28/7/12

Eric Hobsbawm / Crisis de los años 30 y totalitarismos

Eric Hobsbawm nació en Alejandría (Egipto) el 9 de junio de 1917. Está considerado como uno de los estudiosos de la historia más importantes del S. XX, sobre todo en el campo de la historia marxista, de la que es referente absoluto. De gran formación académica, Hobsbawm comenzó su carrera como historiador en 1947, y fue profesor en universidades tan importantes como la Universidad de Londres o Stanford, y miembro de la Academia Británica. Hoy en día, pese a estar retirado, todavía participa en cursos o ponencias.

 Video: Crisis de 1930
y ascenso nazi
De fuertes convicciones políticas, Hobsbawm fue miembro del Partido Comunista y aplicó las ideas de Marx a sus análisis históricos, no sólo sobre la economía sino llegando al campo social, sobre todo el de los bandidos sociales. De entre sus obras habría que destacar, sobre todo, La era de la revolución, 1789-1848 (1962), La era del capitalismo, la era del imperio 1875-1914 (1987), e Historia del Siglo XX (1994). Hobsbawm ha recibido importantes distinciones, como numerosos Honoris Causa o el Premio Bocumer de Historia en 2008.

En este video, Eric Hobsbawm, analiza la relación entre los efectos de la Crisis de 1930 y el ascenso al poder del partido nazi en Alemania, en 1933, permitiéndonos conectar ambos temas tratados en la materia.

Friedrich Nietzsche / Concepto del último hombre: La vida es voluntad de poder, que no es otra cosa que amor a la vida misma

Friedrich Nietzsche Amarildo
Jesús María Dapena Botero

Un riesgo del ser humano, ese que no se trascienda a sí mismo, para convertirse en el superhombre, es caer en el conformismo, dentro de la mayor superficialidad, lo que llega a convertirlo en alguien verdaderamente despreciable, masificado, que, para nada, tiene un espíritu aristocrático, en el mejor sentido de la palabra.

Para Nietzsche es importante que el ser humano se proponga metas, que siembre las semillas de sus más preciosas esperanzas, cuando todavía el suelo sea suficientemente rico para poder crecer y desarrollarse, ante la amenaza de que llegue un día en que la tierra se convierta en un planeta yermo y miserable, sin que ningún árbol elevado pueda crecer en ella.

Si no hay algún caos interno no podrán brillar estrellas danzarinas – nos dice Nietzsche - ni surgirá el deseo, ni el amor, ni la creación, porque el planeta puede empequeñecerse tanto que no haya un trabajo que, a su vez, devenga distracción inocente, que no haga daño.

A pesar del ideal de equidad, ningún ser humano es idéntico a otro; por eso, la disidencia no debería condenarse ni a la tortura, a los malos tratos, ni a la cárcel, ni al manicomio, aunque tampoco contentarnos con las pequeñas felicidades que nos otorgan los pequeños placeres.

Esbozo para un análisis de marxismo y filosofía / Karl Korsch, la III Internacional & Trotsky

Juan Dal Maso

Si bien es tema para investigar más a fondo y posiblemente escribir un ensayo, para continuar algunas cuestiones analizadas acá, el enfoque teórico e histórico de Korsch en el trabajo que da nombre el libro Marxismo y Filosofía (más allá de sus posiciones políticas del momento y posteriores) tiene el mérito de señalar que el marxismo sufre un cambio histórico a partir de la guerra mundial y la revolución rusa e intentar una dilucidación de en qué consiste ese cambio.

Para Korsch, después de un período fundacional que termina con la derrota del proletariado en 1848, signado por la unidad estrecha entre teoría y práctica, se abre un segundo período que va hasta el final del siglo XIX y la guerra mundial, en el que el desarrollo del cuerpo teórico del marxismo, principalmente con El Capital y el posterior desarrollo de la socialdemocracia, lleva a los epígonos de Marx y Engels a una separación entre ciencia y política (acá Aricó tomó prestadas varias cosas que plantea en sus 9 Lecciones), con el trasfondo de un clima de época cientificista y positivista que da por muerta a la filosofía, en un sentido muy diferente a la posición "antifilosófica" del joven Marx, centrada en privilegiar la praxis sobre la filosofía idealista, pero no en la separación de teoría y lucha revolucionaria. El tercer momento del desarrollo histórico del marxismo, encarnado en el bolchevismo y la revolución rusa, abre la posibilidad de volver a pensar el marxismo como una teoría integral de la revolución y desde ese punto de vista plantea la vuelta a una relación más directa entre teoría y práctica revolucionaria y a la vez la necesidad de volver a discutir la relación de marxismo y filosofía como fundamento de una concepción revolucionaria.