11/1/12

Beatriz Sarlo sobre Walter Benjamin

José Luis Bobadilla

Con elocuencia, Beatriz Sarlo despliega sus ideas sin prisa. Su libro Siete ensayos sobre Walter Benjamin (2011) se opone a todo rechazo contra el género en nuestros países latinoamericanos, y se inserta en la mejor tradición de éste en su país, desde luego, pero también en la literatura de nuestra lengua. Sarlo expresa de modo caleidoscópico y desde una perspectiva personal su admiración por Benjamin en los trabajos que componen su libro. Su relación con la obra del intelectual europeo es bastante conocida y ha sido expuesta a lo largo de varias décadas. La edición de Siglo XXI reúne algunos trabajos organizados anteriormente en otro tomo publicado en el año 2000 por el Fondo de Cultura Económica. Algunos de ellos aparecieron en periódicos y en la excelente revista ya desaparecida Punto de Vista de la que Sarlo fue directora. Esta nueva edición agrega un trabajo más, “Una ocurrencia”, que amplía la de por si honda aproximación de la escritora argentina.

Walter Benjamin sigue importándonos porque su problematización buscaba explicarnos hoy. Su proyecto de reconstruir y materializar el Paris del siglo XIX pretendía entender en la conformación de todo aquello que teje la vida cotidiana eso que hemos llamado “lo moderno”. La historia es bastante conocida. Benjamin no escribió ese libro prometido: Paris, capital del siglo XIX.

La idea de técnica y tecnología en un escrito temprano de Herbert Marcuse

Herbert Marcuse por David Levine
Susana Raquel Barbosa

En el pensamiento de Herbert Marcuse podemos distinguir tres etapas a partir de los intereses predominantes en su producción: en la primera se ocupa de la historia y la historicidad como nociones ontológicas; la segunda centra su interés en la delimitación de la teoría crítica de la sociedad; y la tercera es una aplicación de la teoría esbozada en la segunda etapa a la crítica de la sociedad avanzada. A la tercera etapa pertenecen sus escritos más célebres y las nociones que se destacan son la unidimensionalidad y la técnica y la tecnología como proyectos políticos de dominio. En este trabajo analizo aspectos de las nociones de técnica y tecnología relacionados con el segundo período de su producción, que guardan escasa relación con la última etapa. En un escrito publicado en 1941(año en el que también publica Reason and Revolution) en Studies in Philosophy and Social Sciences Vol. IX, Some Social Implications of Modern Technology, Herbert Marcuse expone una investigación acerca de lo que la técnica y la eficiencia técnica representaron para la teoría crítica.

Descargar en formato PDF
Curiosamente, no sólo no se encuentra pista sobre su posterior elaboración de no neutralidad política de la técnica, sino que parece tomar ventaja de la técnica y la tecnología para su uso progresivo en beneficio de una estabilización de la democracia. Otro tópico tratado es la racionalidad de la sociedad burguesa tradicional destruida por los regímenes autoritarios y la emergencia de una nueva racionalidad que acompaña el perfil de la sociedad altamente desarrollada, racionalidad que intentará deslegitimar la racionalidad crítica.
The idea of technique and technology in an early paper of Herbert Marcuse
Susana Raquel Barbosa

Argentina, 2001 – Grecia, 2011: Dos momentos de una crisis

Desde el estallido de la crisis de la deuda a finales de 2009, las comparaciones entre la terrible situación económica a que ha llegado Grecia y la crisis económica en la Argentina hace justo 10 años, se han multiplicado, con el énfasis dado más en las asombrosas similitudes y menos en las diferencias.

Por otra parte, de acuerdo con la evaluación general de la investigación sistemática del Centro de Estudios de Política Europea, en relación con el paralelo de los dos países una década antes del inicio de la crisis de la deuda, así como durante el período de su gestión, un mínimo de acciones estructurales económicas y políticas son factibles para evitar la repetición de la quiebra histórica de Argentina, pero a una escala mayor en el caso de Grecia.

Αργεντινή 2001, Ελλάδα 2011. Η ιστορία επαναλαμβάνεται

http://www.igraphics.gr/economy/gr-c/argentini-ellada-omoiotites-diafores

Orígenes y alternativas de la crisis desde la ecología política


Florent Marcellesi

Hoy en día no faltan adjetivos para calificar la crisis: financiera, económica, productiva, social, ecológica, climática, energética, alimentaria, democrática, institucional, ética, existencial, etc… Lo cierto es que estamos viviendo una época de crisis múltiples que se superponen las unas a las otras y se refuerzan mutuamente. Hasta tal punto que hablamos de una crisis sistémica, es decir que afecta al conjunto del sistema socio-económico vigente, e incluso una crisis de valores y de civilización. En otras palabras ¿estaríamos llegando al final de la sociedad moderna emergida de la revolución industrial? En caso afirmativo, ¿qué futuro nos espera ante este éxodo fuera de la sociedad industrial y qué propuestas para iniciar esta transición hacia otro mundo posible y deseable?

Para responder a estas preguntas cortas pero altamente complejas, intentemos clarificar en grandes categorías las crisis estructurales más importantes que subyacen debajo de la crisis económica nacida en el 2008.

Goldman Sachs gobierna España

Marcos Roitman Rosenmann

A poco de andar el siglo XXI, las pistas son esclarecedoras. Ya nadie se llama a engaño. La crisis ha sido una buena excusa para desarticular el pobre Estado de bienestar que acompañó el llamado milagro español, que –todo hay que decirlo–, era más paternalista que afincado en políticas keynesianas de redistribución de la renta y pleno empleo. Su origen lo encontramos en los gobiernos tecnócratas, conocidos popularmente como gobiernos del Opus Dei. Fue el momento de la modernización del franquismo. No será la vieja guardia franquista quien se siente en los consejos de ministros a partir de fines de los cincuenta del siglo XX. La nueva camada del franquismo muta hasta hacer imperceptible la ideología fascista que la precedía. Muchos de sus cachorros no compartían sus aspectos más repulsivos, la tortura y represión. Con un discurso ambiguo, a la muerte del dictador, 1975, son quienes dan vida a reforma política. Ya nada se les resistía.

Espacio ruso: Un idioma y varias maneras de respirar

Francisco Martínez

Lenin llegó en tren al centro de la revolución; Según las crónicas apareció en la estación de Finlandia (Petrogrado) el 3 de abril de 1917. Nueve años más tarde, Walter Benjamin tomará notas sobre un mapa plantado en los alrededores del Kremlin (Moscú); en el mapa hay decenas de lucecitas que indican todas las ciudades que visitó Vladimir Ilich en vida. El mausoleo ya había sido levantado en el corazón del imperio, pero Lenin debía ser inmortalizado en todo el espacio ruso.

 El territorio ruso no es sólo cuantitativamente vasto, sino cualitativamente infinito, amorfo y contradictorio. Como una aglomeración de periferias (poliperiferias), el espacio ruso incluye culturas europeas, mediterráneas, islámicas, budistas, mongolas, túrquicas, chinas o circasianas, por citar sólo unas cuantas.

Veinte años sin la URSS

Higinio Polo

La desaparición de la Unión Soviética es una de las tres cuestiones clave que explican nuestra realidad en el siglo XXI. Las otras dos son el fortalecimiento chino y el inicio de la decadencia norteamericana. La disolución de la URSS se precipitó en el clima de crisis y enfrentamientos que se apoderaron de la vida soviética en los últimos años del gobierno de Gorbachov, quien aunque encabezó un inaplazable proceso de renovación (en su inicio, reclamando el retorno al leninismo), impulsó una desastrosa gestión de gobierno y una torpe acción política que agravó la crisis y facilitó la acción de los opositores al sistema socialista. Las disputas entre Yeltsin y Gorbachov, el premeditado y precipitado desmantelamiento de las estructuras soviéticas y de la organización del Partido Comunista fueron acompañadas de reivindicaciones nacionalistas, que se iniciaron en Armenia y se extendieron como una mancha de aceite por otras repúblicas de la Unión, mientras la crisis económica se agravaba, los abastecimientos escaseaban y los lazos económicos entre las diferentes partes de la Unión empezaban a resentirse.

La rutina de Kafka para la escritura

Érika Fontánez Torres

Llevo ya unos meses siguiendo de cerca a Kafka. Voy con él a todas partes, en gestiones, de paseo, al médico, al parque. Converso con él por la noches sobre algunas de sus obras (particularmente El Proceso y El Castillo) y leo a otros que se han fascinado con sus ideas (como Walter Benjamin, Albert Camus y Giorgio Agamben), y que han comentado su relación con el Derecho. Algunas de las entradas que he colgado sobre Kafka en dos de mis blogs (en éste y en Observando el Derecho) son: Carta de Kafka a Felice en plena MetamorfosisFranz Kafka: Ante la leyThe New AttorneyKafka: Lies are made into a Universal SystemEl Derecho se manifiesta en su ambiguedadThe Process is the core of the Law.

En una de estas entradas doy cuenta, a través de Albert Camus, de lo iluminador de la obra de Kafka para estudiar y entender el fenómeno jurídico: "Pienso que a través de Kafka llegamos a una observación fundamental sobre el Derecho, y con ella, a la necesidad fundamental de aceptarla con todas sus implicaciones: el secreto del Derecho reside en su ambiguedad fundamental."