas de acción; si en las ciencias naturales la ley sólo puede determinar despropósitos y errores de bulto, que se pueden corregir fácilmente con nuevas investigaciones y lo único que hacen es cubrir de ridículo al científico individual que la ha utilizado, en la ciencia y en el arte políticos puede producir verdaderas catástrofes, de cuyo daños no podremos nunca resarcirnos.

De hecho, en política la elevación de la ley estadística a la categoría de ley esencial, de acción fatal, no sólo constituye un error científico sino que es un error práctico en acto; además, favorece la pereza mental y la superficialidad programática. Debe observarse que la acción política tiende, precisamente, a hacer salir a la multitud de la pasividad, es decir, a destruir la ley de los grandes números; ¿cómo se puede

6/12/13

Una de de las crónicas de Gramsci en ‘L’Ordine Nuovo’

Giovanni Urbani  |  L’Ordine Nuovo semanal apareció en Turín del 1 de mayo de 1919 al 24 de diciembre de 1920. Quiso ser, programáticamente, una “revista comunista de cultura”, en un sentido radicalmente nuevo respecto del significado tradicional del término “cultura”. La idea central, tal como aparece en los [dos] conocidos artículos de Gramsci, “El programa de L’Ordine Nuovo”, de agosto de 1920, es la de hacer de la revista un centro de elaboración y de clarificación de la experiencia real del movimiento obrero turinés.

Pero, para todo el grupo ordinovista, y particularmente para Gramsci, eso no podía suceder sin una obra de educación y de autoeducación incesante de las masas que, en el fuego de la acción, debían transformarse seleccionando de su propio seno los cuadros dirigentes, es decir, los “intelectuales socialistas”

5/12/13

¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci!

  • El texto que a continuación presentamos ha sido extraído del Capítulo 12 del libro “¡Manos fuera del camarada Antonio Gramsci!”
José Antonio Egido   |  En ningún momento ni en libertad ni en cautiverio Antonio [Gramsci] emitió ningún juicio crítico y mucho menos de descalificación contra la dirección del Partido bolchevique nucleada desde 1926 en torno al camarada José Stalin. Lo dice claramente Macciocchi en su libro: "Gramsci aprueba “la línea de Stalin” 1.  A quien condenó con una fuerza cada vez mayor fue a la oposición dentro de la dirección comunista. Se lo dice de mal humor a Togliatti que está en Moscú y que no ha comprendido la carta enviada por él a los camaradas soviéticos en relación a la lucha entre mayoría y oposición: “Todas nuestras observaciones están dirigidas contra las oposiciones (se refiere a Trotsky y Zinoviev)” 2. En octubre de 1927 cuando se preparaban los textos para el XV Congreso del Partido Bolchevique la inmensa mayoría de los afiliados, 740.000, votó a favor de las posiciones del Comité Central y tan solo 4.000 a favor del bloque trotskista y zinovievista.

Mi Gramsci | El que piensa la norma como una construcción política, en la lengua nacional-popular...

Diego Bentivegna  |  Leído ayer, en la presentación de los Escritos sobre el lenguaje de Antonio Gramsci en la Universidad de Tres de Febrero. Mi Gramsci ¿Para qué? ¿Por qué Gramsci? Diría, en principio: porque es un lugar en el que algunas cosas se entrecruzan y resisten. Diría: también, porque algo en sus textos sobrevive. Es resistencia y es supervivencia.

Comencé a pensar el problema del lenguaje en Gramsci hace añares, “hace mil años”, cuando Elvira, mi maestra, que ahora está frente a nosotros para presentar el libro, lo cual es para mí y para muchos que estamos acá objeto de alborozo, me llevó a investigar, en un proyecto de adscripción para su cátedra,

4/12/13

El periodista Antonio Gramsci

Antonio Gramsci 
✆ Renzo Galeotti
Dênis de Moraes  |   Este texto es una versión preliminar de parte de la investigación “Gramsci y la prensa: periodismo, hegemonía y contra-hegemonía”, que coordino en Brasil con los apoyos del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico y de la Fundación Carlos Chagas Filho de Amparo a la Investigación del Estado de Río de Janeiro.

Português
Mi objetivo es contribuir para hacer más conocida la trayectoria y los escritos periodísticos del filósofo marxista italiano Antonio Gramsci (1891-1937), desde sus años de iniciación en Turín hasta la fundación de L’Unità, periódico oficial del Partido Comunista de Italia (PCI), del cual fue redactor-jefe. Sus actividades como periodista se vinculan, en la mayor parte del tiempo, a la militancia como intelectual, activista revolucionario y dirigente comunista. Sólo se interrumpieron el 8 de noviembre de 1926, cuando fue detenido por la dictadura fascista en base a leyes de excepción decretadas por Benito Mussolini, después de revocadas sus inmunidades como diputado electo por el PCI el 6 de abril de 1924. Aún en las terribles condiciones de la cárcel, Gramsci encontró

Il tempo di Gramsci e dei comunisti | Incontro con Gianni Fresu

Foto: Gianni Fresu
Che la sinistra cosiddetta radicale sia in estrema difficoltà e stia  annaspando per non affogare del tutto, è fuor d’ogni dubbio. E’ altrettanto vero che all’indomani di ogni sconfitta subita dai comunisti, c’è sempre un vivace fermento, all’interno di essi e delle loro organizzazioni, per cercare di analizzare   e capire, produrre e organizzare. E, magari, tentare di unire.

Questo è quello che si propone il manifesto “Cominciadesso” e questo è quello che auspica Gianni Fresu, storico dell’Università di Cagliari, reduce dalla ”Ghilarza Summer School – seminario internazionale di studi gramsciani” che prova a tracciare una linea, un pungolo per Rifondazione e Comunisti italiani che trovino «quel coraggio che è mancato per  la Federazione della Sinistra».

Un coraggio che ha fatto in modo di vedere un’unità praticata tra le due organizzazioni comuniste, ma sciolta per tatticismi di alleanza ed elettoralistici. A partire da Gramsci,

1/12/13

Autonomía | La coleta del Barón de Münchhausen

  • Ponencia presentada en Lebrija, 22 de Noviembre, 2013 | “Jornadas Internacionales de Autogestión”
  • Barón de Münchhausen
    ✆ Museo Munchausen,
    Bodenwerder, Alemania
  • Para Gramsci, la Autonomía era “el más adecuado órgano de educación recíproca y de desarrollo del nuevo espíritu social que el proletariado ha logrado extraer de la experiencia viva y fecunda de la comunidad de trabajo.”
Nicolás González Varela  |  Entendemos la “Autogestión” como un movimiento real de acciones e ideas que, desde el mismo nacimiento del Capitalismo, estimula e incita a los trabajadores en sentido amplio a arrebatar al Capital el poder sobre los centros de trabajo y lugares de manufactura para substituirlos, superándolos en nuevas formas de dirección y representación, por la organización de los productores. Marx denominaba a esta nueva organización social como una comunidad de “productores asociados”. Los orígenes históricos de esta idea de organización desde abajo de una región o una nación en base a una institución de clase centrada en la hegemonía de los trabajadores (llámese foro, burgo, cantón, comité, consejo, asamblea, etc.) no ha sido todavía escrita, y no es casualidad. Aunque empecemos aquí con la tradición que nace en Engels y Marx, la idea de la autodeterminación

La época de Antonio Gramsci - I & II

Antonio Gramsci y su época ✆ A.d. 
Jorge Luis Acanda González  |  Antonio Gramsci nació en 1891 y murió en 1937. Su vida estuvo enmarcada en una época pletórica en importantes acontecimientos históricos. Fueron ante todo años de transición. En las tres últimas décadas del siglo XIX se produjo el paso de una fase del modo de producción capitalista a otra: el tránsito del capitalismo industrial de libre concurrencia al capitalismo financiero monopólico, o imperialismo. Esa transformación en el patrón de acumulación capitalista tuvo profundas consecuencias en todos los ámbitos de la vida social. El aumento de la producción industrial y la concentración de la propiedad y el capital trajo aparejado, por un lado, la agudización de las contradicciones entre las burguesías financieras nacionales de las grandes potencias europeas, necesitadas de nuevos mercados y fuentes de materias primas, y por el otro el crecimiento numérico de la clase obrera y de su concentración geográfica en grandes polos

La dialéctica voluntad-circunstancias en el marxismo y en Gramsci

  • “Su grito de guerra ha de ser: la revolución permanente” | Marx: Mensaje del Comité Central de la Liga de los Comunistas, 1850
  • “Una sociedad no desaparece nunca antes de que sean desarrolladas todas las fuerzas productivas que pueda contener” | Marx: Prólogo a 'Crítica de la economía política', 1859
Aquiles Chihu Amparán  |  Si entendemos por antinomia la contradicción entre dos proposiciones, ambas igualmente demostrables' vemos que el marxismo incurre en una cuando plantea las siguientes proposiciones:

  • La historia de la humanidad es producto de la voluntad de los individuos.
  • La historia de la humanidad es el resultado del desarrollo de circunstancias socio-económicas.

Un razonamiento no dialéctico lleva al reduccionismo que observa como dualismo y polos inconexos a la pareja voluntad-circunstancias cuando esa relación debe verse como un monismo articulado en el que van íntimamente relacionados voluntad y circunstancias.

30/11/13

Sobre Gramsci y Lukács | El marxismo occidental

Manuel Góngora   |  Cuando se habla del “marxismo occidental” o “europeo”, se hace atendiendo a los criterios diferenciados con el llamado “marxismo soviético” o “ruso”. Diferencias que se sustentan, según sus autores, en el enriquecimiento de los principios en unos casos y en una explicación más fidedigna de la filosofía de Marx y Engels en otros. En este caso, nos surge la pregunta clave: ¿Puede el marxismo ser objeto de interpretación y de aplicación variada y contradictoria?

Durante la vigencia de la Unión Soviética, son muchos los teóricos componentes de las llamadas corrientes del “marxismo occidental” y de la “Escuela de Frankfurt” que la critican desde un plano intelectual, por su alejamiento del marxismo verdadero. Denuncian, sin embargo, aspectos sobre la interpretación que el socialismo ruso hace de las obras de Marx y Engels, que habían sido puestos en discusión anteriormente, como

Gramsci: el mito y la voluntad colectiva

  • “Por afectos entiendo las afecciones del cuerpo por las cuales la potencia de obrar del cuerpo mismo es aumentada o disminuida, favorecida o reprimida, y al mismo tiempo las ideas de estas afecciones.” | Baruch Spinoza
Esteban Rodríguez  |  Horacio González decía que Sorel ha sido de esos pensadores rezagados del raconto de la historia del pensamiento; más utilizado que citado. Es que de alguna manera sus guiñes, reales o no con el fascismo, o en todo caso las lecturas que el fascismo hizo de Sorel, lo volvieron un pensador difícil de digerir. Sorel incomoda cuando le discurrimos. No es una escritura fácil. Pero también, porque tampoco se dan cita respetuosamente las polémicas que invoca. Ahora bien, este no es el caso de Antonio Gramsci; en este caso más citado que leído. Gramsci se hace cargo de Sorel. Nomás en la primera página de su ensayo hará explícita la paternidad general que atraviesa el Príncipe Moderno. Porque de alguna manera, el Príncipe Moderno de Gramsci es una reescritura del Príncipe de Maquiavelo desde las

Una mirada sobre otra | El Gramsci que conoció Mariátegui

José Carlos Mariátegui ✆ A.d.
Fernanda Beigel  |  Nuestra ponencia recorre el itinerario de José Carlos Mariátegui (1894-1930) en Italia, entre 1919 y 1922, y pretende dilucidar el impacto que la experiencia ordinovista tuvo en la formación del marxista peruano. Es el resultado de una residencia de investigación doctoral realizada en Italia, principalmente en el Centro Studi Piero Gobetti y los Istituto Gramsci de Roma y Turín.

Fernanda Beigel
Exponemos los resultados del  seguimiento pormenorizado que hicimos del recorrido y las lecturas del Amauta durante su estadía italiana y analizamos los vínculos de esta experiencia con la praxis editorialista que ejecutó a su regreso al Perú. Pretendemos explicar cómo se produjo el acercamiento de Mariátegui al marxismo italiano y, en particular, al ordinovismo. A pesar de los valiosos esfuerzos historiográficos realizados, que permitieron precisar el

Apuntes sobre la política de Maquiavelo

Antonio Gramsci  |  El carácter fundamental de El Príncipe no es el de ser un tratado sistemático, sino un libro "viviente", donde la ideología política y la ciencia política se fundan en la forma dramática del "mito". Entre la utopía y el tratado escolástico, formas bajo las cuales se configuraba la ciencia política de la época, Maquiavelo dio a su concepción una forma imaginativa y artística, donde el elemento doctrinal y racional se personificaba en un condottiero [capitán] que representa en forma plástica y "antropomórfica" el símbolo de la "voluntad colectiva". El proceso de formación de una determinada voluntad colectiva, que tiene un determinado fin político, no es representado a través de pedantescas disquisiciones y clasificaciones de principios y criterios de un método de acción, sino como las cualidades, los rasgos característicos, deberes, necesidades, de una persona concreta, despertando así la fantasía artística de aquellos a quienes se procura convencer y dando una forma más concreta a las pasiones políticas [1].

29/11/13

De la crítica al Mito Político al Mito Político como crítica

  • Georges Sorel, Antonio Gramsci y José Carlos Mariátegui rompen con la valoración negativa del mito político en tanto lo consideran un elemento fundamental de la lucha política
Foto: Georges Sorel
María José Cisneros Torres  |  El concepto de mito político nació como concepto teórico a comienzos del siglo XX. Fue George Sorel el primero en teorizarlo. Sin embargo, sigue siendo éste un concepto de complejo abordaje. Sus usos están cargados de connotaciones peyorativas muy fuertes, en las cuales la tendencia a considerarlo un fenómeno anormal y a excluirlo como categoría heurística de lo político es lo que predomina. Esto es así, porque para las teorías políticas de raigambre racionalista -como lo son el liberalismo y el marxismo ortodoxo-, el concepto de mito político denota fenómenos de irracionalidad en el ámbito de la política que desvían y/o enmascaran el verdadero sentido de ésta.

Desde una perspectiva diferente, influenciada por el marxismo, pero que busca una compresión del mito político más dialéctica y cercana a la praxis que a la especulación pura y esencialista de la política, Georges Sorel, Antonio Gramsci y José Carlos Mariátegui rompen con la valoración negativa de éste. Realizar un análisis de las concepciones desarrolladas al respecto por cada uno de estos

27/11/13

Semana de Estudios Gramscianos en Argentina

  • Ernesto Sábato había presentado a Gramsci como uno de los "más puros héroes civiles" de Italia. A casi 80 años de su muerte, su obra sigue siendo leída y aplicada a nuestras sociedades.
Damián Andrada  |  El pensamiento del intelectual socialista Antonio Gramsci está más vigente que nunca en Argentina y en las democracias post-neoliberales latinoamericanas. Por esta razón, el Instituto Italiano di Cultura, la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la Fondazione Instituto Gramsci di Roma realizaron la primera “Semana de Estudios Gramscianos en Argentina” del 11 al 15 de noviembre.

En el primer día se presentó Vita e pensieri di Antonio Gramsci (1926-1937), que recoge el pensamiento del intelectual sardo durante sus años en la cárcel.

22/11/13

‘Odio a los Indiferentes’ de Antonio Gramsci | Vivir significa tomar partido, y no hacerlo es ceder ante la fatalidad

Santiago Barrios  |  El martes en la noche fui al centro comercial. Buscaba libros de Antonio Gramsci (1891-1937). En la mañana traté de localizarlos en formato eBook en la Internet en un idioma inteligible para mí, pero no los encontré. Al llegar vi gente de todos los pelambres, muchos con bolsas coloridas, todos estaban de compras. En la metrópolis la comunidad se congrega en el centro comercial, reemplaza la plaza de los pueblos. El piso era brillante, impecable, se oía música inofensiva y se veían vitrinas suntuosas exhibiendo mercancía nueva, no muy innovadora. Bullía el capitalismo, había pujanza, movilidad social, todos eran felices. Al entrar en la librería vi las novedades editoriales: había varias obras de Alice Munro, principalmente, el Premio Nobel de literatura disparó la demanda de su producción, especulé. Entonces pregunté al dependiente por los trabajos de Gramsci. El hombre dudó. Caminó cabizbajo hasta una zona remota y despoblada, al fondo, a donde encontramos un solo ejemplar olvidado de Odio a los Indiferentes.

19/11/13

¿Por qué leer a Gramsci?

Jorge Luis Acanda González  |  En las líneas finales del anterior capítulo califico como “imprescindible” a la tarea de apropiarnos de la herencia teórica gramsciana. Con razón cualquiera podría cuestionarse esta afirmación. ¿Por qué habría de ser imprescindible para nosotros los cubanos, ubicados en un contexto epocal y geográfico diferente al de Gramsci, dedicarnos al estudio de su obra? Mi tesis es que, a pesar de ello, su pensamiento estuvo dirigido hacia un conjunto de temas medularmente vinculados con las problemáticas actuales que enfrenta nuestra nación y nuestra revolución. Gramsci fue un teórico y un político marxista. Una doble condición que no debemos olvidar.

Nació en Cerdeña en 1891, y murió en 1937, en la cárcel a la que había sido confinado tras ser condenado a 20 años de encierro por un tribunal fascista en 1926, en un proceso en el que el fiscal, con la brutalidad típica de los fascistas, había advertido de la necesidad de “evitar que ese cerebro siga

17/11/13

Pequeño vocabulario para una sesión sobre Filosofía de la Praxis

Joaquín Miras Alabarrán  |  Este pequeño vocabulario ha sido preparado para la sesión del Seminari de lectures ‘Gramsci i la unitat popular’.

Filosofía. Saber segundo. Esto es saber que surge de la reflexión sobre la propia experiencia generada por el hacer personal. En consecuencia saber de la experiencia que nos devuelve nuestra vida, nuestro vivir dentro de una cultura. Saber experiencial reflexionado. El filosofar se ayuda en su reflexión sobre la experiencia de vida apoyándose en los saberes de elaborados a partir de la reflexión sobre la experiencia de anteriores desarrollos históricos. Se ayuda de la crítica al orden existente,a partir de su estudio utilizando como instrumento la ciencia social. Recursos mediante los que desnaturalizar la realidad social, mediante la insistencia de que el mundo social es creado por nosotros, depende en consecuencia de nuestra actividad. La experiencia de vida que percibimos es consecuencia de un mundo no

Gramsci para estos tiempos | El Estado en su materialidad u objetivación es la cultura material de vida en que vivimos

  • “El Estado es ethos + nomos –ley-, o como explica Gramsci, para que se le entienda desde la ideología liberal, el estado es sociedad política + sociedad civil.”
  • “… no resulta posible sostener una constitución estatal que no es orgánica con el modo de vida protagonizado por el sujeto social.”
Joaquín Miras Alabarrán  |  Antonio Gramsci denomina a su pensamiento político Filosofía de la Práctica. Es esta, como veremos, una concepción política por entero opuesta a la imperante en la actualidad. La Filosofía de la Práctica considera que el ser humano es un ser comunitario y plástico, que necesita hacer en común y crear así cultura material de vida común para vivir. El propio hacer común, las ideas que lo guían, crea no solo la cultura material de vida, los medios de vida, sino la propia antropología subjetiva, individual, las propias necesidades y expectativas de vida del individuo. Esta capacidad de autocrearse, como antropología y como cultura material de vida, mediante la praxis común es lo que se denomina la Historicidad humana, que no hay que confundir con la simple diacronía. El pensamiento prioritario en consecuencia es la razón práctica, que produce y reproduce la vida; no la razón teórica. La razón práctica surge de la comunidad material de vida en

América Latina | Crisis y hegemonía en tiempos recientes

  • Siempre es oportuna la reflexión sobre Gramsci, un hombre de la militancia y el pensamiento
  • Gramsci señalaba el camino para un enfoque que no se inclinara a descubrir una única clave de la sociedad existente para impugnar a ésta desde allí, sino a visualizar una crítica global, que no dejara de estar edificada sobre la problemática de la lucha de clases, de modo de eludir a la vez la tentación de subsumir ese conflicto en el plano de las relaciones de propiedad y del manejo del aparato coercitivo estatal.
Antonio Gramsci ✆ Gabriele Cancedda
Daniel Campione  |  Siempre es oportuna la reflexión sobre Gramsci, un hombre de la militancia y el pensamiento que, desde la cárcel fascista y casi al mismo tiempo en que el pensamiento codificado y esquemático de la era de Stalin se consolidaba, produjo una visión compleja y creativa dentro de la tradición marxista, que nos interpela hasta el día de hoy. El itinerario de nuestros países en los tiempos recientes constituye un acicate para intentar hacerlo.

La América Latina en lo que va del siglo XXI inspira lecturas de raíz gramsciana, a partir del devenir de una crisis multidimensional y de larga duración, uno de cuyos resultados fue la activa puesta en cuestión del modelo neoliberal, tanto desde el llano como por parte de algunos gobiernos, con el planteo de un grado de

16/11/13

Lo político y la política | Un diálogo de Nicos Poulantzas con Antonio Gramsci

Nicos Poulantzas ✆ A.d.
Yolanda Rodríguez Rincón  |  Este artículo examina la vitalidad teórica actual del marxismo en autores como Poulantzas y Gramsci, que encuentra su presencia al volver sobre la cuestión central del Estado, que lleva directamente a lo político y la política. Bajo proposiciones críticas, ambos autores analizan formas políticas que diseñan una nueva relación de fuerzas cuando el Estado hegemónico hace crisis. Hoy sabemos que la reacción ha acentuado, autoritariamente, el discurso liberal.

Un diálogo entre Poulantzas y Gramsci renueva el problema epistemológico que toca la teoría del Estado. Pero, más allá, no sólo permite valorar la democracia radical, implicada en los movimientos de las masas populares, sino que, sobre todo, permite pensar su incidencia bajo la forma del Estado en una transición: sea como ruptura de sus aparatos en tanto emerge un no-Estado; o, sea, como transformación democrática radical de su funcionamiento, en tanto emerge una nueva relación política, porque la crisis es orgánica. Ahí, deviene una

El uso de las categorías analíticas gramscianas en el análisis de la historia de las sociedades latinoamericanas

Antonio Gramsci ✆ Marco Tonus 
Waldo Ansaldi  |  Poco antes de su muerte, Antonio Gramsci escribe a su hijo mayor, Delio, una breve, hermosa carta en la que dice: "Yo creo que la historia te gusta (...) porque atañe a los hombres vivos y todo lo que atañe a los hombres, al mayor número posible de hombres, a todos los hombres del mundo en cuanto se unen entre sí en sociedad y trabajan y luchan y se mejoran a sí mismos, no puede no gustarte más que cualquier otra cosa" (LC, 253).(3).
Waldo Ansaldi

Este interés por la historia que Gramsci percibe en el pequeño Delio es también autopercepción y expresión de cuánto él mismo busca en ella. Incidentalmente, un historiador profesional no puede dejar de apreciar la fuerte coincidencia con la afirmación de Lucien Febvre, para quien la historia es el estudio de los hombres en sociedad. Pero no es del caso ocuparse de ella aquí. Sí, plantear cómo y por qué Gramsci se interesa por la historia y, sobre todo, qué, cuánto y cómo puede utilizarse de su utillaje para un mejor análisis de la historia

15/11/13

Gramsci durante el Bienio Rojo | La posición de L’Ordine Nuovo en el debate sobre los soviets y los consejos de fábrica en Italia

Steven Forti  |  El periodo comprendido entre el final de la Gran Guerra y la Marcha sobre Roma (1918-1922) se califica normalmente como la “crisis del Estado liberal” y “el origen del fascismo”: la investigación histórica de las décadas postfascistas han analizado principalmente aquel giro complejo de la historia política italiana según una de estas dos perspectivas (1). En aquel lustro sobresale con intensidad el bienio 1919-1920, recordado y estudiado como el momento de máximo protagonismo del movimiento obrero. Pero el tan mitificado “bienio rojo” a menudo se explica también con nostalgia como el inesperado antecedente de los veinte años negros sucesivos. Y a las imágenes de las invasiones pacíficas de los campos y de las ocupaciones de las fábricas pronto se encabalgan las imágenes de la violencia de las brigadas fascistas. Al mismo tiempo, pues, el “bienio rojo” se ve como posible cuna e inequívoco féretro de la revolución socialista italiana.

14/11/13

Tópicos sobre epistemología | Buscando ‘o bom senso’ a través de Gramsci

Luiz Carlos Nascimento da Rosa  [2004] |  Este trabajo se desarrolla en el contexto de una aproximación externalista de la epistemología. Se busca reflexionar de forma unitaria categorías como: sentido común, filosofía, ideología, progreso, buen sentido, desde una reflexión sobre la Ciencia y sus procesos. Se toma como punto de partida el horizonte concreto de las prácticas pedagógicas en el campo de las Ciencias Naturales. Para demostrar nuestros objetivos usamos como fundamento teórico-filosófico el marxismo historicista implícito en el pensamiento de Gramsci.

Este trabalho, pela temática a ser abordada, não constitui-se em um exercício intelectual integralmente original. Seu conte ú do epistemológico traduz-se pelo fato de trazer para o âmbito do en si no das ciências naturais reflexões que pôr natureza es tão hegemonicamente no campo da

13/11/13

Sull'attualità e l'inattualità di Gramsci | L’autore fondamentale per capire la filosofia di Gramsci è Georges Sorel

Intervista a Costanzo Preve
Saša Hrnjez: Qual è il tuo giudizio complessivo su Gramsci?
 Costanzo Preve: Sono un grande estimatore di Gramsci, ma lui da circa vent'anni non è più letto in Italia, perché è morto insieme con il vecchio PCI che l'aveva trasformato nel suo pensatore nazionale di riferimento. Perciò, una volta venuta meno la funzione di legittimazione, tutti hanno dimenticato Gramsci. Invece è un grande pensatore, per cui secondo me è meritevole di esere riesaminato. Detto questo, non dimentichiamo mai che Gramsci non era un filosofo di professione. Aveva studiato letteratura all'Università di Torino e i suoi principali interessi erano lingusitici e letterari. Essendo sardo, lui voleva laurearsi in letteratura italiana con una tesi di esame comparativa fra la lingua sarda e quella italiana. Poi entrò nel Partito Socialista e cominciò una carriera politica socialista

Transición histórica y ‘revolución pasiva’ del orden universitario mundial

Emmanuel Barot  |  Rechazar la tesis de la “mutación” no debe conducir a minimizar las dinámicas ideológicas propias de nuestro período actual, que podemos asimilar, con la economista inglesa Phoebe Moore, heredera de Gramsci, a una “revolución pasiva global”
“Y aún cuando la necesidad económica era la principal fuerza motriz del progresivo conocimiento de la naturaleza […] Quienes se ocupan de esto pertenecen a su vez a campos especiales de la división del trabajo y se imaginan trabajar en un dominio independiente. Y en la medida en que constituyen un grupo independiente dentro de la división social del trabajo, sus creaciones, incluyendo sus errores, ejercen una influencia retroactiva sobre el desarrollo social de conjunto, incluso sobre su desarrollo económico. Pero, de todo modos, ellos no dejan de estar bajo la influencia dominante del desarrollo económico” | Friedrich Engels, “Carta a Conrad Schmidt”, 27 de Octubre 1890
1. La internacionalización de la crisis universitaria
Desde los “treinta gloriosos”, la cuestión universitaria ha estado en el corazón de las políticas económicas de los países imperialistas. La Unión Europea ha elaborado de forma específica, desde los años ‘90, una ideología regional centrada en “la inversión en la inteligencia” y

10/11/13

El socialismo es la organización lograda a través de la actividad cultural

  • “… y no sólo organización política y económica, sino también y especialmente de saber y de voluntad”
Antonio Gramsci  |  No es ésta, ciertamente, la tesis que el Grido ha sostenido siempre, y los lectores que nos han seguido pueden ver fácilmente dónde está la debilidad del artículo de [Alfonso] Leonetti (1) abstrae de la organización, es decir, del fenómeno social a través del cual el socialismo se pone en práctica. Y no considera que la organización es, a fin de cuentas, un modo de ser que determina una forma de conciencia; aquella forma de conciencia que Leonettisupone que no podrá desarrollarse hasta que no seamos “libres”, hasta que no hayamos conquistado los poderes del Estado e instaurado la dictadura del proletariado. Leonetti, pues, habla de “nosotros” y del “pueblo”, como de dos entidades escindidas: nosotros (¿quién si no?), el partido de acción; el pueblo, rebaño de ciegos e ignorantes. Y entiende partido de acción como lo entendían los carbonarios de 1848, no como es modernamente, como lo forja la lucha política

9/11/13

La batalla cultural, los intelectuales y la derecha

  • En el “sentido común” se expresa la hegemonía, función que Gramsci atribuía a la “sociedad civil”, vale decir, al conjunto de organismos de naturaleza no coercitiva que se sumergen en la batalla por la dirección intelectual y moral de la sociedad
Agustín Laje  |  La “batalla cultural”, para definirla de manera simple y concreta, es aquella que se lleva adelante en orden a configurar el “sentido común” (gramsciano) de la sociedad. Este “sentido común” no refiere a lo que suele considerarse como conocimiento innato o autoevidente, sino que designa una serie de concepciones genéricas históricamente construidas. Antonio Gramsci lo definió con claridad: “El sentido común es la filosofía de los no filósofos, es decir, la concepción del mundo absorbida acríticamente por los diversos ambientes sociales y culturales en los que se desarrolla la individualidad moral del hombre medio”.[1] El “sentido común” de Gramsci

Cultura y lucha de clase

Antonio Gramsci  |  La Giustizia de Camillo Prampolini ofrece a sus lectores una reseña de las opiniones expresadas por el semanario socialista sobre la polémica entre la dirección del Avanti! y el grupo parlamentario. El último capítulo de la reseña se titula chistosamente “Los intérpretes del proletariado”, y explica:
“La Difesa de Florencia y el Grido de Turín, los dos exponentes más rígidos y culturales de la doctrina intransigente, desarrollan largas consideraciones teóricas que nos es imposible resumir y que, de todos modos, sería poco útil reproducir, porque –aunque esos dos periódicos afirmen que son los genuinos intérpretes del proletariado y que tienen consigo a la gran masa- nuestros lectores no serían lo bastante cultos como para comprender su lenguaje”.
Y la implacable Giustizia, para que no se diga que “ironiza malignamente”, cita a continuación dos pasajes extraídos de un artículo del Grido (1), para concluir: “Más proletariamente claros que así no se podría ser”.

7/11/13

El socialismo humano en Gramsci

Manuel Vázquez Montalbán
✆ Fernando Marsá
& Paz Cogollor
Manuel Vázquez Montalbán | Primero llegaron sus Cartas desde la cárcel, bien en la edición italiana urdida ente el editor Giulio Einaudi y Palmiro Togliatti, bien en selecciones publicadas en Argentina. Era para nosotros un Gramsci doblemente clandestino, por cuanto estaba prohibido por la censura franquista y sabíamos que estaba mal visto por el eje comunista Moscú-París, principal fuente de nutrición de los nuevos y jóvenes marxistas españoles. Hasta que no llegaron sus trabajos más “políticos” y las clarificaciones críticas de los gramscianos autóctonos (desde Sacristán a Fernández Buey pasando por Jordi Solé Tura), Gramsci fue asimilado como la prueba de la vivificación del marxismo político, frente a la esclerotización francesa y el reduccionismo soviético.

Tras Gramsci llegó un muestrario completo, deslumbrante, policrómico, policentrista, del pensamiento marxista italiano, capaz de poner en revisión todo el academicismo marxista, desde la reflexión sobre la estética y el gusto de Galvano delle Volpe, hasta el marxismo agónico de Pasolini, que incluía el estado de perpetuo cuestionamiento dialéctico y la asunción del antagonista interior y exterior dentro de

5/11/13

Sul ‘marxismo’ di Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Sergio Premoli 
1. L’albero del marxismo                                                         Fabio Frosini

Il marxismo di Gramsci: in questa espressione si annida un’intera serie di questioni aperte, fonti di equivoci e di dispute. Gli equivoci in realtà scaturiscono da una duplice sorgente, vale a dire la nozione di “marxismo” e quella di “affiliazione” o “appartenenza”. Anche solo pochi decenni fa lo spartiacque può essere fissato per comodità, almeno in  Italia, al giro di boa del centenario del 1983 entrambe queste sorgenti sembravano essere per un verso troppo calda materia del contendere, per un altro scenari illuminati di una luce eccessivamente viva e ravvicinata, perché se ne potessero cogliere la profondità e i contorni, cioè le implicazioni e i limiti. Oggi tutto ciò è possibile: la materia si è raffreddata ed è stata “sistemata” in grandi opere collettive, che hanno comportato anche una certa riflessione su cosa comporti scrivere una storia del marxismo. Le pagine da questo punto di vista più interessanti sono probabilmente quelle premesse da Eric J. Hobsbawm alla monumentale Storia del marxismo da lui diretta per Einaudi, e datate 1978. Per l’interesse metodologico che

Gayatri Spivak | Por la idea del subalterno, siempre estaré en deuda con Gramsci

  • La definición de subalternidad tomada de Gramsci fue definida alguna vez por Spivak como una categoría situacional y a la vez poco rigurosa disciplinariamente hablando
  • “Me gusta la palabra ‘subalterno’ por una razón. Es verdaderamente situacional. ‘Subalterno’ comienza siendo una descripción de cierto rango militar. Luego fue usada para sortear la censura por Gramsci: él llamó monismo al marxismo y fue obligado a llamar subalterno al “proletariado”
Gayatri Spivak ✆ A.d. 
Verónica Gago & Juan Obarrio  |  Gayatri Chakravorty Spivak es una referente mundial de una mezcla singular: feminista, marxista, deconstruccionista, poscolonial. Como en una madeja, cada una de esas etiquetas dice algo de ella pero no alcanza para definirla, aunque se las escriba todas juntas, apenas separadas por guiones. Incluso porque ella misma se encarga, en este diálogo, de poner alguna que otra fecha de vencimiento y cuestionar la autoridad de esas mismas clasificaciones. Spivak nació en Calcuta el 24 de febrero de 1942. Narra el ambiente familiar impregnado por una actitud de su madre que la marcaría para siempre: salir de uno mismo para acercarse al texto. Ese espíritu hogareño provenía de que sus padres se acercaron al -según lo define Spivak usando²extático²movimiento de Ramakrishna: un  un concepto de William Blake- que buscaba convertirse en otra persona. Luego estaba el comunismo intelectual de su tío. Esa atmósfera armó una trama en la que todos sus aprendizajes posteriores fueron cayendo. En la India hizo sus primeros estudios universitarios. Al inicio de los años 70 se doctoró en Estados Unidos, con una tesis dedicada a la vida y la poesía de W.B. Yeats, bajo la dirección de Paul de Man.

3/11/13

El concepto de Subalterno y de Grupos Subalternos | Noción gramsciana y del grupo ‘Subaltern Studies’

Rafael Ojeda  |  Subalterno nos refiere, como atributo general de subordinación, a lo que es de rango inferior, ya sea en términos de autoridad o poder, a partir de nociones de clase, casta, edad, género, raza, cultura, lengua, ocupación o cualquier otra forma de gradación en una escala de jerarquías.  En su sentido teórico más difundido el concepto fue desarrollado por Antonio Gramsci (1891-1937), pensador italiano que en sus Cuadernos de la cárcel, consistente en 32 libretas no destinadas a ser publicadas, escritas entre 1929 y 1935, durante su estancia en prisión -tras una breve referencia a un texto de Lucien Herr-, esquematiza lo “subalterno” oponiéndolo a “dominante” a partir de una noción de estructura socio-económica diferencial, en sus “notas sobre la historia Italiana”.

Algunos conceptos importantes en la obra de Antonio Gramsci

Intelectuales y hegemonía

Queridísima Tatiana. (... ) El estudio que he realizado sobre los intelectuales es muy amplio como diseño y, en realidad, no creo que existan en Italia libros sobre este tema.  Existe ciertamente mucho material erudito, pero disperso en un número infinito de revistas y archivos históricos locales.  Por otra parte, yo extiendo mucho la noción de intelectual, sin limitarme a la noción corriente que hace referencia a los grandes intelectuales.  Este estudio lleva también a ciertas determinaciones del concepto de Estado, normalmente entendido como sociedad política (o dictadura, o aparato coercitivo para conformar la masa popular según el tipo de producción y la economía de un momento dado) y no como un equilibrio entre la Sociedad política y la Sociedad civil (o hegemonía de un grupo social sobre toda la sociedad nacional ejercida a

Antonio Gramsci e Hannah Arendt: Per amore del mondo grande, terribile e complicato | Lelio La Porta

Joseph A. Buttigieg  |  Le vite di Antonio Gramsci e di Hannah Arendt furono plasmate, in larga misura, dagli eventi turbolenti del periodo tra le due guerre mondiali, che essi sperimentarono nei loro modi distintivi in diverse parti d’Europa. Il disastroso fallimento della democrazia liberale e la presa del potere da parte del fascismo in Italia derubarono Gramsci della sua libertà negli ultimi 11 anni della sua breve vita. Nel caso della Arendt, il collasso della Repubblica di Weimar e l’avvento del Nazismo la costrinsero all’esilio, non solo dalla terra di nascita, ma anche dalla cultura nella quale il suo precoce intelletto era radicato.

Non è un caso che i loro scritti — sebbene composti in contesti profondamente differenti — affrontino questioni simili o sovrapposte: la genealogia del totalitarismo, la filosofia politica e pratica, la modernità, il carattere delle rivoluzioni, i movimenti popolari o di massa, ecc. Tuttavia, nonostante