22/6/12

¿Por qué derrocaron a Lugo?

Foto: Fernando Lugo, Presidente de Paraguay
Atilio Boron

[…] se acaba de consumar la farsa: el presidente del Paraguay Fernando Lugo fue destituido de su cargo en un juicio sumarísimo en donde el Senado más corrupto de las Américas -¡y eso es mucho decir!- lo halló culpable de "mal desempeño" de sus funciones debido a las muertes ocurridas en el desalojo de una finca en Curuguaty. Es difícil saber lo que puede ocurrir de aquí en más. Lo cierto es que, como lo dice el artículo de Idilio Méndez que acompaña esta nota, la matanza de Curuguaty fue una trampa montada por una derecha que desde que Lugo asumiera el poder estaba esperando el momento propicio para acabar con un régimen que pese a no haber afectado a sus intereses abría un espacio para la protesta social y la organización popular incompatible con su dominación de clase. Pese a las múltiples advertencias de numerosos aliados dentro y fuera de Paraguay Lugo no se abocó a la tarea de consolidar la multitudinaria pero heterogénea fuerza social que con gran entusiasmo lo elevó a la presidencia en Agosto del 2008. Su gravitación en el Congreso era absolutamente mínima, uno o dos senadores a lo máximo, y sólo la capacidad de movilización que pudiera demostrar en las calles era lo único que podía conferirle gobernabilidad a su gestión. Pero no lo entendió así y a lo largo de su mandato se sucedieron múltiples concesiones a una derecha ignorando que por más que se la favoreciera ésta jamás iría a aceptar su presidencia como legítima. Gestos concesivos hacia la derecha lo único que hacen es envalentonarla, no apaciguarla.

Breve impromptu sobre Beethoven, artista empresario

La traducción inédita que presentamos a continuación es la transcripción corregida de un extracto, tomado a su vez, de un seminario impartido en 1981 por Pierre Bourdieu a propósito de la relación entre vendedores de bienes culturales (editores, directores de galerías, empresarios de conciertos, productores de cine) y artistas. Fue publicado originalmente bajo el título Pierre Bourdieu, Bref impromptu sur Beethoven, artiste entrepreneur, Sociétés & Représentations 1/2001 (n° 11), p. 13-18.

Es por demás sabido que el sociólogo francés eligió como objeto de reflexión sociológica distintos campos de producción artística. Sin duda debido a su ferviente pasión por la literatura, la pintura y la música. Incluso, como relata Luc Boltanski, desde muy joven pensó en abandonar la filosofía para convertirse en director de orquesta.

Pierre Bourdieu

Beethoven se sitúa en un periodo de transición donde las bases económicas sobre las que descansaba la música conocen una crisis profunda. Debido a que, después de 1815, muchos príncipes fueron arruinados y que los Estados eclesiásticos fueron secularizados, puestos bien pagados como el de Kapellmeister o músico de la Corte, llegaron a ser muy raros. Los músicos sin empleo llegan a estar disponibles para dar lecciones y pueden estar concentrados en unidades más amplias para tocar en concierto. Se pasa de un aprendizaje de tipo artesanal, de padre a hijo, a formaciones más indirectas: las escuelas aparecen.