7/1/12

Zara hace milagros con los esclavos

Manuel de Castro

Ahora ya no sé cuánto tarda un periodista medio en vivir con los pantalones por los suelos, pero hace poco más de veinte años los chavales que veía llegar a la redacción de un periódico de provincias para hacer prácticas habrían dado media vida por teclear este titular: “Zara, multada por esclavitud laboral en Brasil”. 

O este otro:  “El milagro estaba en los esclavos”, con el subtítulo “El Gobierno español le permitió montar su imperio con miles de talleres gallegos sin fiscalizar pero el de Brasil le impone una multa de 1,4 millones por explotación laboral”. Por razones periodísticas, incluso antes que las morales, los redactores aun sin pervertir tendrían claro que la empresa ante la que más babea su redactor jefe, sobre la que pontifican en las escuelas de negocios, y a la que se atribuye, literalmente, un “milagro económico”, hace trampas, y la empresa de la que más alardean los tertulianos españoles para lo bueno tiene que ocupar cinco columnas para lo malo. Es más importante, por el espacio periodístico ocupado, que el dueño de la empresa haya comprado un edificio en Madrid por 400 millones. Es 300 veces más caro que el castigo por llevar a seres humanos a situaciones por las que el dueño de Zara, como cualquier padre decente, habría de matar antes de ver en una hija suya. Con lo fácil que es hoy esclavizar laboralmente a una persona en España, no me puedo imaginar la situación de esos trabajadores de Brasil para que acabe siendo rentable transportar la tela al otro lado del Atlántico y volver a traerla en forma de chaqueta para venderla aquí.
http://www.cronicasdelaemigracion.com/opinion/2012-01-02/milagro-esclavos/15138.html


El Partido Comunista de Chile cumplirá 100 años


Eduardo Contreras

Y ya estamos en el 2012, el año en que el Partido Comunista cumplirá, dentro de pocos meses, nada menos que un siglo de vida. Es decir que ha sido actor de la mitad del total de la historia de Chile como nación independiente y por tanto es parte muy importante en el desarrollo social y político del país. Ha sido relevante respecto de la creación y progreso cultural de nuestra sociedad. Y este ser colectivo, perseguido y mal tratado como a la clase que representa, no sólo goza de buena salud pese al paso del tiempo sino que objetivamente es en nuestros días lo que podríamos llamar un joven maduro.

Medellín, la ciudad mítica de Ron Ridell


 Raúl Henao

¿Es Medellín una ciudad mítica a la par -pero a diferente escala- que París? Roger Caillois, ese autor inquietante y siempre indefinible (André Breton lo calificaría sucesivamente de “literato de viejo cuño”, “brújula mental”, “espíritu lúcido y audaz”) al que los latinoamericanos debemos la traducción francesa de Jorge Luis Borges y una espléndida Antología del Cuento Fantástico (Editorial Suramericana. Buenos Aires, 1969). Nos señala al respecto que un espacio urbano reviste dicha connotación sólo si consigue conjurar los poderes de la memoria y la imaginación a su favor, configurándose como resistente o irreductible al paso inexorable del tiempo. En lo que a París, Mito Moderno se refiere, Caillois enumera los valiosos aportes que en tal sentido le hicieron algunos de los grandes poetas y novelistas del siglo XIX, como Lautréamont, Baudelaire, Hugo o Balzac, al igual que los autores más notorios del folletín y la novela negra y policíaca.

Twitter, Cuba y la guerra de los “spam”

La terquedad de los hechos nos pone frente a una paradoja: en lo que respecta a Cuba, al cumplir lo establecido por la Ley estadounidense, Twitter viola las normas que establece para sus propios usuarios. Algunas tan legítimas como librarlos del “spam” o los mensajes basura que fastidian por igual a todo el que está ahí, no importa su filiación política.

Cuba se ha convertido en un tema espinoso para la red social, por la trama perversa de la política y la legislación norteamericana vinculada a la Isla. No hay que ser un lince para descubrir que la paga a tuiteros profesionales en Miami y servicios especializados que propagan contenido viral, provienen de los 20 millones anuales que el Congreso de los Estados Unidos destina a la Administración, por Ley, para la subversión en el país caribeño.