17/8/12

Con Gramsci, más allá de Marx y más allá de Gramsci

Doménico Losurdo

1. ¿Por qué, no obstante la derrota del “socialismo real” y la conclusión del ciclo histórico en el ámbito del cual debemos también colocar a Gramsci, éste continúa revelando gran vitalidad y fuerza sugestiva, tanto como para ser leído y discutido también en ambientes políticos muy distantes del marxismo y del comunismo y en contextos culturales y geográficos igualmente remotos en relación con Italia?

In Italiano
PDF
Muchas veces se busca separar a este extraordinario autor de la historia trágica del comunismo del siglo XX. Ese tipo de enfoque es equívoco. Como pensador, Gramsci muestra claramente haberse enriquecido con la lección de Hegel y de Marx: filosofar significa pensar conceptualmente su propio tiempo; elaborar un pensamiento y un proyecto de emancipación significa trazar un balance histórico de los movimientos de emancipación concretamente surgidos y desarrollados. Pero además de pensador, Gramsci ha sido también dirigente comunista de primer plano: no puede ser transformado en una suerte de Horkheimer o de Adorno italiano, empeñado en construir una teoría crítica sin relación o con una relación exclusivamente polémica con el movimiento comunista y el “movimiento real” de transformación de la sociedad.