18/11/12

José Gervasio Artigas y la nación en armas

Jorge Abelardo Ramos

El eclipse de los grandes revolucionarios latinoamericanos del siglo XIX no pudo ser más patético. Sólo es comparable al silencio posterior que sepultó sus actos. Bastará indicar que Bolívar, habiendo concebido la idea de crear una gran nación, desde México al Cabo de Hornos, concluyó dando nombre a una provincia y, para condensar más aún el infausto símbolo, murió vencido en su propia aldea.

Abandonado por el gobierno porteño de Rivadavia, San Martín renuncia a completar su campaña continental y se retira de la vida pública. Olvidado, muere en Francia treinta años más tarde. En el caso de Artigas, la ironía se vuelve más trágica y refinada aún. Desde hace más de un siglo, su estatua evoca a un prócer de Uruguay. Había luchado por la Nación y la posteridad le rinde tributo por haber transfigurado la Nación en provincia y la provincia en Nación. Su carrera se despliega en sólo una década; y agoniza en el desierto paraguayo, en la soledad más total.

Jean-Jacques Rousseau y el romanticismo

Jean-Jacques Rousseau
Ralph Ueltzhoeffer
Un grito angustiado de revuelta y de protesta contra la civilización moderna

Michael Lowy

El romanticismo -no como “escuela literaria” sino como visión del mundo- cristalizó hacia la segunda mitad del siglo XVIII en los principales países europeos. Sin embargo, si fuera preciso elegir una fecha “inaugural” para esta corriente de la cultura moderna, podría ser 1755, fecha de la publicación del Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres /1. Fue un trueno en el cielo azul de las Luces, cuyos ecos se oyen aún en 2012.

¿Qué es el romanticismo? La pregunta es tan controvertida que el investigador americano A. Lovejoy propuso que los investigadores dejasen de utilizar ese término: un intento vano de curar la fiebre romántica rompiendo su termómetro terminológico. Aún cuando en los diccionarios y enciclopedias se presenta al romanticismo como un movimiento literario y artístico del comienzo del siglo XIX, pienso, al contrario, que se trata de un fenómeno mucho más extenso y profundo que atraviesa todos los ámbitos de la cultura: literatura, poesía, artes, filosofía, política, religión, derecho, antropología, historiografía. Estoy convencido de que la historia del romanticismo no termina en 1830 o 1848, sino que continúa en la actualidad.                                                                       >> Lire en français

Polifonía para un maestro / Bolívar Echeverría

Bolívar Echeverría durante la presentación de su libro
'La mirada del ángel', en septiembre de 2005 María Luisa Severiano
Adolfo Gilly

Un libro vasto, un libro difícil, un libro sencillo es éste, Bolívar Echeverría-Crítica e interpretación, que la navegante Editorial Itaca ha publicado con una espléndida portada. Es una compilación de escritos realizada por Diana Fuentes, Isaac García Venegas y Carlos Oliva Mendoza, sobre quien fue maestro de cuantos participan en este volumen y de incontables estudiosos más.

Es vasto, porque así era el saber del maestro. Es sencillo, porque así era Bolívar y su andar en el mundo. Es difícil, porque son muchas las voces y diversas las ideas y las obsesiones de quienes nos hablan de sus diálogos con Bolívar Echeverría y de cuánto recibieron y cuánto intercambiaron con él a manera de dones, pues esa y no un comercio es la relación intelectual y afectiva que en estos casos se establece.