9/10/12

Posmanifiestos (estratégicos) / El que pondría en el centro la hipótesis estratégica del comunismo y ofrecería una estrategia para esta transición está por escribirse

Karl Marx & Friedrich Engels examinan una 
 prueba tipográfica del Manifiesto Comunista
Maciek Wisniewski

Después del Manifiesto comunista (1848), Marx profundiza sus estudios de la economía burguesa, pero no abandona la política: pensando en mejores estrategias para el triunfo del proletariado escribe La lucha de clases en Francia(1850) y El 18 brumario de Luis Bonaparte (1852). Sin embargo, como subrayan varios estudiosos, su teoría política (y de la izquierda en general) es un proyecto incompleto. Lo estratégico en él muchas veces se limita a lo que pretendía con el Manifiesto: educar al proletariado en el comunismo científico (que no era poco).

La dialéctica en Gramsci / Filosofía, política, historia y educación

Antonio Gramsci  Marco Camedda
Sergio Friedemann

1. Introducción

¿Es preferible "pensar" sin tener conciencia crítica, en forma disgregada y ocasional, o sea "participar" en una concepción del mundo "impuesta" mecánicamente por el ambiente externo, (…) o es preferible elaborar la propia concepción del mundo consciente y críticamente y por lo tanto elegir la propia esfera de actividad, participar activamente de la historia del mundo, ser guía de sí mismos y no ya aceptar pasivamente y supinamente desde el exterior el sello de la propia personalidad? (Gramsci, 1984a , p. 245).

 En el párrafo precedente, y a lo largo de gran parte de sus escritos, Antonio Gramsci va a combatir fuertemente la pasividad que consiste en someterse al mundo tal como se presenta. Son los seres humanos los que hacen la historia, y adaptarse al mundo, o ponerse como sujetos transformadores de él, constituyen dos opciones contrapuestas.

La constitución y el lenguaje

“Para adaptarse a todos los cambios y los acontecimientos, las palabras también tuvieron que alterar sus significados habituales”: Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso, (III, 82)

Pablo Bustinduy

1. La frase de Tucídides se enmarca en una descripción del caos. Es un caos político, lleno de violencias, de desorden e incertidumbre, desatado por la guerra civil de Córcira, aliada de Atenas en la guerra del Peloponeso. Bajo su tono frío, Tucídides apenas puede ocultar su pavor ante las consecuencias de la stasis, el conflicto que desgarra la polis desde dentro. Apoyados por Esparta y por un ejército de mercenarios, los oligarcas conspiran para tumbar la democracia; el demos de Córcira se une a los esclavos y se alza en armas para defenderla y salvar su alianza con Atenas.

Tu recuerdo Che, tu recuerdo…

Che Guevara 
✆ José Antonio Echavarría
El Che vivió físicamente muy poco tiempo, tan solo 39 años, pero fueron suficientes para dejar una estela inmortal en la  historia y convertirse en todo un gigante de cualidades, principios revolucionarios y verdadero paladín en la lucha por un mundo mejor para todos.

Desde niño Ernesto Guevara de la Serna, llevaba en su corazón las ansias de libertad, se hizo médico pensando que así podía ser más útil a los que siempre quiso: a los humildes, por ellos luchó hasta su muerte y nació un héroe devenido en símbolo universal por sus principios ideológicos, constante defensa y solidaridad por los pobres en cualquier parte del mundo. Al recordarlo en el 45 aniversario de su asesinato, se ratifica que hombres como el Che, no mueren, la historia los inmortaliza como paradigmas para las presentes y futuras generaciones de cubanos, latinoamericanos y africanos.

Por eso siempre está presente entre nosotros, entre los pioneros y jóvenes que quieren ser como él, por su vislumbrante y rica trayectoria llena de sacrificio, consagración al estudio, deber revolucionario, lucha antiimperialista y amor al internacionalismo proletario. De la Sierra Maestra, surgió como soldado y comandante indomable, alto jefe guerrillero y uno de los principales dirigentes cubanos al triunfar la Revolución, así entró en la historia latinoamericana el más legendario de los guerrilleros, para él solo punto de partida para nuevas misiones en la libertad de los humildes en cualquier parte del mundo

Los Bolcheviques y la Revolución de Octubre

Miguel Urbano Rodrigues

Odiario.info publica un texto hacia el cual, por su importancia, llamamos la atención de nuestros lectores: la introducción que el escritor comunista italiano Giuseppe Boffa escribió para las “Actas de las reuniones del Comité Central (CC) del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (Bolchevique)” realizadas entre Agosto de 1917 y Febrero de 1918 (Fechas según el calendario gregoriano).

Pasajes de ese documento histórico fueron citados por Stalin, por vez primera, en 1924. Pero las “Actas” solamente fueron publicadas en la URSS después del XX Congreso del PCUS. En 1964 François Maspero lanzó una edición francesa y, en 1978, la Siglo XXI mexicana publicó las “Actas” en castellano con el título de “Los Bolcheviques y la Revolución de Octubre”. Fue un ejemplar de esa edición, hoy agotada, que me llegó a las manos, enviado por un camarada brasileño.

Walter Benjamin y el cambio de paradigma en el arte

La manera de producir arte, a lo largo de la historia de la humanidad, ha tenido cambios considerables. Sólo recordar las pinturas de las cuevas de Altamira, España (14 000 a.C.) y las de Lascaux, Francia, (17 000 a.C.), nos lleva a confrontar estas pinturas rupestres con el arte grecolatino, el romanticismo, las corrientes vanguardistas, hasta llegar al arte moderno y contemporáneo, además de preguntarnos “¿qué ha determinado esos cambios en el arte?”; para ello hay que tener en cuenta un acontecimiento determinante de la primera mitad del siglo XIX, el surgimiento de la fotografía.

Walter Benjamin, (1892-1940), filósofo, crítico literario y traductor alemán, señala la importancia del surgimiento de la fotografía como un parteaguas que cambió la forma de crear arte, en su trabajo de 1936,  La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, postula los principios que marcaron el cambio reproductivo en el arte, el cual, a su vez modifica al arte mismo. Para dicho análisis de este cambio, Benjamin recurre a la metodología marxista, con la cual postula sus ideas estéticas y políticas; lo que queda de manifiesto desde el principio de esa obra, en el título (“reproductibilidad técnica”) y en prólogo: