5/1/12

De los escándalos sexuales al “Caso Urdangarín”


 Pascual Serrano

El escándalo en el que se halla implicado Iñaki Urdangarín, duque de Palma, esposo de la infanta Cristina de Borbón y yerno del rey Juan Carlos I, atrae de nuevo la atención sobre los negocios ocultos de la familia Real. Una cuestión hasta ahora tabú en los medios de comunicación de España.

Según la Constitución española: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad.” Por eso sin duda la prensa mantiene una omertá de silencio en torno a los asuntos de la monarquía. En cambio, entre los libros sobre Juan Carlos, destacan trabajos serios que critican aspectos de la vida del rey con argumentos documentados y aportan luz sobre la extravagante trayectoria de la familia Real.

No hay problemas para seguir "La ruta de Joyce" guiado por Alfonso Zapico


 Laura Serrano-Conde

El dibujante asturiano Alfonso Zapico sigue los pasos de James Joyce en "La ruta de Joyce", un cuaderno de viaje en el que recopila el proceso de documentación e investigación que llevó a cabo para escribir "Dublinés", la novela gráfica que publicó el pasado marzo sobre la vida y obra del genio irlandés.

“La ruta de Joyce'” nació al mismo tiempo que 'Dublinés'. Se trata de su proyecto creativo contado en viñetas, la ruta literaria que emprendí para documentarme y conocer a fondo a James Joyce", ha explicado Zapico en una entrevista con Efe. Considerado uno de los grandes maestros de la literatura universal, el autor del "Ulises" resultaba para Zapico una figura "fascinante" sobre la que investigar.

"Joyce le dio la vuelta a los cánones literarios, dejó de lado a los dioses como se había hecho hasta entonces para hacer del hombre el verdadero protagonista de su historia", reconoce.

Los pronósticos para la economía mundial en 2012 no son buenos

Alejandro Nadal

La crisis en Europa se intensifica y la economía en Estados Unidos no ha terminado su ciclo depresivo. Y hasta China, la economía más dinámica del mundo, terminará con una tasa de crecimiento inferior para el año que acaba de comenzar. Todo indica, pues, que el nuevo año no será fácil.

Las opciones de política aplicadas en la mayoría de los países afectados por la crisis colocarán a la economía mundial en la trayectoria de una recesión prolongada. Una parte de la discusión en Europa sigue centrada sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE) y la necesidad de convertirlo en prestamista de última instancia. De esta manera se busca reconstruir el vínculo entre política monetaria y fiscal al permitirle intervenir directamente en los mercados de deuda soberana. Pero este camino parece cerrado y no hay indicios de que en un futuro cercano se pudieran establecer las bases de un arreglo diferente. Lo último que se decidió en la cumbre del 9 de diciembre pasado fue iniciar un proceso en el que a la larga se fortalecería el control sobre la política fiscal de los países miembros de la Unión Europea (UE). El objetivo final en ese caso sigue siendo la imposición de una más intensa austeridad fiscal, lo que no es un buen augurio para la economía europea dado que no ataca las causas de la crisis.

¿Y si ocupásemos el lenguaje?


H. Samy Alim

El pasado mes de octubre, poco después de despegar en el aeropuerto de San Francisco, mi avión sobrevoló los puertos que el movimiento Ocupemos Oakland ayudó a cerrar y me condujo a Alemania, donde los manifestantes de Ocupemos Berlín habían paralizado el tráfico. Pero el movimiento no sólo ha transformado el espacio público, también ha transformado el discurso.

Ocupar

Hoy es casi imposible escuchar esta palabra y no pensar en el Occupy Movement . [1] Incluso un experto tan distinguido como el lexicógrafo y columnista Ben Zimmer lo admitió esta semana: “Ocupar (occupy), dijo, es la clara favorita en la elección de la “palabra del año” por parte de la American Dialect Society (Sociedad dialectal usamericana ) .