25/9/12

Argentina / Sobre la izquierda que cacerolea a Cristina Kirchner y una vieja cita de Antonio Gramsci

Juan Dal Maso

La mayoría de comentarios en este blog y en el del IPS sobre los cacerolazos de la semana pasada, son  tendientes a apoyar bizarramente (que no es lo mismo que con bizarría) la movida de las clases medias conchetas, con el argumento de que va contra el gobierno (al cual enfrentamos cotidianamente).

Y digo bizarramente, porque apoyar una movilización en la que se dice al mismo tiempo "basta de inflación" y "Que Argentina no sea otra Cuba", es lo mismo que firmar una declaración que diga "salario igual a la canasta familiar" y "matemos a todos 'los negros' de chiquitos". Los que apoyan el cacerolazo por izquierda ¿le pondrían el gancho?

Aproximaciones de Manuel Sacristán a la obra Antonio Gramsci: Antología mínima

Salvador López Arnal

[...] puede tal vez señalarse algún importante problema pendiente en el pensamiento socialista contemporáneo, problema identificado y abierto en la obra de Gramsci, y no resuelto en ella, probablemente porque todo auténtico pensador descubre problemas más allá de sus soluciones.” Manuel Sacristán Luzón (1967)

“Gramsci ha sido, con interesante paradoja, un característico "filósofo de la práctica" y, al mismo tiempo, el clásico marxista más capaz de contemplación. Contemplación del mundo exterior y del interior.” Manuel Sacristán Luzón (1977)

Junto con José Mª Laso, Jordi Solé Tura y Francisco Fernández Buey, Manuel Sacristán (1925-1985) ha sido uno de los primeros y principales introductores del pensamiento del revolucionario sardo no sólo en nuestro país sino también en el ámbito hispanoamericano (recordemos la publicación de su Antología de Gramsci por Siglo XXI, en México, en 1970).

Las vanguardias históricas en perspectiva

Tristan Tzara ✆ Mar

Jorge Calderón Gómez

El presente artículo analizará las características específicas de algunos Manifiestos vanguardistas con el fin de establecer, a partir de los materiales y contenidos hallados en estos programas, un análisis comparativo y crítico respecto a los elementos revolucionarios establecidos por Marx y Engels en el "Manifiesto Comunista" de 1848. Por otro lado la investigación acerca de los movimientos de vanguardia tomará como base interpretativa la obra de Eduardo Subirats, en concreto tres de sus textos: 1). El final de las vanguardias; 2). La cultura del espectáculo; 3). La linterna mágica. Las aproximaciones de este autor resaltan el carácter ambiguo del proyecto de las vanguardias, así como las estrechas relaciones que guardan estos movimientos artísticos con el proceso de modernización, en cuanto extensión globalizada de una racionalidad instrumental, sustentada en criterios economicistas y productivos.

Los escritos políticos de Cornelius Castoriadis

Jordi Torrent Bestit

En pocos pensadores contemporáneos es posible advertir un anudamiento tan estrecho y consistente entre interrogación filosófica e interrogación política como el que se da en la obra de C. Castoriadis (1922-1997). Y ello hasta el extremo de poder conjeturarse que si el discurso castoriadiano propiamente filosófico alcanza tan hondo y singular calado -y se sitúa además en tan inclasificable posición con respecto a los parámetros filosóficos convencionales (incluidos los técnicos)- es a consecuencia de encontrarse todo él animado de una explícita voluntad política. 

Acaso sea ésa también la razón por la cual cabe aplicarle a Castoriadis, con mayor justeza que a otros, el apotegma de Moritz Schlick: un pensador que tan sólo es filósofo no puede ser un gran filósofo. A nuestro entender, es justamente la dimensión política, inherente a su singular visión ontológica, la que hace de Castoriadis un filósofo de magnitud tan considerable.

Zygmunt Bauman / Globalización del poder y crisis de la política

Entrevista concedida por el eminente filósofo polaco a Massimo Di Forti del diario Il Messaggero de  Italia, bajo el título de “Globalizzazione del potere e crisi della política”

“La razón de esta crisis, que al menos desde hace cinco años afecta a todas las democracia y a sus instituciones y que no se sabe cuándo ni cómo acabará, es el divorcio entre la política y el poder”. Zygmunt Bauman no se anda con rodeos. No por casualidad posee el don de lo que Charles Wrigt Mills llamaba la imaginación sociológica, la capacidad de condensar en una frase, en una idea, la realidad de toda una época, y el gran estudioso polaco lo ha conseguido con su metáfora de la “Vida líquida” y de la “Modernidad líquida” (¿qué hay más inaprensible o evasivo que el agua y sus flujos?) para describir con genial claridad la precariedad y la inestabilidad de la sociedad contemporánea.