9/2/12

El Caballo de Turín y Melancolía: Dos miradas del fin

La catástrofe, una vez más. Es un año propicio para la circulación del término: en él coinciden la profundización de la crisis sistémica y el momento indicado por las profecías mayas. Todo está en riesgo, pero sólo los bancos son rescatados.

Vea escenas de ambas películas
El cine de entretenimiento, útil para medir la temperatura ideológica, anticipó esta circunstancia en 2012 (2009), último ejemplar de un género practicado con asiduidad desde los setenta. Fredric Jameson ha escrito: «hoy día nos resulta más fácil imaginar el total deterioro de la tierra y de la naturaleza que el derrumbe del capitalismo». En esa línea, Slavoj Žižek ha analizado el cine catastrofista como un síntoma: sólo podemos concebir la transformación del orden social a partir de un desastre que impida la continuidad del sistema imperante. La clausura de la imaginación utópica.

¿Por qué Gramsci en América Latina?

José Aricó

Un hecho significativo en el que se reparó en el Coloquio de Ferrara en octubre de 1985 fue la existencia de cierta asincronía del debate político intelectual internacional en torno de Gramsci en América Latina respecto de su área originaria. La fortuna que el autor de los Cuadernos alcanzó desde los años setenta y fundamentalmente en los ochenta no parecía corresponderse con el ocaso de su presencia en su propio país. Frente al innegable reflujo de su gravitación en los medios intelectuales italianos, ocurría en el continente un fenómeno que tal vez sea comparable con el que se está produciendo en países tales como Alemania, con relación al reexamen de la cultura socialdemócrata, o en los EE UU en relación con el desarrollo de la vida intelectual del país (64).

Vigencia del pensamiento filosófico-político de Gramsci

Antonio Gramsci por Carlo Vetter
Carlos González Penalva

«El punto de partida para la acción de los hombres es la realidad histórica concreta»

Antonio Gramsci es una de las figuras más relevantes de la cultura y la política italiana contemporánea. Sin embargo, la obra de Gramsci abandona el marco nacional italiano – aunque esté estrechamente ligada a éste – para convertirse en uno de los referentes fundamentales para cualquier estudio sistemático en torno a las relaciones que se establecen entre cultura, la práctica política y el papel de tales relaciones en la transformación económica, social y productiva de los países capitalistas “industrialmente avanzados”. Es, utilizando la clasificación de Perry Ánderson, el último exponente del llamado “marxismo de tercera generación” además de hallarse entre los teóricos marxistas más citados. Sus tesis se revindican con asiduidad como las más operativas para la actual fase del capitalismo en el marco de las llamadas “democracias avanzadas” (como se define a la Constitución Española en su preámbulo). Tras la crisis del socialismo realmente existente podemos considerar que las vías al socialismo en occidente planteadas por nuestro autor son, cuando menos, una alternativa a tener en consideración de entre las planteadas por los distintos – y a veces contrapuestos – desarrollos del marxismo desde sus orígenes hasta nuestros días.

Antonio Gramsci / Notas sobre cultura popular

A propósito de la reciente edición de las notas sobre cultura popular de Antonio Gramsci

Joaquín Miras Albarrán

La editorial de la Universidad de Valencia acaba de publicar en castellano una antología de textos extraídos de los Cuadernos de la cárcel de Antonio Gramsci (Antonio Gramsci, ¿Qué es la cultura popular? , Publicacions de Universitat de València, 2011, 190 páginas. Edición y presentación a cargo de Justo Serna y Anaclet Pons. Me permito incluir el ISBN, dadas las peculiaridades de los servicios de distribución de libros españoles: 978-84-370-8197-7). Esta nueva edición de los escritos del pensador sardo es una excepción de relieve en el mundo editorial y cultural español, ya que rompe con el asombroso silencio y descuido en que se tiene la obra de este clásico del pensamiento, tanto en lo que respecta a la edición de sus escritos como en lo que hace a la elaboración y publicación de investigaciones sobre su obra.


Esta es una de las tantas peculiaridades de nuestra magra cultura intelectual. El lector informado sabe que, por el contrario, en otros países -basta sólo con registrar el mundo editorial latinoamericano- menudean las ediciones de sus textos y que la publicación de trabajos sobre Gramsci es una avalancha incontrolable para quien trate de seguirlos.

La relatividad especial con anexos

Especial para Gramscimanía
Salvador López Arnal    

Kenneth Knight, Todo lo que siempre quiso saber acerca de la teoría especial de la relatividad y no se atrevió a preguntar, Editorial Montesinos-Biblioteca Buridán, Mataró (Barcelona), 2011, traducción de Josep Sarret Grau.

La relatividad engloba dos teorías científicas: la especial, la que Einstein formuló en 1905 (no fue, como es sabido, el gran científico y filósofo alemán el único que había trabajado la idea), y la general, que el autor de “Por qué socialismo” publicó diez años después. Kenneth Knight [KK] se aproxima a la segunda en los apéndices 2 y 4 (¡el libro contiene catorce anexos!) pero su ensayo se centra y concentra en la primera, en la teoría especial de la relatividad, la que se aplica a cuerpos que se mueven con velocidad uniforme y en línea recta, dividiendo su exposición en dos partes: la primera se ocupa de explicar cómo surgió la idea de la relatividad especial; la segunda describe “las cosas extrañas que se derivaron de ese descubrimiento” (p. 15).