13/4/12

Una reflexión de Manuel Sacristán sobre lenguaje y sexismo

Foto: Manuel Sacristán
Salvador López Arnal

Especial para Gramscimanía
En 1975, la editorial Grijalbo de Barcelona editó El varón domado de Ester Vilar [1]. El libro se vendió como rosquillas y durante bastantes meses. “Máximo Estrella” –una clara referencia al personaje de Luces de Bohemia de Valle Inclán- figuraba como traductor del ensayo escrito en alemán. Fue Manuel Sacristán quien vertió al el texto de Vilar al castellano, probablemente uno o dos años antes de su publicación.

Se trató de un favor casi personal al que difícilmente podía negarse Sacristán, quien seguía expulsado de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona por motivos políticos vía no renovación de su contrato de profesor asociado (¡Un rojo del ejecutivo del PSUC dando clases de Metodología de las Ciencias Sociales!, ¿dónde se había visto una cosa así?) y se ganaba la vida como trabajador editorial. Vergara, Anagrama, Siglo XXI. Ariel, Destino, Revista de Occidente, Labor, Zeus, Seix y Barral, Guadarrama, Tecnos, Península, Alianza, Skira-Carroggio, Noguer, pero sobre todo Grijalbo, fueron algunas de las editoriales con las que colaboró [2]. También para publicaciones de la UNESCO gracias a la ayuda de Francisco Fernández Santos.