14/4/12

Reflexiones sobre una política socialista de la Ciencia

Collage de fotografías de Manuel Sacristán
Manuel Sacristán Luzón

Yo creo que este es un asunto altamente filosófico, primero porque es un asunto de vida cotidiana; es un problema de vida cotidiana éste de la política de la ciencia. No es un problema encasillable en ninguna especialidad científica. Los problemas cuya resolución sólo se puede conseguir en la práctica de la vida cotidiana son problemas siempre con muchas implicaciones metafísicas y valorativas, por regla general, salvo en sus aspectos más modestamente técnicos, no resolubles por vía positiva; positiva en el sentido en que se dice eso de las ciencias que ponen sus objetos y sus primeros conceptos y proposiciones.

Antonio Gramsci, teórico de las Superestructuras

Rubén C. Rojas Torres

Estudiar, conocer y analizar la teoría del ideólogo italiano Antonio Gramsci no es fácil por sus conceptos teórico-prácticos que lo llevaron a interpretar el materialismo histórico y dialéctico de Carlos Marx; pero desde otra perspectiva más moderna, esto debido al comportamiento y desarrollo del capitalismo en una fase imperialista, y sobre todo del socialismo como fase de transición y no como un modo de producción estrictamente definido, podemos afirmar que Gramsci ha sido el teórico de las Superestructuras, es decir, el teórico de la ciencia política, de las relaciones de la historia ético-política y con la historia económica-política, por lo que consideramos que la teoría de las Superestructuras es también una teoría de las relaciones entre la infraestructura y la superestructura, la teoría de su unidad y del bloque histórico que lo constituye.

¡Bienvenidos a tiempos interesantes!

En China, si realmente odias a alguien, lo maldices diciendo: «¡Que vivas en tiempos interesantes!». En nuestra historia, «tiempos interesantes» son, de hecho, tiempos de guerra y lucha por el poder. Los radicales fundamentos de Slavoj Žižek ofrecen herramientas con las que destapar, como hiciera el marxismo clásico, las ideologías ocultas bajo la superficialidad del discurso dominante; al mismo tiempo, la fuerza de su pensamiento también interpela al lector, en un desafío directo que no deja espacio para falsas neutralidades.

Leer o descargar, PDF
Un verdadero reto para que tomemos una posición «radical-emancipatoria auténtica» aprovechando los «tiempos interesantes» en los que vivimos, aprovechando la inestabilidad y la crisis.

Ed. Txalaparta / Traducción: Virginia Ruiz y Mauricio Souza / Género: Ensayo / Idioma: castellano / Colección: Gebara / Nº de pág: 196

El oportunismo, un atajo sin salida

Imagen: Eduard Bernstein
Néstor Kohan

Especial para Gramscimanía
Eduard Bernstein (1850-1932) fue uno de los principales teóricos del socialismo reformista a nivel mundial. Se había afiliado en 1872 al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). Desde 1881 a 1890 editó junto a August Bebel (1840-1913) el diario Sozialdemokrat [Socialdemócrata].En 1901 fue elegido diputado del Reichstag (cámara baja del Parlamento alemán), donde participó en tres legislaturas (1902-1906, 1912-1918 Y 1920-1928).

Por sobre otros políticos de esta vertiente socialista, Bernstein contaba en su haber con una sólida cultura filosófica y una extensa formación teórica. Su propuesta consiste en sintetizar a Karl Marx [1818-1883] con Immanuel Kant (1724-1804). De esta forma, propone que el socialismo sea tan sólo un ideal ético a largo plazo (el "programa máximo" en la jerga de la época), evitando todo intento por llevarlo a la práctica mediante levantamientos revolucionarios.