8/6/12

Benjamin & Baudelaire / La Filosofía y la Poesía son buenas compañeras: En París, la capital del Siglo XIX

Si tomamos la palabra de Benjamin al considerar la ciudad de París como capital del siglo XIX y a Baudelaire como su principal retratista, estaríamos ante una verdad no sólo histórica sino profundamente social. Por un lado, el poeta introduce en sus textos aquellos personajes producto de la morbidez citadina (el mendigo, la prostituta...).

Boulevard Montmartre @ Camille Pissarro
En Baudelaire, París se hace por vez primera tema de poesía lírica. Esa poesía no es un arte local, más bien es la mirada del alegórico que se posa sobre la ciudad, la mirada del alienado. Es la mirada del flaneur, cuya forma de vivir baña todavía con un destello conciliador la inminente y desconsolada del hombre de la gran ciudad (Benjamin, “Baudelaire o las calles de París”, en París, capital del siglo XIX. p. 184).

Es Baudelaire, para Benjamin, un revolucionario, el paisajista de los marginados que ahora sufren la decepción de una ciudad que insiste en devorarlos. La urbe que va transformándose en buena lid para los burgueses, pero de consecuencias marcadamente duras para el pobre, melancólicas para el poeta que observa la drástica metamorfosis. Se trata de París antes y después de Haussmann.

La crisis del euro / Interpretación contextual y salidas

Ángel Martínez González-Tablas

Resumen: La crisis del euro tiene unas dimensiones y una naturaleza que difícilmente se pueden captar si no se establece de forma nítida su contexto y raíces causales. Las políticas imperantes y sus eventuales consecuencias son mejor conocidas que los problemas subyacentes y que las interpretaciones de los comportamientos. Una salida consecuente ante la crisis del euro tiene que partir de estos fundamentos, evitando simplificaciones y tratando de que la visión del largo plazo sirva para orientar las medidas que requiere la angustiosa situación inmediata.

Descargar, PDF
Abstract: The euro crisis has a size and nature that are difficult to grasp if its context and causal roots are not clearly set. Prevailing policies and their possible consequences are better known than the underlying problems and interpretations of behaviour. An adequate response to the crisis of the euro has to start from these basics, and trying to avoid simplifications that serve long-term vision to guide decision that requires immediate plight.

La crisis del capitalismo

Alberto Garzón Espinoza

Especial para Gramscimanía
A veces parece que el concepto de capitalismo ha escapado de nuestro vocabulario. De hecho, entre los economistas no es hoy una palabra habitual ni en las intervenciones públicas ni en los debates privados. Ni siquiera los sindicatos, la mayoría de los cuales se definen como “de clase”, mencionan la bicha. Es más, me consta que estos últimos incluso han obligado a sus trabajadores, y en no pocas ocasiones, a modificar sus informes públicos con el fin de usar palabras más modernas con las que referirse a nuestro sistema económico. Reflejo todo ello de que una falsa ilusión, la de que estábamos instalados en “el fin de la historia”, embriagó a casi todo el mundo durante décadas.

Sin embargo, y de forma inevitable, la crisis actual ha vuelvo a relanzar el concepto; a ponerlo en su sitio. Ahora, ya sí, se reconoce públicamente que vivimos en una economía capitalista. Incluso algunos han llegado a anunciar, no sin ingenuidad, la refundación del propio capitalismo, como es el caso del que fuera presidente francés Nicolás Sarkozy.

Este sistema económico está en crisis y, por ende, nosotros estamos en crisis. Los empleos se pierden, los salarios bajan -si bien no los de todos-, y la pobreza y miseria se extienden por las ciudades. Desde el punto de vista técnico sobran empresas y sobran trabajadores, de modo que tenemos empresas sin producir y trabajadores sin trabajar. Son las manifestaciones propias de una crisis capitalista. La crisis irracional de un sistema irracional, como diría David Harvey.